Análisis de Construcción, entorno Económico 2016

Por Lorena Bermúdez

@LaBermudez_

 

 

 

Esta semana en Guayoyo en Letras tuvimos el placer de entrevistar, al arquitecto Juan Martínez Liscano, director ejecutivo de la Fundación Gerencia Venezuela y además, constructor, residenciado en Nueva Esparta. En una conversación muy amena Liscano conversó con nosotros sobre el tema constructor en el país. 

 

Guayoyo en Letras: ¿Cuántos sueldos mínimos le costará a un venezolano común construir una vivienda en el 2016?

Juan Martínez Liscano: El sector construcción atraviesa ahorita una crisis de distorsiones en las materias primas, estas distorsiones son en los materiales, de un 2000% y 3000% distorsión que afecta justamente al comprador. Una casa promedio ahorita debe estar, depende de la zona, en unos 10.000.000bs, dividiéndolo con el sueldo mínimo, una persona promedio tardaría aproximadamente 83 años en poder reunir, para pagar una vivienda, hoy en día.

 

El plan que nosotros estamos trabajando, es presentar al país entero, primero que nada, la normalización de los materiales; ahí está el punto de la llaga. Mientras que las materias primas pertenezcan al Estado y estén en esa etapa de corrupción, vamos a comprar, los constructores o las personas que vayan a construir su casa por autoconstrucción, con distorsiones económicas.

 

Eso ha hecho también, que lo que es el Fondo de Ahorro Obligatorio, que era antes la Ley Política Habitacional, que son apenas 500.000bs o sea, nada, no llegue ni siquiera a un 5% del costo de la obra, de manera que surge la pregunta ¿por qué no suben el Fondo de Ahorro Obligatorio? Lamentablemente, eso es proporcional, al sueldo que tú tienes, entonces el problema aquí es macroeconómico, es un problema que lo tiene que solucionar el Gobierno Nacional, porque lastimosamente, un  constructor de Nueva Esparta, del Zulia, del Táchira, tiene los mismos problemas sin conocerse. Tenemos problemas y no solamente de cabilla y cemento.

 

Una vivienda se hace aproximadamente con 120 materiales de construcción, de los 120 materiales 96% tienen problemas de escasez a nivel nacional, y lo más triste de todo, es que es producción nacional.

 

Si el Gobierno quiere invertir en el desarrollo del país, tiene que invertir en el sector construcción, porque es el primer generador de empleo, es el primer generador de la economía, va a formar parte de la solución que tenemos del déficit habitacional y eso lo tiene que hacer e sector privado, en alianza con el Gobierno, por eso el Gobierno es el que tiene que poner las pautas.

 

G.L: Entonces, ¿Es factible hoy en día construir (viviendas) en Venezuela?

J.M.L.: Es bastante difícil. Se puede construir, pero lastimosamente, no dependiendo de un sueldo, o sea, una de las soluciones que nosotros presentamos en Nueva Esparta es la autoconstrucción, que saldría un poco más barato, pero si tardaría más o menos unos 40 años.

 

G.L: ¿Comprando un terreno podría ser más factible?

J.M.L: Comprar un terreno ahorita si es en zona urbana, por ejemplo en Caracas, sale una fortuna, entonces la gente está buscando lugares como Guarenas, Guatire, Los Teques, pero igualmente la misma situación económica que estamos viviendo hace que esos terrenos se disparen, porque hay una demanda terrible y no hay una planificación urbana que sea realista. Por ende, la única alternativa o solución que se presenta es la Gran Misión Vivienda Venezuela, que es el tema que está en boga en este momento, porque el venezolano cree que esta misión es una solución, cuando no lo es.

 

La Misión Vivienda es un plan social, que se hizo para las clases más desprotegidas y si se entiende así, está bien, pero no es una solución para que el venezolano compre su vivienda, la construya o pueda pedir un crédito bancario.

 

G.L: Con respecto a la Misión Vivienda, ¿cree usted que ha logrado su objetivo inicial?

J.M.L: No, para nada. Al contrario, la Misión Vivienda necesita una restructuración completa e insertarse en un plan nacional de viviendas. Necesitamos hacer un plan nacional de viviendas donde quepamos todos, donde quepan los jóvenes, por ejemplo; nosotros estamos haciendo un planteamiento ahorita de un millón de viviendas para construir, pero para eso necesitamos seguir, ciertos pasos para poder activar ese plan. Uno, es el de normalizar la situación en las ferreterías, por las materias primas, mientras que la situación, no este normalizada, aquí no hay plan que valga, ni del Gobierno, ni del sector privado, ni de los consejos comunales.

 

De ese millón de viviendas, la prioridad ahorita, es para los jóvenes, nosotros calculamos un 60% de viviendas tipo estudio, viviendas pequeñas, para que los jóvenes, los recién casados, jóvenes profesionales, tengan una primera propiedad.

 

En ese sentido, la Misión Vivienda apuesta más en introducir la mayor cantidad de personas, de hecho los apartamentos son para 5 y 6 personas, nosotros apostamos más a la necesidad real del venezolano, que son los jóvenes profesionales. Necesitamos que el joven profesional empiece a tener propiedades, empiece a tener activos y no vea lo que está sintiendo ahorita que trabaja, entonces vive con los papás y la solución es hacer un anexo en casa de sus padres, que no es la idea.

 

G.L: ¿Qué diferencias hay en el mercado inmobiliario de hace 15 años, al de hoy en día?

J.M.L: En el mercado inmobiliario, anteriormente, no había déficit de materias primas, la moneda valía, ahorita hay un problema monetario, que afecta no solamente la vivienda, si no que afecta todo. El Estado puede aumentar los sueldos lo que quiera y nunca va a alcanzar, ni para comprar comida, ni para comprar casa. Anteriormente la normalización de los materiales hacía que tú pudieras planificar, para pedir un crédito bancario.

 

Ahorita no se puede planificar, por ende las carteras de crédito están totalmente cerradas, para créditos al constructor. Para hacer preventas, es sumamente delicado, porque si vas a comprar un apartamento no se te puede garantizar que en dos años te lo darán, porque si en dos meses, no hay cemento, entonces la obra se paraliza dos meses.

 

Hace 15 años existía la Ley de Política Habitacional, que ahorita es el Fondo de Ahorro Obligatorio, miles de venezolanos se beneficiaron con eso, porque era una ley política institucional, no era política. Ahí cualquier persona podía ir sin militancia política a un banco público o privado y pedir su crédito, ahorita no es así.

 

Tenemos una Misión Vivienda que es totalmente politizada, politizó el sector construcción, se politizó la vivienda y vemos ahora, estos desmanes que estamos viviendo.

 

G.L: En cuanto al Fondo de Ahorro Obligatorio, ¿cree que también está politizado?

J.M.L: Es un beneficio que lastimosamente, por esta situación económica, ya no alcanza. Que te den 500.000bs no te alcanza ni para la inicial, con una vivienda de 10.000.00bs tienes que dar una inicial de 5.000.000bs, los 500.000bs del Fondo Ahorro son el 10% de la inicial.

 

G.L: ¿Afectará la baja del precio del petróleo este año en el costo de las viviendas?

J.M.L: Por supuesto, el problema es que la Misión Vivienda depende únicamente del Estado, del dinero público. Nosotros estamos viendo algunos planteamientos, poniendo el ejemplo de Panamá, que pasó una situación parecida a la de Venezuela en la actualidad, ellos cuando terminó el dictador Noriega, quedaron en la quiebra. ¿Qué hicieron ellos? Dijeron “vamos a invertir en construcción” si no tenemos dinero, “vamos a traer inversión extranjera”.

 

Esa tiene que ser la proyección que tiene que hacer Venezuela, hacer una plataforma donde podamos traer inversionistas extranjeros, que sean ellos que inyecten el capital para construir, eso enmarcado en una buena política macroeconómica, que no exista control cambiario, que los empresarios puedan tener la seguridad de traer sus inversiones y llevárselas en caso de que así lo quieran. Y esa es una de las soluciones, porque actualmente se depende completamente del dinero del petróleo y se depende de las materias primas que son del Estado.

 

G.L: Con respecto al precio de las viviendas en el país, se ha visto que desde hace algún tiempo éstas están siendo vendidas en dólares, en vez de bolívares que es la moneda nacional, ¿a qué se debe?

J.M.L: Porque no hay una estabilidad monetaria, que nos permita planificar. Eso ha hecho que no tengamos una moneda que nos sirva de respaldo, una moneda que sirva de protección ante la inflación. Por eso es que hay que aplicar una política monetaria que le de fortaleza a la moneda, necesitamos un plan de viviendas privadas, que sirvan de respaldo económico, para la cantidad de dinero inorgánico que hay en el país. Al presentar una propuesta a 10 años, a 15 años de viviendas, eso va a servir de alguna manera, de respaldo al dinero inorgánico y le va a dar fortaleza al bolívar y va a hacer que el dólar baje, con base al bolívar.

 

G.L: ¿Están siendo tomadas en cuentas las empresas privadas y los arquitectos que trabajan para ellas, en los planes que está realizando el Gobierno?

J.M.L: No, es totalmente hermética la desinformación, e incluso, lo vergonzoso es que en Venezuela hay más de 28.000 arquitectos venezolanos, con mucho talento, así mismo, hay aproximadamente unos 280.000 ingenieros y lamentablemente el Gobierno trae constructoras profesionales chinas, iraníes, cubanas, no solamente quitándole el trabajo a los profesionales venezolanos; sino haciéndolo totalmente hermético, muy pocos venezolanos tienen información  e incluso los proyectos no los visan en el colegio de ingenieros, no son visados y no tienen ningún tipo supervisión, son sencillamente edificios que se ponen.

 

Y eso nos genera otro problema, en el caso de Caracas, se hizo una ciudad dentro de otra ciudad, sin ningún tipo de planificación urbana, ni planificación vial, ni planificación de servicios, sin estudiar el impacto que iba a tener, porque no es la vivienda solamente, sino que si abrimos el entorno, las personas necesitan comer, necesitan estudiar, necesitan un plan de salud y todos esos servicios tienen que hacerse conjuntamente con la vivienda.

 

G.L: ¿Qué se necesita para solucionar el problema habitacional en el país?

J.M.L: Hay que hacer un plan de viviendas nacional; nosotros estamos haciendo un proyecto de un millón de viviendas, donde incluimos a la Misión Vivienda con un 20% de viviendas, pero ese plan se tienen que empezar a hacer a nivel nacional, haciéndolo con seriedad, hay que empezar a sacar gente de Caracas, tenemos que descentralizar la capital y ver otras ciudades donde podamos empezar a construir y no solamente viviendas, sino infraestructura, como: módulos policiales, hospitales, escuelas; entonces el sector privado no va a hacer los hospitales, eso le toca hacerlo al Estado, es así como esa planificación tiene que ser de la mano con un equipo.

 

Este plan se piensa presentar en julio de este año (2016), en el marco del II Congreso de Edificios Inteligentes, que se va a hacer en Táchira, se lo vamos a presentar al Colegio de Arquitectos de Venezuela y el Colegio, es el que se lo va a presentar al Ejecutivo y al Poder Legislativo.

 

Lo que tenemos que entender es que este es un problema estructural, que no se va a resolver en uno o dos años, el de diciembre, fue el primer paso, pero calculamos unos 10 o 15 años más o menos.

 

Los economistas hablan mucho de la hiperinflación, nosotros hablamos es de la hipercorrupción, definitivamente tenemos que atacar a muy corto plazo la hipercorrupción, eso ayudaría mucho a solventar este terrible problema, porque es una pesadilla comprar cemento, tienes que “bajarte de la mula”, es una pesadilla comprar acero. Cuando empecemos a barrer todos esos focos de corrupción y se empiece a normalizar la situación, ya eso va a ser un gran paso.

 

G.L: Para finalizar, ¿dónde lo podemos contactar?

J.M.L: Twiter: @JuanLiscano

Correo: gerenciavenezuela@hotmail.com

Seguir
Seguir

Latest posts by Guayoyo en Letras (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras