Cerveza en los Estadios: El trasfondo del negocio

Cerveza en los Estadios

¿Se pueden imaginar un evento donde se venda alcohol y otro en el que no está permitido? Yo creo que ni los mismos empresarios cerveceros, ni fanáticos lo pudiesen creer, sin embargo si existen estas situaciones. El consumo de cerveza se ve como una fuente directa de ingresos, en cinco años, el número de universidades de los Estados Unidos que permiten este consumo se ha doblado y se incrementa cada año. También se ha comprobado un incremento muy importante de asistencia a los eventos respecto a temporadas anteriores donde el alcohol no estaba permitido. Todo esto se debe a que la venta de cerveza en los eventos deportivos es un negocio millonario en Estados Unidos. Una sola bebida de este tipo cuesta entre 7 y 9 dólares en los estadios de las diferentes ligas norteamericanas.

Hay muchos fanáticos que tienen instaurado el acto de acudir a ver un evento deportivo como algo familiar donde ya desde temprano, la sola espera al evento es una excusa para reunirse en las zonas adyacentes del estadio y hasta ocupando las grandes zonas de parking o estacionamiento, una actividad que llaman “tailgating” cuya traducción puede ser algo como “conversar en la entrada de las puertas del estadio”, pero realmente se asemeja más a un picnic propiamente dicho.

La propia dinámica del fútbol o soccer, con una pausa entre los dos tiempos de juego de 15 minutos, hace que las opciones de acudir o hacer una cola “fila” ante una barra del estadio, se reduzcan a una oportunidad en la mayoría de los casos. No es como ocurren en los deportes tradicionales norteamericanos como béisbol, futbol americano o incluso baloncesto, donde la propia dinámica del juego, hace que puedas distraerte durante el transcurso del juego.

Los clubs o equipos deportivos en este caso específico tienen claro y dirigen sus esfuerzos a hacer de la competición futbolística un ámbito familiar, pero con la permisividad de poder beber en los alrededores del estadio. Ahora bien, ¿Qué ventajas tendría verdaderamente dar acceso a una cerveza a los aficionados dentro del estadio? En el caso donde es expresamente prohibido la ingesta de alcohol considero que la venta podría producir mejoras en el ambiente general del evento, así como en las instalaciones y hasta el servicio. Para un mismo recinto lleno (sold out), la venta de alcohol o no, así como el tipo de alcohol, conlleva una serie de gastos por espectador que en algunos casos dan lugar a la viabilidad propia del evento y a la generación de mayores ingresos.

En el caso de las mejores ligas Europeas de futbol o soccer, según la empresa de investigación Centerplate  cada fanático pudiese gastar por cada cerveza sin alcohol entre 2 € a 3,5€, sin lugar a dudas la venta de cerveza mejora la facturación directa y esto se traduce en toda la línea de dinero que las empresas de bebidas alcohólicas gastarían en los clubs para poder conseguir los distintos patrocinios. Y no estoy hablando de temas de publicidad en camisetas o impactos visuales en pantalla, sino en el impacto directo en los puntos de venta y el propio servicio, pero resulta que en países como España, donde el alcohol en eventos deportivos no está permitido desde hace unas cuantas décadas, no es fácil intentar el regreso de la venta de cervezas alegando que eso puede traer más beneficios económicos. Un ejemplo es la Bundesliga cada club está patrocinado por una cerveza diferente que se consume dentro del estadio. Con todo, la facturación aumentaría, es decir, tendrá sus contras, pero también podría traer beneficios.

Pero vamos a ver el comportamiento de la venta de cerveza en Norteamérica, en sus respectivas ligas profesionales, existen limitaciones sobre el número de bebidas alcohólicas que un aficionado puede adquirir en los mostradores de venta, y sus universidades en cualquier evento deportivo, incluso controlan otros factores como la edad permitida de consumo por medio de pulseras acreditativas y nunca han tenido moratorias en la venta de alcohol en los recintos deportivos. Tampoco han tenido grandes problemas de violencia dentro de su deporte por parte de aficionados, aparte de hechos aislados como peleas esporádicas. Por su parte, en el deporte universitario, donde encontramos tal vez uno de los perfiles sociales más expuestos y propensos al consumo de alcohol, las universidades están permitiendo cada vez en mayor medida, la venta de alcohol de menor grado.

Es por ellos, que en mis visitas a estadios de béisbol a diferencia de mi única visita a un juego de futbol en el Santiago Bernabéu, se percibe que las multinacionales de las bebidas son capaces de cambiar legislaciones en sentido restrictivo, para la celebración de eventos.

Así pues la FIFA tuvo que interferir en las políticas brasileñas para levantar la prohibición de venta de alcohol en los estadios y así cumplir con el contrato de publicidad que tiene con Budweiser durante el Mundial de Futbol y pienso que Rusia va en el mismo camino seguramente con algunas características propias de la nación.

En Latinoamérica y el Caribe en sus deportes predominantes, los estudios reflejan claramente que los equipos reciben una cantidad importante de dinero y no precisamente en la compra de la cerveza dentro de un recinto deportivo y aquí viene el trasfondo, y esto se llama Marketing, ¿qué buscan las grandes Industria cerveceras en Latinoamérica? Sencillamente que el consumo sea más allá del estadio, como todos sabemos los países en vías de desarrollo tienen menor poder adquisitivo, menor población, pero si mayor creatividad a la hora de vender, destinando de esta manera el 30 % del presupuesto publicitario al deporte utilizando los diferentes logos de manera individual o en colectivo y colocando sus marcas en los uniformes de los peloteros, siendo los verdaderos ingresos de los equipos, la publicidad y la venta de los derechos de transmisión y siendo los verdaderos ingresos de las grandes empresas cerveceras, el consumo y venta que puedan tener fuera de los estadios, tales como, restaurantes, licorerías y supermercados, es decir, allí el deporte se trasforma en una catapulta del mercadeo deportivo.

Podríamos pensar que permitir la venta de alcohol dentro de los recintos podría traer beneficios económicos siempre y cuando la seguridad del fanático no sea descuidada.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras