IX Cumbre Mundial de Comunicación
Los desafíos que enfrenta la consultoría política de Iberoamérica

Ivoskus-cumbre

La Cumbre Mundial de Comunicación Política, que va a celebrarse en apenas unos días en Buenos Aires, representa desde sus inicios, allá por 2010, una herramienta absolutamente diseñada y dirigida a los actores de la comunicación pública, privada y gubernamental. Un campo donde la teoría ocupa un lugar preponderante, pero donde esta teoría también se sostiene a partir de experiencias de escala practicadas en el terreno fértil de una campaña o de una administración que pretende comunicar su gobierno y sus acciones mas elementales.

El contendido programático de la Cumbre se nutre de prácticas exitosas, que dieron resultado y llevaron a sus actores al triunfo, pero también de ideas que fueron aplicadas y que concluyeron por conminar a sus artífices a resultados frustrantes. Por razones como éstas, por la posibilidad de poder mostrar en forma contundente estas dos caras, planteamos que la Cumbre es la conjunción perfecta entre la academia y el anclaje empírico, a través del relato y el desarrollo de experiencias exitosas y de fracaso.

Iberoamérica constituye particularmente un escenario que se halla en estado de convulsión política en forma casi permanente. Con modos de pensar, con ideologías que, en forma prácticamente cíclica, triunfan en simultáneo en varios países, otorgando a la región una matriz ideológica común. Cuando ese ciclo se agota, entonces comienza a llegar otro, radicalmente opuesto en sus acciones, que rápidamente consigue hacer pie en muchas de esas naciones. Con esos cambios, llegan también otros modos de concebir campañas, de entender que la ciudadanía, que no es pasiva y que muy distante se encuentra de aquella teoría de la aguja hipodérmica que promovía estatismo y unidireccionalidad, también pretende nuevas y mejores ideas para poder apropiarlas.

Está claro: la política no es un juego de azar sino un tablero de estrategias. Y para diseñar estrategias ganadoras, además de la capacitación, es necesaria la experiencia propia pero también, en forma simultánea, el conocimiento de otras prácticas. En este sentido, el diálogo, el debate, la vinculación con exponentes de geografías diversas nos permite consolidar y ampliar una fuente inagotable de ideas donde el margen de error a la hora de preparar una estrategia, se angosta de un modo muy considerable. Este es, quizás, uno de los ejes nodales a la hora de repensar el beneficio que reporta la Cumbre en tanto herramienta que permite aglutinar, en forma casi absoluta, criterios de los exponentes iberoamericanos mas respetados.

Sin embargo, también hay otras cuestiones que no deben soslayarse ni ser quitadas del mapa de análisis. A partir del desarrollo de la Cumbre, entre tantas otras actividades que conforman la agenda obligada de todo consultor político ávido de conocimientos y de actualidad, el aspecto económico, la retribución percibida por el sector de la consultoría se ha visto fuertemente incrementada. Y no se trata de un dato casual: es esa actualización permanente, esa capacitación sistemática, la que ha logrado ensanchar el mundo de la consultoría dotándola de nuevas promesas, en muchos casos de muchísima juventud, ansiosas por conseguir un lugar de preponderancia. Esta multiplicación profesional también ha profundizado la competitividad e intensificado los desafíos de todos los consultores.

Finalmente, existe un fenómeno de simple observación y que debe ser apreciado y también alimentado: el abanico de temas de trabajo de la consultoría se ha ampliado diametralmente. En un pasado no demasiado lejano, campañas y encuestas se constituían casi como temáticas exclusivas. Hoy por hoy, son absolutamente imprescindibles los profesionales que se adaptan a la nueva agenda, donde a las incumbencias tradicionales de cualquier consultor se suman disciplinas no menos relevantes como la comunicación de gobierno, las nuevas tecnologías, las campañas digitales, la comunicación de crisis, entre otros temas que fueron ganando espacio y que hoy ya son centrales.

En síntesis, la Cumbre volverá a constituirse como un terreno fértil para el análisis de la actualidad del sector, para la incorporación de temas de estudio y para optimizar la competitividad de un sector que crece a grandes escalas y que hoy ya es considerado como una industria de gran potencial. Promover la vinculación entre todos los actores y el surgimiento de nuevas promesas constituye otros de los grandes desafíos, para que las mejores prácticas sigan consolidándose a partir del intercambio de experiencias y de un trabajo sostenido de exploración y análisis con fuerte raigambre en cada pueblo de Iberoamérica.    .

Aún estás a tiempo de asistir a la Cumbre. Más Info AQUÍ.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras