Versos maduros

versos-maduros

Chofer, sindicalista, diputado, canciller, vice, presi y ahora… poeta.

Yo pensé no era poeta

hasta hace un ratito,

pues los versos que les traigo

me los sopla un pajarito.

Ojalá los entiendas.

Es mi profunda voz.

Debes ser inteligente.

¿Vos sos o no sos?

Le inyectamos al pueblo

cultura hasta las fibras,

buscando enamorarlos

de los libros y las libras.

Ya los niños leen

y analizan periodismo.

Somos patria culta,

libre de alfabetismo.

Y eso que no menciono

instituciones robustas

que le dan a nuestra tierra

una justicia justa.

Un sistema judicial

que recibe a un malandro

para luego regresalo

convertido en bienlandro.

Y que investiga de Bolívar

cosas muy sospechosas:

que fue muerto en Santa Marta

y hasta huérfano de esposa.

Los socialistas somos así.

Nunca como los otros,

que acaparan, especulan

y roban como nosotros.

Apátridas pelucones,

que nos tuvieron de rehenes,

la patria ha despertado

multiplicándoles penes.

Son todos igualitos,

pero siempre transmútalos.

Unos me gritan “bruto”.

Otros twitean “Chúpalo”.

Por ejemplo si me insultan

-que me ofusca y me da calor-

yo respiro, me calmo

y les devuelvo es amor.

No olviden, soy presidente.

Se lo repito a todo el mundo.

No lleguen a dudarlo

ni un milímetro de segundo.

¡Nosotros somos libres!

¡Nadie nos da subsidio!

¡Preferimos la independencia!

¡Que un vil autosuicidio!

Prefiero la catalina,

nunca la yanqui dona,

así me paguen en especies

o en millones y millonas.

Aquí tenemos bellezas,

como las cuevas de Kavak.

Un sitio de Canaima

que es muy lindo, ¿verdac?

Tenemos al Niño Jesús.

Lo saben hasta en el Kremlin.

No atacamos la navidad,

cual monstrico Gremlin.

Aquí sembramos la paz,

no la guerra de otros puertos

donde puede que te maten

y luego amanezcas muerto.

Ya el mundo lo sabe.

La revolución tiene sello.

La gente me ve y me dice:

“¡Qué lindo!… ¡Qué bello!”.

Todo gracias al Supremo

y a su sagrado ferétro

que si no está en el Cuartel,

se aparece en el metro.

Debo despedirme.

No lo tenía en mente,

pero me llama a cenar

la Primera Combatiente.

Espero de poesía

haberlos dejado full.

Me despido en mi idioma

¡Capuskicapubul!

Reuben Morales

Reuben Morales

Humorista. Ejerce su labor de hacer reír a la gente a través de varias facetas. Es comediante, libretista, actor cómico, improvisador, payaso de hospital y profesor de stand-up comedy.
Reuben Morales

Latest posts by Reuben Morales (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras