¿Cómo nos protegemos de la inflación?

inflación (1)

Durante los últimos años, el aumento de los precios ha hecho polvo el salario de los trabajadores en Venezuela, de todas las clases. Hemos visto como los que estaban más arriba de la pirámide han pasado de ganar 6 sueldos mínimos, a 4, a 3, incluso en estos tiempos el que gane 2 o más sueldos mínimo es un privilegiado y bendecido.

Mientras avanza este proceso, los que están en la fosa han visto como su sueldo, más mínimo que nunca, le alcanza cada vez para menos. De hecho, en el país de las riquezas y de la abundancia de dólares con petróleo a 100 por barril, hoy está sumida en una crisis tan grave que parece de nunca acabar.

Y entonces, diversas han sido las recomendaciones de los brujos o economistas, como prefieran llamarlos, para que las personas puedan protegerse del ciclo inflacionario. A veces muy eficientes. Otras veces descabelladas. Aquí, voy a repasar las principales y luego explicar por qué, en este momento, la única opción para protegerte de la inflación es rezar todas las noches o apostar en corto.

Compra de Dólares a precio Dólar Today

Por los años de 2012-2015, la recomendación predilecta de un economista asesor era que todos los ingresos que obtuvieras los cambiaras a moneda fuerte (dólares). Esto fue muy efectivo en ese período, debido a que el precio del paralelo ascendía (300-900%) más que proporcionalmente a la inflación (20-50%). Es decir, cuando volvías a cambiar las divisas a bolívares, tu poder de compra mejoraba considerablemente.

Sin embargo, durante el año 2016 vimos cómo esto se revirtió. La inflación (500-600% extraoficial) es más galopante que Dólar Today (300%). Por lo que cualquier inversión en dólares para proteger tus ahorros te lleva a una pérdida, menor a que si los mantuvieras en bolívares, pero al fin y al cabo a una disminución de tu poder de compra.

Compra de Bienes

Es primordial separar dos tipos distintos de bienes que vamos a mencionar a continuación: Los transables (pueden moverse, exportarse, etc); y bienes no transables (aquellos que no puedes mover del país, como carros y casas).

Para el caso de los bienes transables, si es para el consumo, lo mejor es que te adelantes a compras futuras. Esto quiere decir que si sabes que necesitarás comprar una lavadora el año que entra, es mejor comprarla hoy. Sin embargo, si lo que buscas es inversión, recomiendo que persigas aquellos que son de rápida circulación y bajo margen de ganancia (como alimentos, por ejemplo). Circular rápido y marginar poco, implica una acumulación de ganancia mayor cada vez que el mismo bien es vendido, dinero recuperado y vendido nuevamente.

Para el caso de los no transables, es una locura en este momento si tu objetivo es protegerte de la inflación. Cuando pones tu capital en un carro o casa por inversión en períodos de aumento de precios, probablemente a futuro tendrás que vender por debajo del precio que adquiriste en dólares, o comerte la inflación en bolívares. En mi caso personal, no lo recomiendo al menos que tu objetivo sea proteger el dinero a largo plazo.

Y entonces, ¿Qué hacemos?

Si rezar como propuse arriba no es suficiente respuesta para ti, entonces te tengo una recomendación mejor, por supuesto si estás dispuesto a correr riesgos mayores para obtener mayores ganancias.

Olvídate del largo plazo, eso es esencial. Comienza a apostar en corto, tanto para las divisas como para la compra de bienes de inversión. No te apegues de nada, aprovecha los bienes de mucha rotación y atesórate de las ganancias. En una economía en escasez, buscar bienes de alta rotación es sencillo. Identifícalos, ve cualquiera que puedas comprar y vender rápido y ve por él.

Si tienes bonos Soberanos, por nada del mundo salgas de ellos. Y si no tienes, búscalos. Ante la inestabilidad e incertidumbre, los bonos se venden hasta a 60% de su valor por la posibilidad latente del default. Sin embargo, Venezuela ha demostrado ser un país solvente en sus compromisos financieros que además son prioritarios, por lo que esa incertidumbre tiene un poco de ilusión. Comprar bonos baratos y cobrar completo (bono+cupón); es un gran negocio que muchos están aprovechando.

Pero si todavía te preocupa la posibilidad de impago, valora hasta cuando crees que va a seguir el actual Gobierno. Compra bonos 1 o 2 años más arriba. Esta situación elimina cualquier duda de impago que puedas tener en este momento.

Con todo lo planteado, en resumen tienes dos opciones: Reza por las noches, o decídete y sal a apostar en corto.

Jose Arapé

Lasallista y UCVista. Economista. Asesor Económico-Financiero. Apasionado de la política, la economía y su relación con la vida cotidiana de las personas.

Latest posts by Jose Arapé (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras