Construyendo un villano cliché

image

Es fascinante ese momento cuando nos detenemos a pensar en el como la historia ha influido en el mundo de la ficción, recordemos que al final la ficción resulta ser nada más que un reflejo exagerado de nuestra propia existencia o incluso un grito de ayuda para expresar miedos profundos, criticar situaciones injustas o simplemente cautivar los sentidos.

Ya en una ocasión se explicó como el estereotipo de las brujas (artículo que puedes leer aquí http://bit.ly/2jMSpD1) surgió a raíz de cientos de años de historia y como sabemos que ninguna trama es buena sin un buen villano es buen tiempo para preguntarse ¿por qué los villanos siempre son rusos?,  ¿por qué la mayoría de los villanos visten de negro?, ¿por qué son representando con colores oscuros? estas respuestas son bastante sencillas de responder con ver hacia el pasado.

Si bien este es un tema que no se enfoca netamente al cine, (al igual que en el caso de las brujas) si tiene un peso en el lenguaje visual que las grandes industrias cinematográficas fueron desarrollando con el paso de los años, sobre todo las estadounidenses.

Sin entrar demasiado en definiciones técnicas complejas, todos los mensajes que vemos en cualquier medio de comunicación están cargados de un lenguaje implícito que nos hace entender con mayor facilidad las tramas, por ejemplo: En una película con una simple escena, sin dialogo, podemos identificar quien será el villano en la historia, ya sea por como se ve, por como es el ambiente donde vive o cómo se comportan otras personas ante su presencia.

Los estereotipos están allí para simplificar los mensajes, nos permiten comprender mejor una historia pues podemos identificar con facilidad el rol que desarrollará un personaje en la trama, aunque obviamente esto puede variar dependiendo del objetivo que tenga el relato. Los orígenes de estos estereotipos suelen ser bastante variados, en ocasiones ofensivos, racistas o despectivos, pero no se preocupen, después de un largo tiempo suelen cambiar de rumbo.

¡El negro es malvado!

Cuando el cine apenas era un medio emergente y estaba en búsqueda de una propia identidad, varias películas fueron definiendo patrones que luego otros cineastas reproducirían. En el año 1915 el director D.W. Griffith estrena la cinta “El Nacimiento de una Nación“, un film dónde se defiende la supremacía de la raza blanca sobre los negros, basado en el resentimiento latente de los terratenientes sureños al haber perdido a sus esclavos negros al prohibirse la esclavitud, los problemas con el racismo se mantuvieron varios años más, lo cual obviamente repercutió en la manera de construir la cultura popular.

Además los villanos suelen utilizar otros recursos que enriquezcan la potencia de los colores oscuros, siempre realzados por lo macabro y tenebroso. Los villanos en películas clásicas de Disney, por ejemplo, siempre son representados en colores oscuros: morados o negros, por lo general resaltados por un aura verde fosforescente.

Asociamos el color negro con el villano, Darth Vader, los mortíferos en Harry Potter, ¿de verdad no han notado la gran cantidad de villanos que optan por vestimentas oscuras?

image (1)

La influencia Nazi y la Guerra Fría

Durante la Segunda Guerra Mundial se crearon estereotipos con el fin de denigrar a los enemigos de los estadounidenses, modelos que perduraron durante la época post-guerra, en esos años de la “Guerra Fría”, ¿creían que era pura casualidad que los villanos sean rusos? Además de usar colores rojos para identificar al mal, no sólo por su connotación religiosa al relacionarse con lo “diabólico”, sino que también se hacía referencia al color del partido comunista de la Unión Soviética, color que también estaba presente en el  partido Nazi.

image (2)

Varios guionistas y cineastas se inspiraron en esta época para crear personajes malvados, Star Wars y la manera en la que se regía el imperio son una clara demostración de ello, incluso si lo compramos con aquella época podemos intuir que la “Estrella de la Muerte” es un arma que inspiraba un terror similar al que siembra que un dictador como Hittler posea tal arma de destrucción masiva, como por ejemplo un arma nuclear.

Personalidades genéricas

Los antagonistas suelen tener las mismas actitudes, personas egoístas, hipócritas con delirios de grandeza o ansias de poder, en ocasiones mezcladas con movimientos corporales bastante “aristocráticos”, todo aderezado con graves problemas psicológicos.

Sobran ejemplos de personajes que encajarían en estos aspectos antes dichos, pero es que ¿hay algo que cause más miedo que una persona malvada? Obviamente los creadores saben cuáles son las cualidades que despiertan nuestros miedos más profundos, pues una persona que no respeta los límites establecidos por la sociedad por lograr sus objetivos es un peligro para cualquiera.

El lenguaje corporal es fundamental para la creación de un villano, pues nos permite sentir miedo al verlo, saber en primera instancia que efectivamente se trata de una persona desquiciada, que podría matarnos simplemente por pura diversión.

No sé si ustedes lo han notado o no, pero se ha vuelto bastante popular la idea del villano considera que los humanos somos un mal para la tierra y por ello debemos reducir dramáticamente nuestra población (o ser exterminados)… ¿Hollywood intentas decirnos algo?.

Es muy interesante analizar desde una perspectiva diferente la construcción de algo que ya damos por sentado, sabemos que al presentarnos a un personaje vestido de negro, con gestos “aristocráticos” y sed de poder conocemos efectivamente que es el villano, sin diálogos, sin explicarlo demasiado, pero eso de eso se trata, llevamos años viendo el mismo patrón, lo cual nos permitió construir un estereotipo, de los cuales existen muchísimos en el mundo de la ficción, ¿vieron que la realidad no se aleja tanto de la fantasía?

Ana Daniela Valero

Ana Daniela Valero

Venezolana. Protectora del medio ambiente. Amante de las artes y fiel fanática del universo geek.
Ana Daniela Valero

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras