Los Muscle Cars toman las calles de nuevo

En éstos días llenos de pesadez, de preocupaciones por la diversa problemática que azota a nuestro país, los caraqueños y en especial los fanáticos del mundo del automóvil se dieron “un break”, un receso ante tanto problema para disfrutar de uno de los grandes eventos de automóviles llevados a cabo en el estacionamiento del Centro Comercial Galerías Prados del Este, en la ciudad de Caracas, el ya famoso Muscle Car Fest.

Llevado a cabo desde el 2015, el Muscle Car Fest  2017 es hasta ahora la mayor reunión de automóviles deportivos en su mayoría de fabricación estadounidense existente en el país, más de 150 automóviles pudieron verse durante todo el pasado domingo 19 de febrero, distintos automóviles de las famosas marcas estadounidenses Chevrolet, Ford y Dodge. Se trata de un tributo que los dueños de éstos automóviles rinden tributo a la cultura del Muscle Car, cultura que nace en los años 60, con la revolución juvenil de la época que buscaba explorar nuevas velocidades y las sensaciones que le acompañan utilizando generalmente automóviles de bajo costo con paquetes mecánicos que ofrecían mucha potencia, lo que se traducía en velocidad y adrenalina para los jóvenes conductores.

Los orígenes del Muscle Car

Bueno, éste es un tema un tanto complicado porque los orígenes son variados dependiendo del experto al que se consulte, sin embargo, la corriente más común lleva al origen del Muscle Car a 1949 con la salida al mercado del Oldsmobile Rocket 88, que venía con un motor V8 303, capaz de generar unos 135 caballos de fuerza, con éste motor el Rocket 88 se convirtió en el primer automóvil en arrasar en la serie NASCAR de automovilismo, ganando 6 de las 9 carreras del campeonato de 1949, 10 de las 19 carreras de 1950 y 21 de las 24 carreras del campeonato de 1952. Como consecuencia se convirtió en el Rey de la Serie NASCAR y además fue objeto una canción llamada Rocket 88 e interpretada por Jackie Brenston y los Delta Cats, reconocida como el primer disco de Rock&Roll  (Aunque realmente era Rythm&Blues, pero esto no viene al caso). El Hudson Hornet (Si, el de la película Cars) puede considerarse la primera gran competencia del Rocket 88. Aparece en 1951, pero sin embargo y curiosamente estaba equipado con un motor de 6 cilindros 308 que era capaz de generar 145 caballos de fuerza, 10 más que el Rocket 88, que terminó superado por el Hornet en la Serie NASCAR. En 1955 aparecería el Chrysler 300C, equipado con un motor Hemi V8 331 capaz de generar 300 Caballos de fuerza y reconocido como el automóvil más potente de Estados Unidos en aquella época, tenía una aceleración de 0 a 100Km/h en 9.8 seg. Y una velocidad máxima de 209 Km/h.

Oldsmobile Rocket 88, 1949. El primer Muscle Car de la Historia

Éstos dos automóviles  resultaron ser éxito en ventas precisamente por sus resultados en competencia, esto llevó al nacimiento del “mantra” que reza: “Gana carreras los domingos y vende los lunes”, éstos automóviles además de potentes eran bastante económicos y siendo la bonanza económica de los años 50, muchos jóvenes pudieron ahorrar un poco y comprar éstos automóviles, algunos los utilizaban en semana y corrían en la NASCAR, otros lo hacían de forma menos profesional. Pronto las grandes automotrices de Detroit descubrieron el potencial de ésta nueva movida y fueron nutriendo al mercado de modelos mejor orientados a ésta nueva revolución juvenil, pronto  nombres como Charger, Dart, Barracuda, Camaro, Mustang, Impala, Firebird, Trans-Am, Rebel, AMX o Javelin serían comunes en las calles de Estados Unidos y otros países, Venezuela ciertamente estuvo “bendecida” con un parque automotor que no tenía nada que envidiarle al estadounidense y mucho menos al parque automotor argentino o brasilero que cabe destacar, estaba nutrido de producción nacional.

3 cosas matan al Muscle Car: 1) Ralph Nader, el mismo que expuso los males del Chevy Corvair en el libro “Inseguro a cualquier velocidad”, con el que declaró la guerra a Detroit al criticar la poca seguridad del Muscle Car, un carro muy potente, pero poco seguro. Como consecuencia la industria de la seguridad automovilística impuso excesivos recargos en los modelos más potentes, elevando el precio y sacando a muchos Muscle Cars de las posibilidades de sus compradores. 2) La nueva legislación del control de emisiones de escape de los motores, que obligó a Detroit a producir automóviles con menos potencia y que contaminasen menos. 3) La crisis del petróleo de 1973, que dio fin a la época de la gasolina barata en Estados Unidos. 1974 es para algunos el ultimo año del Muscle Car, aunque otros se van a 1972.

Volviendo al Muscle Car Fest 2017

La muestra de éste años es bastante nutrida, poco más de 150 automóviles acapararon al estacionamiento externo del Centro Comercial Galerías Prados del Este con automóviles deportivos americanos de todos los modelos y años. El grueso de la presentación estuvo compuesto por los 3 principales clubs que año tras año organizan éste evento bajo una gran agrupación llamada Muscle Car Venezuela:

Club Mustang Power de Venezuela

Como su nombre lo dice, se dedican a fomento de la colección del mítico automóvil de Ford, aunque cualquier Mustang es bienvenido en la agrupación, su enfoque va más a la preservación de los modelos más antiguos, de hecho, buena parte del parque de automóviles de la agrupación va desde los años 60 hasta los 80.

Club Camaro de Venezuela

Fundado en 2001, es quizás el único grupo o el más grande del Camaro, el mítico automóvil que sale de las entrañas de Chevrolet como respuesta al Ford Mustang. Entre sus filas podemos ver variados modelos tanto excelentemente preservados en originalidad como modoficados, son sin duda la mejor y mas completa referencia para aquellos interesados en conocer o incluso adquirir uno de éstos interesantes automóviles.

Mopar Sport Club de Venezuela

Fundado en 2012 es la única agrupación formada para abarcar toda la producción a nivel de marca y no de modelo especifico, permitiendo entre sus socios todos los automóviles fabricados por el grupo Chrysler, esto es: Dodge, Imperial, Plymouth¸ Fargo y Jeep. Su colección es bastante nutrida ya que incluye modelos Dart, Coronet, Imperial, Special Edition (hecho en Venezuela), así como vehículos Jeep.

El trabajo realizado por el Grupo Muscle Car Venezuela, conformada por los 3 clubs antes mencionados fue sobresaliente al reunir una tan completa muestra, en donde pudimos disfrutar de prácticamente todos los modelos de Chevrolet Camaro, Ford Mustang y algunos automóviles Chrysler, pudimos ver varios Dodge Dart en sus versiones Sport y Sedan, un Dodge Charger LX, además de un llamativo Dodge Viper.

Además de Mustang y Camaro, pudimos algunos otros automóviles, tales como un Ford Zephyr 2 puertas (nada común), unos Chevrolet Montecarlo preparados para competencias, un Chevy Belair de 1956, un Ford de 1955, un Pontiac Trans- Am de 1978 y un Pontiac Firebird de 1967. Adicionalmente pudimos deleitar nuestros ojos con algunas pick-ups, unas Chevrolet C10 y unas Ford F100, en excelentes condiciones de preservación.  

Algunos “Agregados culturales”

Preservando el espíritu incluyente de la agrupación Muscle Car Venezuela, éste año de nuevo fueron presentados en la muestra algunos automóviles que o no eran muscle cars o ni siquiera eran de fabricación estadounidense, pudimos ver un Dodge Coronet de 1974, un Excalibur Serie V de los que menos de 390 se fabricaron. También vimos automóviles de otras latitudes, un Jaguar E-Type, un MG 100, un Volkswagen Escarbajo, unos Mitsubishi 3000 y el único Acura NSX existente en Venezuela.

Durante el evento, conversamos con uno de los organizadores, Daniel Grau, directivo del Mopar Sport Club de Venezuela, quien nos indicó que a pesar de lo difícil que se ha hecho lograr mantener éste tipo de reuniones activas, los organizadores y dueños de automóviles estuvieron plenamente contentos con el resultado de éste evento, Grau nos recuerda que en 2015 se llevó a cabo el primer gran Muscle Car Fest del país en el estacionamiento del Centro Comercial Ciudad Tamanaco, dicho evento duró un fin de semana con una cantidad de visitantes que incluso superó las expectativas de los organizadores.

Muchos son los obstáculos que han hecho difícil éste tipo de eventos: gente que vende sus carros o para irse o por no poder mantenerlos, la disponibilidad de repuestos en el país, el costo de los mismos, la inseguridad, los costos de producción de éste tipo de eventos, de hecho Grau nos comenta que los Muscle Fest 2016 y 2017 se han hecho sin poder hacer la inversión que se hizo en 2015 por temas económicos, pero que sin embargo, la idea era mantener el espíritu de los muscle cars vivo durante el mayor tiempo posible.

La misma opinión compartieron varios propietarios de automóviles, que al pendiente de una parrillada “con lo que se consiguió”, reconocen que no es fácil mantener éste tipo de vehículos, es mucho tiempo del que ya no disponen y dinero del que ya no disponen como antes, pero aún así su pasión por sus automóviles, el placer de compartir con los panas y amigos hace que el sacrificio que muchos hacen por estar en éste tipo de eventos valga la pena.

Sin duda alguna éste tipo de eventos sigue siendo importante en un país en donde existe más que una cultura un amor por los automóviles, éste tipo de eventos son removedores de recuerdos para unos, fuente de motivación para otros que aspiran en un futuro poder poseer automóviles de éste tipo y de inspiración para quienes ya tienen uno al que le faltan retoques por aquí y por allá.

 

Link de la Fotogalería

II parte

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Latest posts by Michel Rodríguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras