Repatriación, recuperación de capitales una respuesta a la corrupción estatal

La repatriación de capitales es un tema que ha ido cobrando importancia en la opinión pública mundial actual, aun cuando estos casos parezcan aislados; tienen una gran importancia en el contexto actual de lucha contra la corrupción y malos o poco transparentes manejos económicos.

En primer lugar, definiremos la repatriación de capitales como la entrada en un país de las divisas resultantes de la liquidación de inversiones o del producto de las colocaciones realizadas por residentes de dicho país en el extranjero.

Hay diferencias entre la repatriación de capitales producto de la inversión extranjera y la recuperación de capitales –generalmente ilícitos– por evasión de responsabilidades tributarias por cuestiones delictivas, caso de la corrupción, y de infinidades de otros esquemas delictivos de nacionales, de un país o incluso de extranjeros en actividades delictivas en otro país.

Debe quedar claro que la repatriación de capitales, está referido a inversiones, otra es recuperación de capitales o activos fugados de un país por hechos delictivos, evasión tributaria o fiscal, corrupción u otros delitos. Esto es importante y no debe confundirse; tanto más cuando de legislar se trata. Aquí el uso del lenguaje es importante, por el aspecto legal, materia de abogados y legisladores.                        

No existe propiamente una legislación internacional global, depende de cada país; su legislación de convenios y/o acuerdos. En los tratados de libre comercio o en acuerdos de integración hay legislación para ello, igual cuando se acuerda lo referente a los aspectos tributarios de convenios entre países; Igual cuando se firman contratos de financiamientos multilaterales o convenios bilaterales de inversión

Actualmente la tendencia de los países es actualizar su legislación sobre inversión, por medio de la sustitución de antiguas leyes de desarrollo industrial, aprovechando los tiempos de transferencia tecnológica y esto es materia de estas leyes de inversiones. Lo importante es que se requiere de voluntad política y buenos abogados para poder lograr avances en esta materia.

Hay algunos casos importantes que se han dado en los últimos años, como por ejemplo el caso con Imelda Marcos, viuda del dictador filipino Ferdinand Marcos, la cual adquirió de forma ilegal joyas valoradas en millones de euros mientras los habitantes de su país vivían en la extrema pobreza. El Estado filipino ha logrado la recuperación de un estimado de 3700 Millones de dólares; o Nigeria que ha logrado recuperar 9.1 billones de dólares en dinero y bienes.

La comunidad internacional se ha mantenido constante con estas posiciones con respecto a dinero que no pueda demostrarse su lugar de origen, lo que obliga a un manejo cada vez más transparente de las transacciones.

Uno de los beneficios de la repatriación de capitales, es la posibilidad de devolver dinero a países que se han visto atacados por la corrupción y la erosión de la institucionalidad – sobre todo países del tercer mundo–, con lo cual es posible ayudarlos para que superen la crisis económica, además de disuadir a potenciales corruptos de sacar dinero del país, incluso en paraísos fiscales mejor conocidos como off shore.

Hoy en día un país no puede negociar con delincuentes, sean del color de cuello que sea, esto los expone a sanciones internacionales; hay muchos casos en aval de esto. Puede haber nacionales de un país que lo hagan, pero no un gobierno en particular.

Es por lo que el caso de la empresa Odrebecht, en la que por medio de un documento publicado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que la empresa y sus “cómplices” pagaron aproximadamente 788 millones de dólares en sobornos a 11 países, además de Brasil, a partir de 2001.

Este caso ha sido una bomba para Latinoamérica en pleno, sobre todo en un momento en donde se dan cambios profundos en los gobiernos en contra de gobiernos “progresistas de izquierda”, pero que la gran mayoría fueron manchados por la sombra de malos manejos de este caso. Irónicamente el último en tomar medidas con respecto a estas acusaciones, fue Venezuela el cual lo hizo debido a la gran presión que le generó este caso – aunque no se puede ser inocente, en esta ocasión- personeros políticos de gobierno y oposición están fuertemente involucrados, por lo que ha sido difícil involucrarlo en la agenda pública.

Adicionalmente al caso de Odrebecht, en Venezuela ha existido una cultura institucional sumamente precaria desde hace más de 30 años por lo que la extracción de capitales ha sido una constantes, entre otras cosas debido a la inestabilidad macroeconómica además del lucrativo negocio de “cazar renta petrolera”.  Lo que sí se puede adelantar, es que los capitales fugados por la corrupción son totalmente posible recuperarlos, a pesar de no haberse creado una ley de repatriación de capitales – aun cuando varias personas han impulsado aprobar una legislación específica para Venezuela- pero debido a los lobbies no se ha podido concretar, aun cuando la AN ha estado en manos de la oposición (MUD) por más de un año.

Con la transición se abre un nuevo abanico de escenarios, entre los cuales la posibilidad de buscar el reingreso de parte de ese dinero, que se estima en 30.000 M de $ y que en este momento nos podrían servir para reactivar la producción interna. Todos los gobiernos persiguen ese tipo de delitos y allí si hay legislación internacional y severas sanciones.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras