El Mini, la pequeña maravilla

La Industria automotriz inglesa tuvo su momento de mayor inspiración con este automóvil, el Austin Mini, conocido como el Mini. Pero más allá de la importancia que tenga de cara a la industria inglesa, el Mini tienen un gran mérito: es el primer automóvil moderno, el primer hatchback con motor transversal ubicado en la parte delantera, mientas que el compartimiento de equipaje queda incorporado en la carrocería, un diseño que prácticamente es el más usado en nuestros días.

Este automóvil obedece a una nueva ofensiva alemana hacia Inglaterra con el Volkswagen y con los “Bubble Cars” como el Isetta y los Heinkel que, además, eran más eficientes en el consumo de combustible. Eran automóviles prácticos, de poco consumo de gasolina y accesibles a las masas. En conclusión, a mediados de los 50 las cosas no iban bien para la industria automotriz inglesa y algo tenía que hacerse, además, justo cuando se comienzan los trabajo en el nuevo automóvil se presenta otra situación, esta vez en el plano internacional. En 1956 Egipto nacionaliza por la fuerza el Canal de Suez. Tropas inglesas, francesas e israelíes participan en un intento de recuperarlo. Para hacer un cuento largo corto, el intento terminó sólo en eso y Egipto conservó el canal. Como consecuencia, la provisión de petróleo a occidente se vio muy afectada. Esto fue un golpe en especial para los ingleses, no sólo porque ellos comenzaron el pleito con Egipto por el canal, sino porque además nunca se preocuparon ni por el precio de la gasolina (sobre el cual ellos tenían control), ni por el consumo de gasolina de sus motores.

En 1955 el presidente de la recién creada BMC (British Motor Corporation) Leonard Lord, incorpora a su personal a Alec Issigonis un éxitos diseñador, creador del Morris Minor, un automóvil icónico de finales de los años 40 y de los 50. Una vez contratado Lord pide a Issigonis trabajar en un nuevo automóvil, debía ser práctico, que compitiera con los “Bubble cars” alemanes, el automóvil debía tener la misma fiabilidad y robustez del Minor, pero en un carro más pequeño que el Minor.

Prototipo del Mini en 1957, con frontal de Austin A35 para engañar a la prensa de la época

Innovación técnica y minimalismo “Zen”

El proyecto se llamaría ADO15 (Amalgamated Drawing Office, Project Number 15) y el resultado fue éste: un automóvil de 3 metros de largo y un peso máximo de 600 kilos. El verdadero ingenio de Issigonis se basó en el uso máximo del espacio, en especial ubicando la planta motriz, el motor era el mismo del Minor, pero en el Mini lo colocaría de forma lateral o transversal, de ese modo el motor ocupaba menos espacio y por ende la trompa podía ser más corta. El radiador se colocó de lado, de manera de no tener que modificar la posición del ventilador, lo único que se modificó es el sentido del giro del ventilador con la intención de aprovechar el aire que entraba con el carro en movimiento. Adicionalmente, para reducir más el espacio que ocupaba la planta motriz, Issigonis decidió colocar la transmisión debajo del motor, de ese modo podría ofrecerse más espacio en el habitáculo. Al tener la caja adelante y tener tracción delantera se eliminaba el eje de la transmisión que tendría que sobresalir en el piso del carro. El resultado es sencillo, el primer automóvil con motor transversal con tracción delantera.

El mini es reconocido como el primer Hatchback de la Historia

En el interior del vehículo el criterio de minimalismo es máximo, estilo Zen. No tiene tablero sino un velocímetro y los controles básicos, ubicados en el centro, en el espacio en donde iría el tablero hay una especie de bandejita para colocar cosas pequeñas. Por si fuera poco, no tiene manillas para abrir las puertas, éstas se abren halando un pequeño cordón. Además, las ventanas son corredizas y no verticales y no usan manilla, la idea de esto era que un vidrio de apertura vertical implicaba una puerta más gruesa para proteger el vidrio una vez abajo, es implicaba más peso, lo mismo sucedía con el mecanismo de apertura de las ventanas, que al incorporarse a la puerta le darían más peso… que va, ventanitas corredizas, no pesan y no ocupan espacio fácil y ligero. Para ahorrar más espacio, Issigonis decidió eliminar el maletero, incorporándolo a la carrocería, el equipaje (que no podía ser muy grande) se colocaba en el maletero e incluso se podía colocar una maleta con la puerta del maletero abierta y, como ésta abría hacia abajo, la placa o matricula era abatible para que pudiera estar siempre visible. Otro detallito es que los laterales internos del carro servían como “bolsillos” en donde se podían colocar cosas, de hecho se dice que Issigonis había diseñado compartimentos en las puertas como para colocar una botella de ginebra Gordon, sea o no cierto, el mini era un muy pequeño automóvil práctico y capaz de alojar cómodamente a 4 personas adultas.

En el medio del “tablero” esta sólo el velocímetro, el resto es para colocar cosas pequeñas

Además del interior, espacio y ligereza, está también el aspecto mecánico: el Mini se equipaba con un motor de 850cc, aunque versiones posteriores tendrían motores de 970 cc, 997 cc y 998 cc. Con todo esto, BMC decía que el Mini tenía una aceleración un 30% más rápida: de 0 a 100km/h tomaba aproximadamente 30 segundos y su velocidad máxima era de cerca 120Km/h, dependiendo de la cilindrada del motor. BMC también decía que el Mini daba un 10% más en ahorro de combustible.

Su presentación

A los medios de comunicación se le presentó a inicios agosto de 1959 varios ejemplares fueron puestos a disposición de los periodistas para que los probaran, prácticamente ninguno se quería bajar, no se habían divertido tanto desde que eran niños, la revista “The Motor” hizo una prueba con un Mini, el resultado es una velocidad máxima de 116Km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 27 segundos y un consumo de 6,49 lts por cada 100km. En paralelo un pequeño grupo de Minis de pre-serie fueron conducidos en pruebas de manejo en una ruta de poco más de 12000km por el mediterráneo. Su aparición en público fue el 26 de agosto de 1959 bajo dos nombres Austin Seven y Morris Mini-Minor. Para ese día fueron distribuidas 2.000 unidades en 100 países, para hacer una demostración simultánea, y no fue difícil, de hecho el Mini era tan pequeño que podía ser montado en un DC-3.

La recepción del Mini fue muy buena, con un precio de venta de poco menos de 790US$, la producción apenas podía cubrir la demanda, 20.000 unidades se hicieron en 1959, para 1962 la producción era de 200.000, sin embargo, dada la prisa con la que se presentó el Mini (27 meses de desarrollo), hubo una variedad de piezas y partes que estaban en desarrollo todavía para el momento de la presentación del Mini, además los primeros Mini tenían un defecto y éste era que se filtraba agua a la parte interna del automóvil por el área de los pedales. Issigonis se percataría de que el problema fue un error al sobreponer una lámina sobre la otra, al invertir la posición de las láminas se solventó el problema. El Mini pasaría a ser un ícono cultural de los 60, era un pequeño automóvil familiar con un potencial de carreras

Una pequeña bestia

John Cooper, amigo de Issigonis y reconocido constructor de automóviles de Grand Prix se percató del potencial del Mini en competición, luego de plantearle a Issigonis la preparación de varios Mini para Rally, el resultado es haber ganado el Rally de Montecarlo 4 veces, en la tercera ocasión ganaron el 1er, 2do y 3er lugar, sin embargo fueron descalificados por un tema de tamaño de los faros en resumen el Mini estuvo en el mundo de la competición arrasando desde 1960 y hasta 1979.

El mini en el Rally de Monte-Carlo de 1965

Estas victorias dan nacimiento al Mini Cooper, una versión del mini preparada por el taller John Cooper para la calle que comenzó a venderse en septiembre de 1961. Los Mini Cooper estaban equipados con motores de 997 cc, frenos de disco delanteros y carburadores más eficientes, luego aparecieron los Mini Cooper S con motores de 1070cc., Otra de las cosas características del Mini Cooper en su versión de calle eran los 2 tanques de gasolina colocados en los laterales del maletero. Un total de 107.050 Mini Cooper se fabricaron entre 1961 y 1971 con motores que iban desde los 998cc hasta los 1275cc.

“This is the Self preservation society”

Así dice la canción que recuerdo siempre de una película llamada “The Italian Job”, la película que inmortalizó al Mini en el cine, al ser usado para robar un camión de oro, la película colocó al Mini como un ícono cultural de la década de los 60. De repente el Mini se convirtió en un emblema, un objeto de culto, los éxitos en el automovilismo y las versiones de Cooper hicieron que el automóvil obtuviera un status  que muy pocos automóviles obtuvieron, era un carro familiar, con prestaciones y conducción de carreras y además un automóvil con una imagen de estrella de rock y de hecho los Beatles tuvieron uno cada uno, hay fotos de la Reina de Inglaterra subiendo a uno, Peter Seller, Steve McQueen, el Rey Hussein de Jordania tuvieron uno e incluso el mismo Enzo Ferrari encontró difícil resistirse al encanto del nuevo automóvil y por supuesto, no podemos dejar de mencionar a Mr. Bean, que no sólo tiene uno, su creador Rowan Atkinson también posee uno. Con el tiempo el Mini se había convertido en un accesorio obligatorio del “Establishment”, las clases más altas inglesas, algo que honestamente no se esperaba, el automóvil termino siendo objeto de culto y convirtiéndose en el primer carro inglés en llegar a los 5 millones de unidades vendidas, superando al Morris Minor, también creación de Issigonis.

El mini se inmortaliza en el cine con la película “The Italian Job” de 1969

Otras versiones

El Mini se vendió con varios nombres a lo largo del tiempo: Austin 850, Austin Mini, Austin Partner, Austin Seven, Leyland Mini, Morris 850, Morris Mascot, Morris Mini, Riley Elf, Rover Mini, Wolseley 1000, Wolseley Hornet, pero varias versiones se llegaron a fabricar, Innocenti fabricó una serie de Mini Cooper, Authi en España fabricó también una serie de ejemplares, Arica en Chile hizo lo propio y en Venezuela, una empresa llamada Facorca los produjo también en los años 90, pero con una muy reducida producción, la más baja del mundo, pero además, los Mini venezolanos llamados Mini Cord eran los únicos Mini hechos en fibra de vidrio. ´

Además de los ejemplares hechos bajo licencia, hubo una serie de modelos que tomaban como base el Mini, estaba el Mini Moke, un pequeño Jeep que inicialmente estaba concebido para el Ejército británico, aunque no cumplió con los requisitos, cerca de 50.000 Mini Moke se hicieron entre 1961 y 1983 en Inglaterra, Australia y Portugal. Estaba también las Morris Mini Traveller and Austin Mini Countryman (1960-1969), unas versiones Estate alargadas con partes de la carrocería hechas enmadera tipo “Woody” de las que se produjeron 207.000. Estaba también la versión pick up y la Panel Van, ambas para carga con una producción de 579.000 unidades. Pero la versión más independiente era el Riley Elf o el Wolseley Hornet, un ejemplar con maleta, fabricado entre 1961 y 1969 con una producción total de 59300 unidades entre ambas marcas.

Se mantuvieron iguales hasta el fin

Desde 1959 y hasta el 2004 el Mini se mantuvo con la misma estética, solo presento cambios internos y mínimos en su vida, la misma caja de 4 velocidades se mejoro e incluso se ofrecía una caja automática como opción, poco a poco el cromo fue desapareciendo, pero su imagen se mantuvo intacta. Esto por un lado se debió a que el mini tenía un aspecto tan famoso que no se sabía con que se reemplazaría. Se pretendió reemplazar con el Mini Clubman pero el modelo se fabrico desde 1969 hasta 1980 en buena parte porque el diseño del frontal no resulto muy atractivo, otro ejemplar que intento reemplazar al Mini, pero que tampoco estuvo a la altura de lo que un mercado tan consolidado como el del Mini esperaba. Pero si bien el aspecto del Mini resulto inmortal y hasta atemporal, existía una realidad, British Motor Company (BMC) estaba en una situación económica negativa, en primer lugar la empresa funcionaba de forma desorganizada, con todas las marcas que conformaban la corporación compitiendo entre ellas, como consecuencia, a muchos resultaba sospechoso lo económico del precio de venta del Mini, Ford compro un ejemplar y lo desarmaron para analizar que hacia la BMC para ganar dinero con cada mini producido, el resultado del estudio mostro que el Mini resulto una desgracia financiera para la BMC, por cada Mini, cada uno de los carros mas producidos de la Historia inglesa para esa época BMC perdía 34 Libras Esterlinas, aun así en 1969 Mini paso a ser una marca del grupo BMC.

Eventualmente la Mini pasó por varias reformas y manos, primero BMC que es quien funda la marca, luego el grupo Rover, luego British AeroSpace y por Ultimo BMW. Es precisamente la casa bávara quien en el año 2000 decide que el Mini como todos lo conocimos debía dejar de existir. En octubre del 2000 el último Mini salió de la planta de ensamblaje de la planta de Longbridge, luego de una producción de 5.387.862 unidades.  

La ultima serie del Mini clásico se fabricó hasta el 2000 de manos de BMW

Se pudiera decir que es uno de los pocos automóviles realmente pensados antes de hacerse. De hecho, el nombre Mini no fue sólo un carro bien pensado, sino toda una filosofía aplicada al automóvil De hecho el concepto del Mini es el concepto del carro moderno, si vemos buena parte de los automóviles del mercado parten del mismo concepto: Volkswagen Golf, Renault Clío, Twingo, Fiat UNO, Punto, Toyota Starlet y Yaris, los ejemplos son múltiples y todos parten del diseño del Mini. Pero lo que más emociona a quien lo conduce, es la sensación de estar manejando un go-kart. Entre su bajo centro de gravedad y su suspensión hidroelástica, el Mini puede ser divertido de conducir en carreras con muchas curvas, un ambiente en el que la diversión se basa, en esencia en tomar las curvas a lo que da el automóvil, sin riesgo alguno, ya que perdona con facilidad la ineptitud e irresponsabilidad del conductor.

Por su concepción y su diseño, la revista Autocar llamó al Mini “El automóvil del siglo” en 1995, y quedó en segundo lugar como el carro más importante del siglo XX, después del Ford modelo T.

Fotogalería

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Latest posts by Michel Rodríguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras