#Pride2017: Guía rápida de diversidad sexual en el siglo XXI

En estos días el tema de la diversidad sexual está presente en todos lados, es el tema de conversación principal cuando nos encontramos en la búsqueda de una sociedad más “tolerante”, el problema es que en la búsqueda de esa tolerancia soñada nos encontramos con que en el camino algunos términos pueden ser confundidos o mal interpretados.

Aprovechando el ambiente festivo de la cercanía a la marcha del orgullo gay que se celebra todos los años en el mes de junio, les traigo una guía básica sobre la sexualidad en esta época de cambios.

Esto es biología básica

Todos nacemos con un sexo (a menos que seas hermafrodita), naces siendo mujer con una vagina y dos cromosomas X o siendo hombre con un pene y cromosomas XY, estos nos dividen en una dualidad natural que constituye nuestro proceso reproductivo, no porque lo diga la Biblia, lo dice la ciencia.

Luego durante el crecimiento se presenta otra característica la cual es la identidad de género, lo cual corresponde a todos los aspectos de la personalidad que diferencia a un hombre de una mujer, los cuales son establecidos por la sociedad.

Cuando una persona es “transgénero” es porque su identidad de género no correspondiente al sexo con el que nacieron, aquí entran los casos de niñas que se sienten niños o viceversa, aunque la posterior expresión de género  puede variar entre femenina, masculina o andrógeno (combinación de ambas).

Dicho esto es importante recalcar que es un caso aparte la orientación sexual que se define como “la capacidad, independientemente del sexo biológico y de la identidad de género, de una persona, para sentirse atraída emocional, sexual y afectivamente por personas de un género diferente al tuyo, del mismo o de más de un género.”

La orientación puede variar entre heterosexualidad (atracción por el sexo opuesto), homosexual (atracción por el mismo sexo) o bisexual (atracción por ambos sexos).

Con todo esto se puede decir que una persona transgénero puede sentirse atraída por su mismo sexo biológico o por el opuesto, no está correlacionado una conducta con otra, es decir que una mujer transgénero puede enamorarse de otra mujer, pues su orientación sexual es una cosa completamente distinta a su identidad de género.

Así que si tu hijo te pregunta que si esa persona es “una chica o un chico” es importante en algún momento de su vida enseñarle todos estos conceptos básicos de biología que le permitan comprender con mejor claridad los diferentes aspectos de la diversidad sexual.

Orientaciones de género infinitas

Actualmente han surgido una amplia gama de “orientaciones sexuales” pero que al final todas no son más que la combinación o pequeñas alteraciones de las mencionadas anteriormente. De toda esta amplia gama sólo son resaltantes algunas por tener una amplia diferencia a la heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad, las cuales son:

    • Asexualidad: Aquí el individuo no presenta una orientación sexual, por lo tanto no se ve atraído sexualmente por nadie aunque en ocasiones si puedan desarrollar atracción emocional hacía otras personas.
  • Pansexualidad: Esta es la capacidad por sentirse atraído sexualmente por cualquier género, que a diferencia de la bisexualidad, aquí no importa si se es tránsgenero o si no se tiene una identidad de género definida, pues es completamente irrelevante para un pansexual.
  • Demisexualidad: aquí la atracción sexual se da exclusivamente hacia personas con las que previamente se han desarrollado lazos emocionales estables y de cierta duración. Existe la posibilidad de que un demisexual pueda complementarse siendo heterosexual u homosexual. Un demisexual también puede comportarse como un asexual ante la ausencia de un lazo emocional estable y duradero que lo haga sentir atraído.
  • Antrosexualidad: Es aquella persona que aún no ha definido su orientación sexual.

 

Ya el resto, como la sapiosexualidad (atracción sexual por las personas inteligencias) suelen ser un complemento de una orientación ya establecida anteriormente, lo cual sólo resulta en una manera de etiquetar un gusto más específico dentro de un grupo más grande.

Polisexual vs Polígamo

Socialmente estamos acostumbrados a que una pareja está constituida por un hombre y una mujer, quienes se casan e instauran una familia. Las reglas han cambiado un poco, ya en más de 20 países se puede contraer matrimonio entre personas del mismo sexo, más no en todos se puede adoptar niños, pues no es considerado una estructura familiar “apta” para la crianza de un nuevo ciudadano. Además es más común ver parejas que no desean tener hijos a diferencia de otras generaciones.

Ante la ley, la sociedad y la naturaleza una pareja sexual debe ser monógama y con el fin de compartir una vida juntos. Para la ley una unión de pareja supone la compartición de bienes, compartir seguros médicos y otras responsabilidades y beneficios conjuntos. Ante la sociedad la familia es el pilar fundamental, dónde se define el futuro de las nuevas generaciones y en el ámbito natural una pareja tiene único objetivo: procrear, conseguir los genes más compatibles para engendrar hijos saludables que preserven el futuro del linaje hereditario y la supervivencia de la especie.  

Es por este punto que el tema de la polisexualidad y poligamia es tan controversial, pero es fundamental definir cada término antes de continuar.

La poligamia es un matrimonio que le permite a un individuo desposar varias parejas a la vez. Es una tradición en diversas culturas y religiones donde se puede tener todas las esposas que puedas mantener económicamente. Por lo general la poligamia es un esposo más de una esposa.

En cambio el “poliamor” no pone el énfasis en el matrimonio y la posibilidad de tener varios amantes no se limita a uno de los géneros ni a una sola persona dentro de la relación. El poliamor es más libre, no supone necesariamente relaciones duraderas y todos los participantes llegan a un acuerdo, también se conoce como “amor libre”.

Actualmente las relaciones poliamorosas se han vuelto tendencia especialmente en países occidentales, cada vez se vuelve más común especialmente entre los jóvenes, pero cabe resaltar que mantener una relación poliamorosa no es tan fácil, según sexólogos para poder confiar en una relación de este tipo deben ser personas con autoestimas altos, sin tendencia a desarrollar dependencia emocional y aunque se asocie con el libertinaje se necesita muchísimo más nivel de comunicación, madurez y compromiso para que realmente funcione una relación de este tipo.

¿Qué es lo natural?

¿Es la homosexualidad natural?, ¿es el ser trangénero un comportamiento natural?, ¿es el poliamor y poligamia natural?, muchas veces es muy común ver como argumento para justificar ciertos comportamientos humanos el poner como ejemplo una comparación del ser humano con el mundo animal.

Sí, efectivamente el ser humano es un animal, posee bajos instintos que no puede controlar, pero a diferencia de otras especies posee un razonamiento superior al simple impulso.

Según la naturaleza nos gusta una persona con el fin de engendrar, fin, es un instinto meramente biológico, es por ello que también existe la infidelidad, pues entre más parejas sexuales es más diversidad de genes que mejoren las probabilidades de engendrar descendencia más saludable. Sin embargo los seres humanos comparten la crianza de los hijos, los cuales pasan en un proceso de inmadurez una gran cantidad de años, he de ahí el nacimiento de las relaciones monógamas.

Bien sabemos que actualmente los seres humanos tienen sexo por puro placer, son capaces de evitar de una manera eficiente los embarazos o incluso de interrumpir la gestación, condición que separa el simple deseo con la función natural.

Somos capaces de alterar las reglas del juego para disfrutar de nuestra vida  con mayor libertad, ¿es eso malo?, ¡para nada!, pero es importante dejarlo claro antes de usar lo anterior como un argumento válido.

En el mundo animal hay de todo, hay relaciones polígamas (como el caso de los leones y gorilas), monógamas como el caso del 80% de las aves y el 5% de los mamíferos, hay casos de homosexualidad, los peces payasos macho si llegase a morir la hembra puede cambiar su sexo y efectivamente convertirse en una hembra, hasta llegar a los casos más extremos como las mantis religiosas que la hembra devora al macho luego de procrear para así garantizarle alimento a la nueva madre en gestación.

Decir que la poligamia es natural porque en el mundo de la naturaleza se da no tiene sentido, todos los animales se diferencian por condiciones específicas, con esto no afirmo que efectivamente la homosexualidad sea una enfermedad o anormalidad del ser humano, pero a ciencia cierta no podemos, como especie humana, compararnos con el resto del mundo animal.

Aclaraciones finales

    • La homosexualidad no es una enfermedad: 17 de mayo de 1990 la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.
    • Nadie puede escoger ser homosexual, no tiene que ver con la crianza ni con el ambiente, no es porque de niño te influencio un personaje animado o por capricho de la persona.
  • El “poliamor” no es simple libertinaje; se necesita gran estabilidad emocional y mayor compromiso y comunicación con la pareja para que resulte de una manera exitosa, además no todas las personas serían felices en una relación poliamorosa, una vez más es cuestión de gustos.
  • Biológicamente naces hombre o mujer; los cromosomas si definen tu género, que tu identidad y expresión de género no corresponda a ello es algo completamente distinto, pero también debe ser respetado.
  • Es incorrecto decir “homosexuales y lesbianas”, una persona homosexual es aquella que le atrae su mismo sexo, sería redundante juntar las dos palabras en una misma oración, no lo hagan, por favor…
  • No hay pruebas de daño psicológico en hijos criados por parejas del mismo sexo; ni tampoco por parejas que tengan relaciones polígamas o poliamorosas, simplemente son modelos familiares diferentes a lo convencional, tal vez puedan generar algo de rechazo social por parte de otros niños, pero nada malo que tenga que ver en sí con la crianza de los padres.
  • Pueden existir malos padres independientemente sean una pareja homosexual o heterosexual, no siempre es una regla englobar toda una población en el mismo paquete.
  • Tu religión no te da derecho a discriminar, la mayor parte de discriminación viene dada por sectores religiosos. La religión tampoco debería ser un fundamento para regir las leyes, pues estamos en un estado laico donde todos tenemos el derecho de expresar nuestra fe y creencias como mejor nos parezca.

El símbolo de la diversidad sexual es un arcoíris debido a que es una amplia gama de opciones, las nuevas generaciones han estado mucho más tolerantes con estos temas, lo cual es maravilloso, pero la educación tradicional deja por fuera mucho contenido sobre la sexualidad que se ve reflejado en los argumentos que usan para expresarse sobre ciertas situaciones.

El respeto debe ser entre todos, vivir en armonía será posible cuando la educación sea consiente de toda la diversidad que existe, sin prejuicios, hablando siempre desde los datos que la ciencia siempre está ofreciendo y actualizando.

¿Tú qué piensas sobre este tema?, ¡tu opinión es importante para nosotros!, ¡comenta!, debatir ideas nos ayuda a expandir nuestras mentes a nuevas ideas.  

Ana Daniela Valero

Ana Daniela Valero

Venezolana. Protectora del medio ambiente. Amante de las artes y fiel fanática del universo geek.
Ana Daniela Valero

Latest posts by Ana Daniela Valero (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras