Tatra 603, una extraña belleza

Hace ya varias ediciones atrás hablé sobre un automóvil de extraña apariencia, de aspecto futurista que cuando fue fabricado rompió todos los paradigmas en cuanto a diseño automotriz, en ese momento hablaba del Tatra T87, diseñado por Hans Ledwinka. En ésta edición hablaré de un automóvil que llegó como sucesor del T87, de aspecto también futurístico y aunque no llegó a tener el reconocimiento que tiene el T87 es también un automóvil revolucionario que marcó una época y hoy por hoy es una interesante pieza de colección, sobre todo por su aspecto misterioso y porque aún cuando es una verdadera pieza de ingenio automotriz, al estar del otro lado de la Cortina de Hierro, lamentablemente es poco conocido, se trata del Tatra T603.

Un poquito de Historia

Para poder narrar la historia del T603, hay que retroceder un poco en la historia checoslovaca y de la marca Tatra. En 1946, el Partido Comunista Checoslovaco gana con trampa las elecciones para conformar un nuevo gobierno y tan pronto llegan al poder Tatra es nacionalizada, la compañía pasa a llamarse Tatra Národní Podnik. Checoslovaquia había caído bajo control soviético y los rusos desmontaron gran parte de la maquinaria de producción en Koprivnice, haciendo la tarea de producción más difícil durante algunos años. Hans Ledwinka, quien había sido Jefe de diseño de Tatra fue encarcelado injustamente por los comunistas, quienes lo acusaron de supuestamente colaborar con los nazis. No es la primera vez ni será el único ejemplo, muchos checoslovacos que confrontaron a los nazis, pero no del lado de los comunistas fueron considerados colaboradores de los nazis, lo mismo que quienes combatían a los nazis de la mano de los aliados, pero bueh… otra ambigüedad comunista. Lo cierto es que el cargo de Jefe de diseño en Tatra fue ocupado por Julio Mackerle, quien lideraría el trabajo de producción de post-guerra, el T87 seguiría en producción y con cambios hasta evolucionar al Tatra T600 “Tatraplan”.

En 1951 la producción del Tatraplan termina y Tatra no fabricará más automóviles para uso oficial, ni para los líderes comunistas checoslovacos ni para los de ningún país del bloque socialista, la imposición viene del Consejo de Asistencia Económica Mutua, una organización encabezada por la Unión Soviética y con el resto de Europa Oriental como miembros, ante el hecho de que técnicamente los automóviles checoslovacos eran muy superiores a los soviéticos y ante el temor de que los checoslovacos destronaran a los automóviles Zil y GAZ de fabricación soviética.  En 1954, como consecuencia de las muchas quejas de los altos cargos del Partido Comunista Checoslovaco, sobre la ineficiencia los automóviles de uso oficial importados de la Unión Soviética, Tatra obtiene de nuevo permiso para producir un automóvil de lujo.

Un nuevo comienzo


Inmediatamente se comenzó a planificar el nuevo proyecto de automóvil y se invitó a Ledwinka (que había estado encarcelado desde 1945) a revitalizar el negocio, pero se rehusó y el nuevo automóvil de “la escuela de Ledwinka” dicho en términos artísticos, fue desarrollado por gente que conocía su forma de pensar y de trabajar. El trabajo de desarrollo de éste automóvil comenzó de forma clandestina en 1952, František Kardaus and Vladimír Popelář, así que cuando en 1953 se autoriza la construcción de un nuevo automóvil, la propuesta de éstos dos caballeros llamada “Valuta” fue más que aceptada.

Uno de los problemas fue que el gobierno requería un automóvil con un motor Bóxer V8 de 3.5 litros ubicado en la parte trasera del automóvil y debía estar listo para presentarlo en 1954, el Valuta podía cumplir en casi su totalidad con esos requerimientos, casi, porque el motor de 3.5 litros era muy grande para el prototipo, afortunadamente un ingeniero de la fábrica llamado Julius Mackerle propuso un motor V8 refrigerado por aire con una cilindrada de 2.5 litros y con cámaras de combustión hemisféricas (Hemi), el mismo concepto que Chrysler desarrollaba en ése momento. Al motor le acompañaba una transmisión sincronizada de 4 velocidades, la palanca de cambios estaba en la caña de dirección para brindar más espacio en el asiento delantero. La combinación mecánica era fiable ya que era usado en los pocos ejemplares de carrera que la marca hacía, y no estaba nada mal en términos de prestaciones, un 603 podía alcanzar los 1710k/h. La directiva aceptó la propuesta con la condición de que el motor se desarrollara en un tiempo de 4 a 5 años. El primer prototipo del T603 se finalizará en 1955 y pasó por varias semanas de pruebas en túneles de viento, la propuesta del T603 incluía una aleta vertical, al mejor estilo del T87, pero al final el equipo de diseño decidió que la aleta rompía con la estética del diseño. Otra de las cualidades del nuevo automóvil sería su carrocería totalmente redonda y con 3 faros, el faro central giraría con la dirección, al igual que el prototipo del Tatra T-77 de los años 30. El prototipo del 603 tenía también el parabrisas dividido en 2, aunque posteriormente se decidió colocarle un parabrisas completo, fue presentado en la 2da Exhibición de Ingeniería en Berno en Septiembre de 1955, posteriormente se presentó en la Feria de Comercio de Berno en 1956.

 

Primer prototipo funcional del T603.

No era para todo el mundo

Finalmente luego de varios retoques, el automóvil estuvo listo para ser exhibido en el Auto Show Internacional de Gottwaldov, actual Zlin en 1955, el mismo año en que se presentó el Citroên DS, del cual aquí hablamos también en el pasado. En enero de 1956 la empresa decide que dará un T603 para la delegación checoslovaca que asistirá a los Juegos Olímpicos de Invierno en Cortina d’Ampezzo, siendo esa la primera gran presentación fuera del bloque socialista. En 1960 se va a presentar otro ejemplar en Nueva York, y esto llevaría a pensar que se trata de una campaña publicitaria del nuevo automóvil, pero no olvidemos que se trata de un país comunista, no se buscaba vender automóviles, sino hacer alarde de la tecnología checoslovaca, nadie, ni siquiera los ciudadanos checoslovacos podían acceder a uno porque venderlos era “caer” en el capitalismo atroz y salvaje que oprime a las mayorías en beneficio de un grupito en el poder, el 603 será entregado única y exclusivamente a los altos jerarcas del Partido Comunista checoslovaco… y a algunos directivos de empresas del estado… y a la policía secreta, pero a mas nadie! Finalmente en 1958 el gobierno comunista checoslovaco anunció que los vendería a los ciudadanos comunes quienes debían pagar por él $13,725, algo más o menos entre un Rolls Royce Silver Cloud y un Mercedes 300SL, así que camaradas: Formen una fila para llevarse su T603!

Pero nop…como era de esperar los checoslovacos comunes y corrientes no pudieron comprar el T603, sólo los altos jerarcas del Partido Comunista los disfrutaron, un tercio de los 20,422 ejemplares producidos en 20 años fueron adquiridos por distintos altos jerarcas de Partidos Comunistas en toda Europa Oriental, la única manera por la cual en Occidente se llegó a conocer (y no mucho) fue a través de varias embajadas, en donde éstos automóviles prestaban servicio a la delegación diplomática checoslovaca. En China algunos ejemplares rodaron al servicio también de jerarcas comunistas y en Cuba hay uno propiedad de Fidel Castro, que incluso se dice que tiene instalado un sistema de aire acondicionado. No por nada uno de los nombres que rondaban en la mente de los directivos de la empresa para el nuevo automóvil, era Diplomat.

Tatra 603-1, característico por sus 3 faros, es el que en menor cantidad se produjo.

Su evolución

El Tatra 603-1 se mantenía produciendo exactamente igual desde 1955 y para 1962 finaliza su producción con 5972 unidades construidas. Desde 1960 comenzaron a buscarse líneas nuevas para darle un nuevo aspecto al T603, hubo 2 prototipos con líneas similares a la primera serie, pero más modernizado que no gustó, otro prototipo era más cuadrado y la parte trasera del techo caía de igual forma que lo hacía el Citroên Ami6, al final los diseñadores de Tatra decidieron no darse mala vida y presentan en 1962 el 603-2, cuya gran diferencia del modelo anterior es que el nuevo tenía 4 faros totalmente descubiertos, el primero tenía 3 protegidos por 3 piezas de vidrio. Otro cambio en éste modelo es el tablero de instrumentos que fue modernizado, la separación de la rueda trasera se amplió por 55 mm y el motor fue modernizado. Para 1966, el automóvil tiene un sistema de frenos más eficiente con discos en las 4 ruedas, mientras que en 1967 la altura de la ventana del frente fue ampliada por 66mm.

Tatra 603-2, los 3 faros son reemplazados por 4, visualmente una de las pocas diferencias del 603-1

 

Ésta serie dejará de producirse en 1968, cuando es reemplazada por una nueva serie de 603 que aunque Tatra identifica como 603-2 II, en el mundo de los coleccionistas se le conoce como 603-3, con la intención de diferenciarlo de su antecesor, tomando como referencia los cambios estéticos y el año en que se comenzó a fabricar. Éste modelo es para muchos el más bello de las 3 series, destaca su nuevo diseño de frontal en el que los 4 faros se separan y entre ellos se ve el logotipo de la marca y el serial 603. En los extremos del parachoques se colocan luces especiales para neblina, además el cinturón de seguridad se coloca como equipamiento standard en los asientos delanteros. Este segundo modelo dejó de ser producido en 1975 con 14450 unidades construidas.

 

Tatra T603-2 II, también conocido como 603-3, hay más distancia entre los 4 faros.

Una particularidad que tenía Tatra con los 603, era el establecimiento de la política de “renovación de la flota”, que consistía en que aproximadamente cada 7 años los Tatra regresaban a la planta de Pribor para ser “repotenciados”, esto implicaba cambio de motor, carrocería o cualquier pieza desgastada, consecuentemente los cambios modificaban de forma total el automóvil, por eso es común ver el chasis un 603-1 con carrocería, platinas, micas o motor (o todas) de un 603-2. Éstos cambios dificultan muchísimo a los coleccionistas actuales hacer un seguimiento “efectivo” de la historia de cada 603, a menos de que tenga alguna relevancia histórica que conllevara a su preservación en algún museo.

También ganó competencias

Esto es lo más curioso, un automóvil de lujo, destinado a los jerarcas más pesados del Partido Comunista checoslovaco que además compitió con carreras internacionales, inicialmente las instituciones oficiales checoslovacas estaban en desacuerdo, pero luego accedieron, sobre todo por el hecho de que Skoda (el otro gran fabricante checoslovaco) había sido autorizado a competir. Los 603 compitieron en 72 carreras, 24 de ellas carreras internacionales, en donde alcanzó 60 primeros lugares, 56 segundas posiciones y 49 terceros puestos.

Tatra 603 de competición.

El 603 es un súper valioso ejemplar de colección, de producción reducida, con historia, además de eso es misterioso pero bello y al mismo tiempo todavía sigue siendo accesible como pieza de colección, es sin duda un automóvil que puso en alto la calidad de la tecnología checoslovaca en los años 50 y 60. Quien tiene uno de esos hoy en día tiene una joya automotriz que además es fiable, es simplemente encender y arrancar y si preocupan los repuestos, no es tan serio, existen varios clubs a nivel mundial que siempre pueden orientar para conseguir las piezas y partes de un automóvil que realmente no es que falle mucho. Quizás lo único que a mucha gente no le gusta es el hecho de que el automóvil esté ligado al régimen comunista checoslovaco y a los servicios de seguridad checoslovacos, con respecto a eso, citaré las palabras de un caballero llamado Karel Rosenkranz, historiador especializado en automóviles y ex empleado de la empresa Tatra, quien decía:

”Los mercedes, BMW o Audi tampoco tenían la culpa de haber sido utilizados a lo largo de su historia por algunas personas de mala reputación, como Hitler, por ejemplo durante la guerra, y quien sabe quién más. Así el Tatra 603 llegó a tener mala reputación, lo que a mí siempre me ha molestado”.

Yo concuerdo con él, el carro no tiene la culpa, no sé ustedes, pero yo quiero uno.

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Latest posts by Michel Rodríguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras