¿Es el Ávila un volcán? Y otros mitos sísmicos

Ya parece una mala costumbre de los seres humanos inventar cuentos fantásticos para explicar (o justificar) los fenómenos presentes en la naturaleza (sobre todo aquellos que son destructores), aunque la ciencia no tiene todas las respuestas ya podemos confirmar que no todas las calamidades ocasionadas por la naturaleza tienen un origen fantástico o sobrenatural.

En la era actual, gracias a las maravillas de la tecnología y el internet, las mentiras científicas se esparcen como un cáncer en el imaginario colectivo, y los terremotos no están exentos a esta gran red de mitos.

Desde la antigüedad existen mitos sobre sismos en Venezuela, algunas poblaciones pensaban que una gigantesca serpiente yacía debajo de la tierra y cuando esta se movía hacía vibrar la corteza terrestre, aunque ya no se dice esto existen otros dichos populares que muchas personas defienden como que si se tratara de una realidad comprobada científicamente, los cuales serán explicados más adelante.

Primero que nada es importante explicar cómo ocurren los sismos, para ello les proporciono este video informativo.

Ahora sí ¡comencemos!

#1: “¡Lo dice la cadena de Whatsapp!, ¡¡el fin se acerca!!”

No lo dice nada más la cadena de Whatsapp, sólo hace falta escribir la palabra “mega terremoto” en Youtube o Google para encontrar una cantidad infinita de información que dice que según “renombrados centros sismológicos” un megaterremoto está próximo a ocurrir.

Luego de ocurrir un movimiento telúrico importante en el mundo, (más rápido si se siente en Venezuela, especialmente en Caracas)  automáticamente aparecen cadenas de Whatsapp advirtiendo que “UN TERREMOTO OCURRIRÁ EN LAS PRÓXIMAS HORAS A CARACAS, ¡¡OH DIOS DUERMAN CON ROPA!!, lo dicen los sismólogos de la UNAM, ¡estén alertaaa!”, por ejemplo con los sismos de la pasada circulo una cadena advirtiendo que en las próximas 48 horas “tsunamis azotarían las costas de Venezuela”… ¡Lo dice un centro sismológico cuyo nombre está escrito en inglés! ¡Debe ser verdad!

¿Usted piensa que si se pudiera predecir un sismo destructor lo anunciarían por Whatsapp?, ¿De verdad cree que si un centro sismológico de gran importancia en el mundo hace un descubrimiento de tal calibre le alertará al mundo por medio de Whatsapp?

Es imposible saber cuándo ocurrirá el próximo sismo destructor, a pesar de que existen propuestas como el estudio del comportamiento animal, hasta la fecha no se ha logrado predecir un sismo con exactitud y con el tiempo suficiente como para preparar a la nación. También exisen estudios en cuanto a la probabilidad de sismos basados en la recurrencia de los mismos en el pasado,  de igual manera sigue siendo un procedimiento impreciso,

“Pero Ana, dicen que cada 50 años tiembla en Caracas”, Si, lo que pasa es que  esas son meras estadísticas, ningún otro estudio científico garantiza que pudiera ocurrir en este lapso de tiempo.

En este mismo orden de ideas que  un mega sismo sacada  otro lugar del mundo no quiere decir que ocurría un sismo en Venezuela, las placas tectónicas se mueven independiente una de la otra, incluso siendo la misma placa, las fallas se mueven cada una por su lado.

Lo único que se sabe con seguridad es que un terremoto destructor ocurrirá, lo que no se sabe es cuando será.

#2 “En Venezuela no pueden haber tsunamis”

La historia del país deja en evidencia que efectivamente puede haber tsunamis en Venezuela, en los años 1530, 1853, 1900 y 1929 tsunamis azotaron las cosas venezolanas por sismos ocurridos en las costas de la nación. El hecho de que sean poco frecuentes no significa que no puedan ocurrir.

Es importante aclarar que  los tsumanis pueden ocurrir incluso por vías externas (terremotos, meteoritos o explosiones en el mar, erupciones de volcanes submarinos) de hecho en el año 2015 se reportó una alerta naranja de tsunami debido a la actividad del volcán “The Kick ‘em Jenny” el cual se encuentra bastante cerca las fronteras de Venezuela.

#3 El triángulo de la vida

Es una teoría creada por Douglas Copp dicta que cuando un edificio colapsa, los objetos en su interior son aplastados por el peso del techo que cae. Sin embargo, alrededor de cada uno de dichos objetos quedan espacios vacíos; estos espacios son denominados “triángulos de la vida”, propuestos como el sitio recomendable durante un terremoto para sobrevivir.

Esta teoría se ha vuelto bastante popular y se extendido rápidamente en el pensamiento colectivo pero lamentablemente no está debidamente fundamentada y ha sido rechazada por los expertos en el tema, es impredecible establecer en qué dirección colapsará un edificio, por lo tanto el Triángulo de la vida no garantiza nada. Lo más recomendable es que las personas se alejen de ventanas, de los objetos colgantes y sobre todo, guardar la calma.

También se ha demostrado que objetos como escritorios y mesas pueden soportar el peso de grandes objetos, incluso en el terremoto de Cariaco de 1997 las mesas de la escuela que colapsó soportaron el peso de las redes, salvándole la vida a algunos estudiantes que les dio tiempo de escapar.

#4 “Un sismo de intensidad 7,5 en la escala de Ritcher”

Debido a que es un error común que incluso en medios de comunicación es importante explicar este punto, primero porque ya no se utiliza la escala de Ricther desde hace un buen tiempo.

Segundo, la intensidad es una medida que se utiliza para medir los daños, la escala que mide a un sismo es magnitud que hace referencia a la cantidad de energía liberada.

La magnitud se mide actualmente con “mw” la cual es la escala sismológica de magnitud de momento, es una escala logarítmica usada para medir y comparar terremotos.

#5 “Cuando hace calor tiembla”

La actividad sísmica no tiene nada que ver con la actividad atmosférica, lo que pasa para la tierra para abajo no tiene nada que ver con lo que pasa con la tierra para arriba. Este mito probablemente se originó porque cuando ocurrió el sismo de 1967 en Caracas fue un día bastante caluroso.

Si fuera cierto que las condiciones atmosféricas tuvieran algún efecto en las sismicidad de una región los Andes (la zona más fría de nuestro país) nunca temblara y en el  Zulia siempre temblara, lo cual sabemos perfectamente que no es así.

#6 “¡El Ávila es un volcán!”

Las fallas geológicas presentes en Venezuela impiden la formación de volcanes, (lamento aguarles la fiesta), por lo tanto en el país no existen volcanes.

Este pensamiento es muy antiguo, puede estar alimentado por la forma que posee la montaña y a otros acontecimientos históricos como por ejemplo un explorador ingles que subió al Ávila y cuando llegó a la cima decidió anunciar aquella llegada y decir ¡HEYY NO HAY PELIGRO ESTOY AQUÍ” con la brillante idea de llamar la atención con la explosión de unos cohetes, la gente interpretó aquellas explosiones como que si el Ávila estaba empezando a hacer erupción.

De igual manera exploradores también encontraron en la montaña minerales similares al azufre (material que sólo se da en la actividad volcánica) por lo cual muchos concluyeron que se trataba de actividad volcánica, al final se confirmó que no se trataba de azufre.

¡No te dejes llevar por los rumores!

Agradecimientos a Gloria Romero (Sismóloga), José Antonio Rodríguez (Geólogo) y la Fundación de Investigaciones Sismológicas (Funvisis).

Ana Daniela Valero

Ana Daniela Valero

Venezolana. Protectora del medio ambiente. Amante de las artes y fiel fanática del universo geek.
Ana Daniela Valero

Latest posts by Ana Daniela Valero (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras