Prohibido odiar

Todo lo que incentive al odio será penado, pero ¿de dónde viene el odio? ¿Se puede controlar prohibiéndolo? ¿Cómo tipificar en el código penal un sentimiento? ¿Con qué basamento legal se establece que conductas derivan o no del odio?

El odio es un sentimiento y como tal es humano, y si bien la invitación es a no dejarse apoderar por él, sólo  existe una vía para contrarrestarlo y no es otra que el amor, solo el amor quita lo que no es amor.

El odio como sentimiento se puede originar básicamente por los siguientes  motivos:

  • Sentir que alguien nos daña o daña a alguien que amamos
  • Sentimientos de inferioridad o baja valoración personal que origina envidia hacia quien creemos que poseen más que nosotros
  • Prejuicios

En Venezuela este sentimiento se ha exacerbado originalmente por la creación de una conciencia colectiva de envidia donde se dijo que el que más tiene es un peligro, es el enemigo, es decir, en lugar de estimular una conciencia de prosperidad y logro se generó odio entre clases sociales independientemente del esfuerzo de quienes en su momento habían podido adquirir más pasando de ser figuras inspiradoras de progreso a una suerte de demonios malvados que hay que destruir y nunca imitar porque ser rico es malo.

Desde ese momento y con la generación de discursos ofensivos, este sentimiento ha ido creciendo y un pueblo que se caracterizaba por un espíritu de hermandad comenzó a desarrollar aversión hacia el otro, donde además el pensar diferente se transformo en piedra angular de las más terribles ofensas, y desde allí la ola del odio comenzó a apoderarse del corazón de muchos venezolanos.

Ahora se establece una ley contra el odio como medio para la paz y el amor desde un ángulo represivo donde quien no cumpla será castigado con prisión, lo cual me genera una serie de interrogantes:

  • ¿Quién define que una conducta emana del odio o es producto de una catarsis
  • ¿Cómo se exige no sentir odio si quien lo exige no es precisamente un modelo a seguir? Es algo así como el padre que les dice a sus hijos que no fumen mientras sostiene un cigarrillo que está fumando.
  • ¿Hasta dónde será limitada la libertad de expresión?
  • ¿Qué se plantea ante el genuino sentimiento generado en quienes no pueden ni comer o comprar medicinas arriesgando su vida y la de los suyos pero que a cambio deben sentir y expresar amor o por lo menos no chistar ante lo que pasa?

Los sentimientos son como el agua, a veces en calma y a veces descontrolados, pero deben ser estimulados no reprimidos porque aquello que se reprime tarde o temprano estalla de una forma probablemente sorprendente y enferma además, de modo que me parece un absurdo el crear una ley que intente inhibir la emocionalidad de seres humanos cuando lo que debiera hacerse es modificar los elementos disparadores de odio para desde allí generar emociones de amor, de hermandad, de paz.

 

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Latest posts by Liliana Castiglione (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras