Un milagro para Navidad

Quiero plasmar en estas líneas con humildad y con gran esperanza mi deseo para esta Navidad que estoy segura que es compartido por muchos venezolanos, quiero pedir un milagro para navidad porque es tan complejo de lograr que de ocurrir sin duda alguna podría ser calificado como un milagro, y con el permiso de los lectores lo haré como me dicta mi corazón y de la misma manera como se nos enseñó desde niños a muchos de nosotros, con una carta al niño Jesús.

Querido niño Jesús:

Vivimos en Venezuela horas profundamente oscuras, la desesperanza, la rabia, la angustia y la impotencia se han apoderado de la mayor parte de mis hermanos, y otros viven una suerte de lavado cerebral donde se han acostumbrado a que esta propuesta comunista que nos ha destruido es la más adecuada, alimentado en base al odio sembrado a lo largo de los años donde en vez de estimularlos a surgir los han alentado a pensar que los que más tienen son los enemigos y por lo tanto es maravilloso arrastrarlos al lado de la pobreza sin ver como quienes los dirigen se han transformado en personas con un nivel de abundancia económica grosera y de orígenes poco honestos.

Mueren mis hermanos venezolanos por dolor, por angustia, por hambre, por falta de medicamentos , por la delincuencia , ante la mirada del mundo que dialoga sin llegar a soluciones o acciones que realmente sean efectivas, solo quedan promesas, mensajes que invitan a tener fe o paciencia donde dicen que tu tiempo es perfecto pero ¿sabes? No disponemos de mucho tiempo por lo apremiante de la situación y para muchos podría decirte que ese tiempo se limita a horas…

En esta Navidad por otra parte muchas familias no podrán reunirse porque se han desmembrado, hijos sin sus padres, parejas separadas, hermanos, amigos disgregados por el mundo y muchos de ellos humillados por el rechazo de los habitantes del país donde decidieron ir, donde nos hemos transformado en extranjeros de otras tierras pero peor aún, extranjeros en la nuestra.

Hoy te imploro de rodillas toda tu compasión para esta tierra que me vio nacer y te pido un milagro para Navidad, el milagro de los valores reinando en mi país, de la justicia, de la meritocracia en lugar de la mediocridad, de la productividad en lugar de la dependencia, de la democracia en lugar de esto que ya no se como llamar, del amor a los intereses patrios más que a negociaciones que benefician a bolsillos personales, del rescate al amor entre los venezolanos en lugar de los insultos y la rabia que parece reinar, de las oportunidades para que cada quien pueda generar sus recursos y poder adquirir lo que necesita más que ser mendigos de quienes nos azotan, de la reunión con los seres queridos más que de la separación.

En esta Navidad mi niño Jesús yo te imploro en mi nombre y en el de los venezolanos que nos hagas sentir tu profundo amor con un milagro, te necesitamos.

 

Gracias

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Latest posts by Liliana Castiglione (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras