Las Tertulias

¿Dónde radica la importancia de la comunicación artesanal?, tal vez no habías escuchado este término antes, esto es debido a que no ha sido desarrollado, pero a lo que nos referimos con “comunicación artesanal” es, precisamente, a esa forma de comunicarnos que viene hecha a mano, es decir, sin intervención de ninguna maquinaria o elaboración tecnológica; es a partir de aquí donde retomamos nuevamente la pregunta: ¿por qué sería importante expresarnos ante otras personas sin nada más de por medio que nosotros mismos?

Ciertamente los aparatos tecnológicos cumplen muchas funciones útiles en la vida contemporánea, nos permiten adentrarnos en una nueva forma de vida que nos ha llevado a experimentar amplia gama de novedades, enriquecedoras y provechosas; también es cierto que el principal uso de estas tecnologías en la cotidianidad de un individuo es la distracción, simplemente librarnos del tedio, un atajo del aburrimiento. Consumimos contenido para no tener que lidiar con lo que nos incomoda, parece, entonces, que todo marcha maravillosamente puesto que para cualquier asunto, la tecnología no has brindado una solución, ¿no es así?

Ahora, como la intelectualidad humana es uno de los regalos más maravillosos con el que podemos contar, viene impreso en nosotros y por lo demás nos corresponde desarrollarlo, procedamos a aplicarle para dar diferentes tonos de perspectiva a esta realidad. Podemos decir, de esta manera, que aburrirse es necesario para un individuo y por lo tanto, la ausencia de ello genera una encrucijada compleja y desagradable en él. El aburrimiento resulta el inicio de lo desconocido, o mejor dicho, de lo por conocer, es la chispa que enciende el motor de la creatividad; para que las sociedades puedan re-pensarse, re-crearse, re-vivirse, es necesario que cuenten con individuos que disfruten de incomodarse (mas no de lo que los incomoda), capaces de entrar en conciencia de la molestia y saber darle soluciones por medio de la acción, en lugar de ignorarle. Eso es algo que no ofrece el muro facebook ni los likes de instagram.

Actualmente, un niño aburrido resulta un crimen, el aparatico distractor hace su aparición como medicamento entonces, pero ¿realmente es medicina? Un niño aburrido es, visto de otra forma, una potencia en acción, un ser humano que se acostumbrará desde la mejor y más temprana etapa de su vida, a generar transformación y creación, con el tiempo el aburrimiento no será algo qué matar sino la señal de impulso para comenzar algo nuevo. ¡Maravilloso!

Al dejar descansar los sentidos caemos en cuenta de los profundos y melancólicos momentos que hacen grande a la existencia, es en la quietud donde aprendemos a dominar la ansiedad, es desde el interior que se logra reproducir la paz hacia el exterior y es partir de la calma que tomamos conciencia de lo importante que resultan las conversaciones, con nosotros mismos y con los demás, conversaciones cara a cara, reflexiones honestas. Hoy día es bastante común que, en ocasiones, una persona diga a otra por vía chat algo que jamás se atreverían a decirle de frente, esto se debe a que por medio de la burbuja del chat no se expresan miradas ni sentimientos que sí están presente en los ojos; dos factores operan en este hecho, uno es que la pantalla invisibiliza la humanidad del interlocutor y por ende, lo que éste pueda sentir nos importa un tanto menos, lo segundo es el evitar la realidad de ver reflejadas en otra persona expresiones a las que no queremos enfrentarnos.

Pero lo cierto es que ninguna cosa grande fue lograda sin valentía y que el reconocimiento de otro individuo como un ser humano que siente, que piensa que late, nos ayuda en el reconocimiento y la aceptación propia, pues el crecimiento individual tiene una correlación directa con la forma en la que nos desenvolvemos ante las circunstancias, ante el mundo exterior y ello es un ciclo que constantemente se retroalimenta. Esto es la comunicación artesanal, hombres y mujeres de barro y sangre mucho antes de los chips y las apps, con esto no hacemos referencia a que deba eliminarse todo el aparataje tecnológico, sino tener conciencia de que la humanidad, como ser sensible, capaz, creador, está primero, no desde lo material precisamente, ni desde lo individual.

Entonces, palabras más palabras menos, la comunicación artesanal, los espacios para las conversas, los café a inicio de la mañana o a golpe de la tarde, tiene como base más que palabras sentimentalistas, existe un fundamento para su existencia y en ella una clave para la sociedad.

Barbara Uzcategui

Barbara Uzcategui

Equipo de Tribus Café Cultural. Café para pintar los sueños, tejer las ideas, escribir los días. Estamos ubicados dentro de la nueva sede de la Galería de Arte Nacional.
Redes sociales:
Instagram: tribuscafecultural
Twitter: @tribuscafe
Barbara Uzcategui

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras