*Recopilación de artículos especiales, basados en la experiencia y observación de artistas que transitan por Tribus Café Cultural.
Si fuese posible otro Círculo de Bellas Artes*: Teatro

Artículos inspirados en distintas tertulias llevadas a cabo con artistas que residen en Venezuela y que se mantienen activos con proyectos en la actualidad; los mismos se alinean en la idea de lo que fue el Círculo de Bellas Artes y sus resultados socioculturales dentro de la respectiva época. A continuación, se presentan fragmentos de las conversaciones sostenidas.

Relajado y sencillo, tal como se conoce a sí mismo, Gustavo Rengel disfruta de la vida asegurando que de todo se aprende; actor egresado del Rajatabla, TSU en producción audiovisual y estudiante congelado en la carrera de comunicación social. Se complace no solo de hacer teatro y audiovisuales, sino también de ser un espectador más entre la multitud.

De niño no tenía conexión alguna con las tablas, todo era fútbol, lo que le permitió pasar una temporada en Brasil; su infancia se desarrolló en Montalbán y Catia, sus primeros trabajos nada tenían que ver con el mundo artístico. Actualmente ha fundado Engrane Teatral, un taller de teatro experimental que opera en el Galpón de San Fidel, el motivo del nombre de este proyecto -que surge a raíz de una época en la que no tenía trabajo pues no lo llamaban de ninguna parte, lo que le llevó a sentirse muy mal actor-, en sus propias palabras es que “todo en mi vida se ha ido engranando para que resulte”, y es así como echa el cuento con la taza de café frente a él.

Ha hecho talleres en el TET, de los que le marcó mucho el aprender a “volver a ser niño jugando”, se ha dado cuenta de que el carisma y la amabilidad es esencial. Gustavo salta de un tema a otro y desde este lado vamos atajando sus historias para zurcirlas en este artículo, mientras él, inevitablemente, expone su emoción por contar, a nosotros, al viento, a quien sea, todos las cosas que ha podido ir llevando a cabo este último tiempo con el poco presupuesto que le llega. “Acabo de comprar unos bombillos para el Galpón justo ahorita, fui preguntando de tienda en tienda y finalmente conseguí unos que estaban mucho más baratos”, así es como han logrado mantener en pie muchas cosas, a punta de convicción, “soy muy planificador y me gusta cumplir con lo que me planteo”.

Además de hacer teatro también es animador y modelo, trabaja en el desarrollo del programa Recreándola, que se transmite por Ávila TV de lunes a viernes a partir de las siete de la noche, la intención de este espacio está bien definida: utilizar la oportunidad para abrir camino al talento nacional emergente del medio artístico, “es un modo de apoyar, de hecho, a las personas que uno ha conocido y que tienen buenos trabajos, utilizando las herramientas que tenemos a nuestro alcance. Al final es como una cadena de favores, yo creo mucho en eso, haciendo el bien logramos multiplicarlo y encontrarlo de nuevo”. Anterior a ese programa televisivo trabajó en otro llamado Escena Cultural, en cual, entre otras cosas, realizaban micro entrevistas a quienes salían de los teatros saciados de alguna puesta en escena. Durante ocho años formó parte de la revista digital Corriente Alterna, entró como pasante y salió como director. Con veintisiete años tuvo ya la oportunidad de realizar un corto llamado La última voluntad -el cual puede encontrarse en youtube-, con el cual ganó dos premios en el Festival Valle Vivo como mejor cortometraje y mejor elenco, “fue un elenco fantástico; siempre menciono a mi elenco porque fue gracias a ellos que todo salió, son excelentes”. En estos momentos se encuentra desarrollando un segundo cortometraje, en el que destaca como guionista, productor, director y actor, porque a última hora quien realizaba el personaje principal se fue del país.

Además de tomar las riendas artísticas por sí mismo con proyectos personales, ha trabajado junto a otros quienes lo inspiraron en su carrera. “He tenido la oportunidad de estar con ‘duros’, personas de mucho conocimiento y de las cuales aprender para, a partir de sus enseñanzas, construir algo”. Actuó en el cortometraje Seis son multitud, el cual pretendía ser una película llamada Relatos Íntimos pero que finalmente no se dio; de vez en cuando trabaja en comerciales para la televisión y como modelo, ya sea para pasarelas o para trabajos con profundidad artística. Menciona que el haber hecho vida en los salones Garbo and Class como aprendiz y profesor le abrió las puertas a muchas oportunidades.

De las experiencias que más le llenaron habla sobre su participación en Noche de cortos por un libro, evento en el que el público puede disfrutar de una selección de cuatro cortos, siendo la donación de un libro el costo de la entrada, la literatura recogida de este evento va destinada al proyecto Probien. Así mismo rememora cómo tuvo la oportunidad de comenzar el montaje de su corto actual, “salió por un patrocinio, un amigo me entregó 20$ para el proyecto a finales del año pasado, lo que me permitió  hacer un montón de cosas para entonces”.

“Me siento muy involucrado con el Círculo de Bellas Artes cuando pienso, especialmente, que congelé mi carrera porque las exigencias de la academia, en este momento, en realidad estaban deteniéndome, y he llegado a la conclusión de terminarla en un futuro solo por el papel. Pero definitivamente ese intercambio de saberes y de talentos que parte desde uno mismo, me genera admiración, fueron optimistas y no se rindieron, ellos iban resteados con una misión y una visión, la de hacer arte y país en ese momento. Yo siento que es lo que hace falta, rescatarlo y unirnos. Creo que estamos en una época donde eso se va a retomar, hay cosas que son cíclicas, incluso lo que estamos viviendo se debe a ello, a procesos cíclicos.

Pero si pienso en un Círculo no pienso en el viejo, sino en lo que está sucediendo ahorita mismo. Es cierto que no se conoce al respecto, pero se debe también al asunto de que no se dan oportunidades a nuevos talentos, eso debe de cambiar. Ahorita hay mucho talento que se ha ido, es verdad, pero también quedan muchos aquí, tal vez incluso más de los que se han ido, lo que pasa es que los que están afuera se unen y hacen más buya, los hashtags los unen (risas), ‘#venezolanosenelexterior’, pero no hay alguno que diga ‘#venezolanoshaciendocosasenvenezuela’. Hay que armar nuestro show, yo lo hago con Engrane, se trata de eso, de unirnos, por eso nuestra convocatoria es a todo tipo de talentos, se trata de dar y recibir conocimientos, lo que nos ha permitido, incluso, organizarnos para adquirir insumos necesarios, como por ejemplo medicinas”.

Podemos asegurar que podrían pasarse horas y horas de café al sentarse en una mesa con Gustavo, a quien se le vienen tantas cosas a la cabeza y tantas personas cuyos talentos tienen la capacidad de lograr tanto, a su consideración. Allí mismo se emociona y se llena de esperanza. Su apreciación personal de la vida es un discurso que se correlaciona directamente a su actitud, sencillamente ha decido utilizar los medios a su alcance para multiplicar el trabajo. Antes de despedirse comenta que ha llegado a la conclusión de que las artes deben unirse a las redes y la web, lo que él llama “artistas de la comunicación, pa que la máquina ande durísimo”.

Fin de la tertulia.

(Texto tomado de los pensamientos y palabras del actor de teatro -entre otras cosas- Gustavo Rengel)

Barbara Uzcategui

Barbara Uzcategui

Equipo de Tribus Café Cultural. Café para pintar los sueños, tejer las ideas, escribir los días. Estamos ubicados dentro de la nueva sede de la Galería de Arte Nacional.
Redes sociales:
Instagram: tribuscafecultural
Twitter: @tribuscafe
Barbara Uzcategui

Latest posts by Barbara Uzcategui (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras