El equilibrio mental de los venezolanos

Cada vez más se evidencian personas con desajustes emocionales debido a las condiciones que tienen que enfrentar en nuestra golpeada Venezuela, condiciones que no son imaginarias o sobrestimadas sino totalmente reales entre las que podemos mencionar:

  • La desesperanza reina en el ambiente, al punto que cada vez que pareciera presentarse una noticia positiva, casi de inmediato es contrarrestada por otra que indica que la primera pierde validez.
  • La adquisición de insumos para la vida se ha tornado una tarea titánica, un juego de malabares donde mantener el equilibrio es casi una obra de magia y no pareciera haber ingreso suficiente para afrontarlo.
  • El temor a enfermarse invade con la certeza de no saber que hacer si esto ocurre no solo por la carencia de medicinas sino también por el costo de las mismas en caso de encontrarlas
  • El odio y las amenazas proferidas a quienes piensan distinto por parte de quienes ostentan el poder incrementan aún más los sentimientos de tristeza y rabia.
  • El temor a salir a la calle es ahora una constante, no falta quien sale después de todo un ritual de encomendarse a Dios esperando que nada les pase y agradeciendo el haber llegado a casa, aunque en ocasiones ni en el hogar se siente seguridad
  • El inmenso dolor de las familias hoy separadas donde no se tiene la certeza de si volverse a ver será posible e incluso ese dolor de vivir el fallecimiento de un ser querido y no poder estar presente por la distancia geográfica.
  • Quienes tienen vehículo asumen con dolor que ya no pueden cubrir los gastos de reparación y ni siquiera de mantenimiento porque hasta un cambio de aceite se ha tornado inmanejable.
  • Los que utilizan servicio público ven desaparecer una parte importante de lo que ganan en el mismo a la par del miedo de ser atracados en la unidad.

Y así podemos mencionar más elementos que nos hacen percibir esa sensación de amenaza constante que dispara el stress y con el la ansiedad, y con ellos diferentes desajustes mentales por lo sostenido de la situación.

Ante este escenario hay algo que no te puede ser arrebatado y ese algo es la FE, no importa lo oscuro que esté el panorama afuera, siempre puedes mantener tu luz interna encendida, creer profundamente que después de la tormenta vendrá la calma, ponerte creativo para bandear lo mejor posible lo que sucede, encontrar nuevos caminos, ayudar al prójimo porque no solo es un acto que acaricia el alma sino que es fundamental entender que mientras más adversa una situación más unión se requiere.

Pase lo que pase hermano venezolano, no cruces la línea, mantente firme, resiliente, no te entregues porque si te abandonas puede que no haya marcha atrás; y, de ser necesario, de sentir que no puedes solo, recuerda apoyarte en gente querida y buscar ayuda profesional.

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras