Madres Venezolanas 4X4

Con ocasión de la celebración del día de la madre, hoy quiero rendir homenaje a estas valientes madres venezolanas que no solo enfrentan una situación cada día más compleja sino que además se espera de ellas que sean fuente de inspiración y contención para el resto de la familia.

Para ello me permito pasearme por el concepto de Resiliencia, término derivado de la Psicología positiva y que se refiere a la capacidad de enfrentar situaciones adversas y superarlas saliendo fortalecido de las mismas.

¿Cómo pueden las madres venezolanas ser resilientes?

En la mayoría de los hogares venezolanos, es la madre quien actúa como soporte emocional de la familia y, en muchos casos también es el soporte económico donde incluso un gran número de ellas manejan sola la crianza de sus hijos.

Son estas madres quienes tienen que enfrentar un nivel de gastos que supera en gran medida los ingresos, hijos que se han ido del hogar buscando un futuro que no ven en su tierra generando el dolor que produce el abandono del nido, hijos que han sido encarcelados e incluso muertos por pensar distinto o por delincuencia, situaciones de depresión en miembros de la familia que no saben cómo manejar, enfermedades que no se pueden atender.

Debido a esto es fácil caer en la tentación de la depresión y la queja pero, ¿es este el camino?

Las quejas y su resultado:

Estar desde la queja es aceptar el papel de víctima, la resignación que proviene del convencimiento de que no hay nada que hacer más allá que sufrir y, desde allí vamos como alma en pena contándole al otro lo mal que nos sentimos y lamentando todo lo que pasa, buscando quizás un consuelo o compartiendo con otros sus otras o iguales quejas.

¿Qué se resuelve con eso?

¡Nada!, incluso, desde la queja es sencillo deprimirse y si las quejas son sostenidas de igual forma será la depresión y la tristeza, y desde allí la complicación a nivel de salud está a un paso, es el terreno fértil de un gran número de enfermedades.

¿Qué hacer entonces?

La resiliencia es el camino, esa que proviene de la certeza que SI SE PUEDE, que SI PODEMOS, que ante cada situación, por muy compleja que sea, hay varios caminos posibles de solución, caminos que solo pueden ser encontrados desde una actitud positiva, desde a FE.

Una persona inspirada, automotivada puede lograr cosas que alguien desde la tristeza no lograría, puede encontrar oportunidades donde otros ven problemas.

No quiero con estas líneas restarle peso a la complejidad de lo que nos ocurre, sino muy por el contrario, desde el entendimiento de lo que acontece en el país entender que hoy se requiere, sobre todo de las madres, que hagan gala de ese talento de guerreras, de 4 x 4, de esa fuerza que sale del alma y que es producto del  inmenso amor que se siente por los hijos, por la familia.

Madres venezolanas, no es momento para caer, somos nosotras las llamadas a ser más fuertes, a inspirar a otros, a parir una generación para el cambio, donde los valores sean la prioridad a transmitir, donde la ayuda al prójimo sea nuestra consigna, donde dar palabras de aliento sea nuestra bendición.

Venezuela es mujer, y es madre, la gran madre que se alimenta de cada una de nosotras; Venezuela nos necesita hoy más fuertes e inspiradoras que nunca.

Feliz día de la madre mis guerreras.

Liliana Castiglione

Liliana Castiglione

Psicóloga. Magister en relaciones Industriales mención Recursos Humanos. Conferencista.
Autora del libro "Amores en tiempos de Internet"
Liliana Castiglione

Latest posts by Liliana Castiglione (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras