Economía para la gente
Del rol del emprendedor y el mercado (II)

Información imperfecta y descentralizada

El emprendedor tiene que tomar todas estas decisiones de inversión y producción en ausencia de conocimiento e información perfectos.

Un aspecto importante a considerar es la característica de descentralizados que tienen la información y el conocimiento. Nadie tiene la información y/o conocimiento absoluto de todo en la vida; sólo Dios. Nosotros las personas, tenemos conocimiento limitado e información limitada de los temas en la vida. No sabemos, ni podemos saber, dado nuestro limitado cerebro humano, nuestra limitada inteligencia y capacidad, todo de todo en la vida. Nos especializamos en ciertos temas y sufrimos de lo que se conoce como la ignorancia racional: racionalmente decidimos especializarnos en algo, y dejamos de conocer a profundidad otros temas. Por lo tanto, el conocimiento está disperso. No hay manera, humana, de tener el conocimiento y la información presente, y menos la futura, absolutos de un tema en la vida. Y por esta realidad es que nos necesitamos unos y otros, somos interdependientes, para en conjunto tener un conocimiento e información más completos, aunque jamás absolutos.

Como el mismo Kirzner diría:

“El conocimiento imperfecto, por otra parte, implica desequilibrio, el cual se expresa en la creación de posibilidades de ganancia disponibles para los que las descubran primero.” (Kirzner, Market Theory and the Price System, 2013)

Coordinación descentralizada vs. planificación central

Otro tema que debemos revisar es comparar en cuanto a eficiencia, un arreglo institucional que promueva la coordinación descentralizada, y uno que tienda a la planificación central. Dicho de otra forma: evaluar cuál de los dos arreglos es más eficiente, y beneficioso para la sociedad. Este tema también tiene mucha relación con el de la información y el conocimiento disperso o descentralizado.

Dada la imposibilidad de tener absoluto conocimiento e información de cualquier tema en la vida, ni información presente y menos de la futura, se hace imposible el cálculo económico y la planificación o coordinación centralizada. Precisamente como la información y el conocimiento son dispersos, lo más eficiente es que nos coordinemos de forma descentralizada. Es imposible, e ineficiente pretenderlo, que alguien o un grupo de personas, controle, coordine y planifique centralizadamente todas las actividades que una sociedad lleva a cabo, entre ellas la producción de bienes y servicios. La asignación de recursos es más eficiente y mejor el resultado, cuando se permite la coordinación descentralizada de los miembros de la sociedad y el orden espontáneo.

Los precios de mercado son la mejor guía sobre qué recursos hay disponibles, cuáles son más escasos, y qué valoran más los consumidores. Los precios de mercado incorporan los cambios en gustos del consumidor, posibilidades tecnológicas y disposición de los dueños de recursos para vender sus factores de producción.

Sistema de Precios

En todo este proceso de mercado, y en la toma de decisiones del emprendedor, los precios tienen un papel fundamental que jugar. Los precios recogen la información disponible en el mercado y dan señales. Pero para ello deben ser libres.

Los precios en la economía dan señales, cual semáforos. De ahí la importancia de que sean libres. Un precio controlado pierde el poder de dar señales, que son fundamentales para tomar decisiones en la economía. Para ilustrar este punto, supongamos que el precio de algún bien o servicio en la economía comienza a elevarse. Este hecho da la señal de que hay un exceso de demanda sobre la oferta de ese bien que hay en tal momento: hay escasez de ese bien o servicio. Dicho de otra manera, se da la señal de que hay una necesidad de ese bien o servicio en la economía que no está siendo satisfecha por la oferta presente. Por lo tanto, es una señal para que un emprendedor vea una oportunidad de negocios, intente satisfacer esa demanda, genere oferta y los precios se auto-regulen.

Pero sin la posibilidad de moverse libremente, el precio pierde la capacidad de dar esa señal, y nadie se entera por esa vía de la situación de escasez, prolongando la penuria.

Una señal también se daría si el precio de un bien o servicio comenzara a caer. Da la señal de que hay un exceso de oferta sobre la demanda de tal bien o servicio: hay excedente de ese bien o servicio. Dicho de otra manera, se da la señal de que no hay tanta necesidad de ese bien o servicio en la economía que está siendo más que satisfecha por la oferta presente. Por lo tanto, es una señal para que un emprendedor no vea una oportunidad de negocios allí, o se retire, recortando oferta y los precios se auto-regulen.

Bueno amigos, por razones de espacio detengámonos en este punto, por los momentos. Continuaremos argumentando sobre el rol del emprendedor y el mercado, en el próximo artículo.

Entender de economía política, identificar ganadores y perdedores, nos permite entender por qué no cambia y por qué es difícil cambiar el statu quo.

Rafael Avila

Rafael Avila

Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Monteávila. Profesor de la UCAB y el IESA. Ingeniero Civil, UCAB. Master en Administración de Empresas, Políticas Públicas y Finanzas, IESA. PhD. in Economics de la SMC University, Zug, Suiza.
Rafael Avila

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras