El Patrimonio Cívico Nacional

En una serie de cartas que datan al año 1920 y fueron publicadas en el Boletín del Archivo Histórico de Miraflores Nº 13 correspondiente a los meses de julio-agosto de 1961, el Dr. José Ignacio Cárdenas, Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario de Venezuela en Holanda le proponía al Presidente Juan Vicente Gómez, un programa de reparto de tierras, desarrollo agrícola y colonización como medio de luchar -contra la penetración bolchevique y así mismo, para poner a los venezolanos al abrigo de la expansión económica extranjera, forzosa, que empieza ya en el país.-

En estas epístolas sugería el Dr. Cárdenas crear una clase propietaria en el país y traza, así mismo, los planes de la creación de Centrales que permitan la utilización de la maquinaria agrícola en beneficio de todos y el establecimiento de Escuelas Nacionales de Agricultura. En su opinión, el reparto de los terrenos baldíos debía realizarse entre -los venezolanos sin tierra que tuvieran el mayor número de hijos y no podrían ser vendidas, hipotecadas, permutadas, ni gravadas en ninguna forma. No pudiendo jamás pasar jamás a manos de extranjeros y regresando a ser propiedad de la Nación en caso de que algún propietario al morir no dejara descendencia.-

El día 21 de marzo de 1924, desde París, vuelve el Dr. Cárdenas a insistir en el proyecto propuesto en las cartas redactadas cuatro años antes, ese que ha bautizado con el nombre de “Plan de Patrimonio Cívico Nacional”. En esta ocasión resalta la necesidad de recuperar inmediatamente los terrenos baldíos en toda la República -recogiendo todos aquellos cuyos concesionarios no han cumplido con la Ley; pero en eso no debe haber favoritismo, ni excepciones. Se trata de prepararse para el bien general y ante ello todo bien particular carece de interés-

Explica e informa el Ministro Cárdenas al “Benemérito” que: -En cuanto a las cantidades de hectáreas de las parcelas lo estoy estudiando para fijarles, elásticamente y conforme al mayor o menor número de hijos que tenga el ciudadano. Dando proporcionalmente más al de más hijos. La forma topográfica de las parcelas importa también, pues en la idea que persigo siempre utilidad cada día mayor, y por esto es que deben ser alternadas las concesiones, dejando pedazos de intervalos, lateralmente y en profundidad. Estos pedazos van a adquirir utilidad cada día mayor, como vecinos de fundos; y serán solicitados a buen precio ya por los poseedores laboriosos y progresistas… Se va así a dar valor importante a las tierras baldías.-

Piensa necesario que se proceda a levantar planos con la debida exactitud y detalles que permitan ir eligiendo los pedazos o renglones de terreno a ser entregados. Luego de este trabajo técnico a ser realizado  por los agrimensores designados por la Comisión, debe emprenderse en la construcción de una red de caminos por toda la República para el cual podría solicitar el concurso a los ciudadanos que se beneficiarían de estas obras. Ello permitiría que -los campos de concesiones sean homogéneos, es decir, que formarán centros para facilitar el trabajo cooperativo a cual quedan sometidos todos los beneficiados.-

A partir de eso -será fácil instalar escuelas agrícolas y los maestros deberán ser los enseñadores de la mejor manera de preparar la tierra, de sembrar, de cuidar las plantaciones y de recoger y preparar los productos.- Para lograr este objetivo -se procurará que existan comisiones de enseñanza agrícola que se trasladen a los centros y haya demostraciones prácticas de cultivos. Así se enseñará a sembrar el mejor tabaco, el trigo, los cereales, el algodón, todo lo cual vale la pena que adquiera mayor incremento en el país, además de los cultivos corrientes. Se desarrollará también la cría de cochinos, de carneros para tener lana, y de otros animales domésticos. En fin, se dará un empuje joven, nuevo y conveniente a toda la agricultura.

Finaliza la prolongada exposición de este “Plan de Patrimonio Cívico Nacional el Ministro Cárdenas afirmándole al Presidente de la República lo siguiente: -Como usted ve, eso es una verdadera colonización interna por los venezolanos mismos, que es lo más patriótico y lo que más conviene. Así no corremos el riesgo de ir siendo absorbidos poco a poco por el elemento extranjero, que los rigores de la vida de Europa cargada de deudas que se pagan a la fuerza de impuestos, van echando hacia fuera forzosamente.-  

Se despide del “Benemérito” el Dr. Cárdenas diciendo: -Espero con ansia el día que usted dicte su mensaje y solicite al Congreso la Ley del Patrimonio Cívico para dar a todos los venezolanos hogar y predio inmunes, es decir, la independencia económica, y favorecer así para perpetuar el bienestar social, al mismo tiempo que impulsando al mayor desarrollo de la riqueza nacional, haciendo efectiva la libertad, la igualdad y la fraternidad, acordando a cada venezolano una propiedad real, al de todo despojo, en donde pueda y deba trabajar feliz y tranquilo para los suyos y en cooperación con todos sus demás conciudadanos para la más armoniosa, fácil y ventajosa producción, bajo el amparo paternal de esta Ley, cuyos ejecutores sabrán velar para que esa producción no solamente sea superior, sino que circule, se consuma y se venda, en las mejores condiciones y sin competencias posibles que desvaloricen el producto. Venezuela será lo que toda nación libre debe ser: un solo hogar agrícola para todos sus hijos, con derecho efectivo de goce y provecho de él y con el Estado como padre educador y vigilante, cuidador y protector de toda su familia.-

Jimeno Hernández

Jimeno Hernández

Abogado (Universidad Monteavila) Máster en dirección de entidades deportivas (Universidad Europea de Madrid) Conocedor de la historia de Venezuela, escritor y columnista.
Jimeno Hernández

Latest posts by Jimeno Hernández (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras