De cisne a “patito feo”: Los últimos días de Horch.

Como muchos saben Horch fue uno de los 4 fabricantes automotrices del grupo Auto Unión, del grupo automotriz era la marca de automóviles de lujo durante los 30, pero para 1945 las cosas habían cambiado, los alemanes estaban aniquilados y luego de la Segunda Guerra Mundial la historia de Horch pasó de hacer carros de lujo a hacer el Trabant ¿Qué fue lo que pasó? ¿Cómo es que una marca automotriz de tanto prestigio terminó construyendo un carro por el que había que pagar para que fuese aceptado en un depósito de chatarras?

A. Horch & Cie y Auto Union

La A. Horch & Cie es fundada el 14 de noviembre de 1899 en el distrito Ehrenfeld de Colonia, en Alemania, la empresa es fundada por August Horch, uno de los pioneros en la construcción de automóviles en Alemania. La empresa en sus inicios era un taller artesano dedicado a la reparación de vehículos de motor y a la mejora de sus sistemas de encendido. Allí desarrolló su primer automóvil fabricado en 1901 y que como gran novedad destacaba el cárter del cigüeñal de aleación con el tiempo los automóviles Horch hicieron resaltar a la empresa como técnicamente superior a Benz o a Daimler, que para aquella época existían como empresas separadas. En 1928, el ingeniero danés Jürgen Rasmussen, Presidente de DKW, adquiere la mayoría de las acciones de Audi, pero sus 2 marcas generaban perdidas, igual que Wanderer y a Horch, por lo que Rasmussen llega a un acuerdo con estas empresas para fusionarse bajo una misma marca, el proyecto recibió el impulso del Banco de Sajonia y el 29 de junio de 1932, la Auto Union AG es fundada y su sede sería en Chemnitz, Sajonia. El emblema de Auto Union, los cuatro aros solapados, representan la unión de las cuatro marcas, el primer anillo es debido a Audi, el segundo a DKW, el tercero es Horch y el cuarto y último es Wanderer. Curiosamente, la similitud del logo causó que el Comité Olímpico Internacional llevara a juicio a Audi en la corte de marcas registradas en 1995, cuestión que fue desestimada.

Durante los 30 Horch se consolida como fabricante de automóviles de primer nivel en Alemania, de hecho colaron perfectamente en las altas esferas de las Fuerzas Armadas alemanas, esto ayudó que Horch a ser uno de los proveedores de los militares antes y durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La Planta de Horch en 1945.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, tiempos de incertidumbre.

La guerra termina en Europa en mayo de 1945 y Alemania queda dividida en 2 por las fuerza de ocupación aliada, de la mitad hacia occidente de Alemania queda bajo la administración de Inglaterra, Estados Unidos y Francia, mientras que de la mitad e Alemania hacia el Oriente el país queda en manos de las fuerzas de ocupación soviéticas, el problema era que, luego de que los americanos se llevaron al personal de Auto Union a Ingostadt en Alemania Occidental, las instalaciones de Auto Union, ubicada en Chemnitz y la planta de Horch, ubicada en Zwickau y su expropiación se oficializó luego de un referéndum  el 30 de Junio de 1946 con el que los soviéticos aprobaron la “ley sobre la transferencia de las operaciones de la guerra y los criminales nazis en la propiedad de las personas”, la planta de Horch ahora era del Estado Soviético. A partir de éste momento, al igual que Alemania, la Historia de Horch se divide en 2, Horch en Alemania Oriental y Horch en Alemania Occidental; en el lado oriental se producirán los últimos 4 automóviles Horch.

Alemania Oriental:

Horch 930 Stromlinien, 1946.

 

Una vez que los soviéticos se apropian de las instalaciones de Horch, se designa a Aleksandr Siefierjanc para la administración de todas las instalaciones de Auto Union en la región, una de ellas es la de Horch que queda a cargo del Capitán Novogriebielskij, del Ejército Rojo. Al principio, la planta se dedicará a la reparación de los vehículos y camiones Horch que hayan sobrevivido, así como también a los vehículos soviéticos. Para medir efectividad de la planta y su personal, Novogriebielskij aprueba la construcción de 7 Horch 930 de pre-guerra. Las primeras 2 unidades de 1946, fueron construídas tomando piezas del modelo de 1939, que había sido presentado en el Auto Show de Berlin de 1939 como Show Car y por eso no se produjo. Su diseño extraño y muy llamativo, integraba los gurdafangos y los faros delanteros a la carrocería, era la aplicación del concepto del Stromlinie. El diseño del automóvil fué obra de Paul Jaray. Éste carro tenía un motor V8 de 92hp y 3,7lts que junto a una transmisión de 4 velocidades + sobremarcha, permitían al automóvil llegar a una velocidad máxima de 160Km/h, convirtiéndolo en el automóvil más veloz de Horch.

Horch 930S Stromlinie, 1948.

Para 1948, cambia el diseño del frontal al igual que el modelo de 1939, tendrá su sistema de lavamanos, con agua caliente y fría, sus tuberías el tanque de agua, el resultado es el que vemos en la imagen. En total 7 unidades se fabricaron entre 1946 y 1948, en la actualidad sólo sobreviven 2, uno basado en el diseño de 1939 y el otro es el ejemplar que vemos en la imagen, ambos en la colección de automóviles Audi.

Horch 920S, 1950.

En junio de 1948, la gerencia de la planta encargó al equipo de diseño restante que comenzara a desarrollar un automóvil de clase media bajo el índice 920S, basado en la experiencia del trabajo en el proyecto anterior 930S. Gracias a especialistas como Max Schilling y Fred Oppen, en la segunda mitad de 1949, fue posible crear matrices de trabajo en madera inspirados en Nash y Buick. El plan era producir 3 ejemplares pero sólo se creó uno en Junio de 1950. En 1998, un solo coleccionista de Bélgica encontró ese único 920S. Desde entonces, este automóvil es una de las exhibiciones del August Horch

Museum en Zwickau.

Horch-Sachsenring P240 (1955-1959).

En 1955, se inició la producción de un pequeño número de unidades de un automovil de lujo llamado Horch-Sachsenring P240, equipado con un motor de Horch de 6 cilindros y 2407 cc. Éstos eran automóviles  fabricados exclusivamente para altos miembros del partido comunista tanto en Alemania, como en cualquier país comunista que los quisiera comprar. El Sachsenring P240, fué una iniciativa alemana-oriental de dar una alternativa a los altos oficiales del gobierno, de reemplazar los automóviles rusos, de los cuales se habían quejado en numerosas ocasiones por sus constantes fallas y desperfectos. En 1956 se vería por última vez un vehículo nuevo con la H de Horch en Alemania Oriental, en 1957 el fabricante pasó a llamarse VEB Sachsenring y por esa razón la H de Horch es reemplazada por la S de Sachsenring en el capó y el automóvil pasó a llamarse Sachsenring P240.

Sin embargo su duración fué de sólo 3 años ya que el Consejo de Ayuda Mutua Económica (una organización de cooperación económica formada en torno a la URSS para el fomento de las relaciones comerciales entre los estados miembros), habia establecido la producción de 300 automóviles de lujo por año a todos sus países miembros y Checoslovaquia fabricaba más de ese número (automóviles Tatra), ésto chocaba con la producción del Sachsenring P240. En 1958 los Ministerios de Interior de ambos países y el Ministerio de Alemania del Este de Maquinaria participaron en los ensayos de evaluación entre el P240 y el Tatra 603. Al final los resultados se inclinaron a favor del Tatra 603 y para 1959 se da fin a la producción de éste automóvil.    

Alemania Occidental, el único Horch de post guerra.

Horch 830BL, 1950.

Éste es el único Horch hecho luego de la Segunda Guerra Mundial directamente por el grupo Auto Union GmbH, que en ese momento estaba dirigido por el Dr. Richard Bruhn. La historia cuenta que  el departamento experimental de DKW llegó a desarrollar esta limusina basada en un Horch 830 BL de 1938. Luego de ser usado por a Bruhn, el automóvil fue adquirido por un soldado estadounidense destacado en Alemania, quien luego se lo llevó a su casa a Estados Unidos, luego se le perdió la pista al carro hasta que Al Wilson, un entusiasta de los autos de San Angelo, Texas, salvó al Horch de las trituradoras, el ex – Gerente de una fábrica de zapatos, aunque no sabía nada sobre la marca Horch, sintió que el vehículo era algo especial y pagó por él 500 US$. 

Varios años después, los hijos de Wilson comenzaron el trabajo de investigación sobre el automóvil que tenían, establecieron contacto con distintas organizaciones y Museos en Alemania pero nadie sabía nada del automóvil. Finalmente Ralf Hornung, responsable de comprar y restaurar vehículos en Audi Tradition, reconoció el automóvil y  voló directamente a Texas. En 2008, luego de la previa negociación con Al Wilson, el Horch de Bruhn llegó a Ingolstadt en contenedor, su proceso de restauración comenzó, aunque no será tan sencillo.

El final de Horch

Por un lado Horch había dejado de existir como fabricante automotriz del grupo Auto Union, el último proyecto fue el ejemplar de 1953 del que antes hablé, Auto Union se enfocó en la producción de automóviles Audi y DKW, luego en 1965 se fusiona con el grupo Volkswagen y  luego de la unión con NSU 1969, los destinos de la empresa se enfocaron en otros horizontes. Mientras eso sucedía en Alemania Occidental, en Alemania Oriental en 1945 Horch se convierte en una empresa propiedad del Estado y se llamaba “VEB Horch Kraftfahrzeug- und Motorenwerke Zwickau” (Fabrica del Estado automotriz Horch y de producción de motores de Zwickau), las 2 empresas se fusionan en 1957 para llamarse VEB Sachsenring Automobilwerke Zwickau (Empresa Propiedad del Estado Fabrica automotriz Sachsenring), la empresa estatal que para mantenerse activa luego de la cancelación del proyecto Sachsenring P240, desarrolló entre finales de 1959 y mediados del 62, cerca de 150 prototipos y vehículos de pre-producción del Trabant, el “carro del pueblo” de Alemania Oriental.

Con esto tendríamos que el último Horch de calle genuino, el ultimo chasis y motor nuevo de Horch se produjo en 1940 era uno de los últimos ejemplares del Horch 951, de ahí en adelante, luego de la Segunda Guerra Mundial, se intentó resucitar dentro de un sistema en donde no tenía cabida y con una mentalidad con la que no coincidían y resulta que quien si pudo rescatarla y llevarla a la grandeza que en un pasado tuvo y que merecía tanto como Mercedes-Benz o BMW, la abandonó. Es una lástima que por ideologías políticas y algo de apatía se impidió resurgir a una marca que hoy queda en mi opinión en el “Hall de la Fama” como una de las empresas automotrices más importantes en la historia de la Automoción.

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Latest posts by Michel Rodríguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras