Pontiac… ¿Qué pasó aquí?

Hace un par de días atrás fallecía Burt Reynolds, un famoso actor estadounidense, que tiene en su lista de películas hecha la saga de 3 películas “Smokey and the Bandit “ en la que Reynolds protagoniza la película junto con un su fiel compañero, un Pontiac Trans-Am de 1977. Viendo algunos videos en Youtube me puse a hacer memoria sobre qué otros carros Pontiac habían hecho fama en el cine o televisión y de inmediato llegué a “Kitt, el Carro Fantastico”, el famoso Pontiac Firebird que tenía vida propia y que hasta hablaba y que era protagonista junto a David Hasselhof. Pero de ahí se me vino a la mente que Pontiac dejó de existir en 2010, una noticia que brilló más por el contexto que por el hecho de que era Pontiac, eso me llevó a preguntarme… Pontiac…¿Qué fue lo que pasó?

General Motors.

Para entender qué fue lo que pasó con Pontiac hay primero que saber el origen de todo. El 16 de septiembre de 1908, William C Durante crea la General Motors (GM), para, entre otras cosas hacerse nuevamente con el control legal de Chevrolet y sus activos. GM pasaría a ser la corporación más grande de Estados Unidos y una de las más grandes del mundo.

GM comenzaría su proceso de expansión desde el día siguiente de su creación (literalmente) con la compra de Buick, luego compraría Oldsmobile ese mismo año y en 1909 compraría Oakland y Cadillac. La idea de Durant era que  GM sería un grupo de marcas, la gente compraría cualquiera de ellas y todo el dinero iría a un mismo “pote”. Pero Durant iba más allá, él buscaba crear una especie de lealtad en sus clientes, para eso estructuró GM en una especie de escalera en donde todas sus marcas harían vida, ofreciendo desde los carros más básicos y económicos (Chevrolet) hasta los más lujosos y costosos (Cadillac). La idea era que una persona pudiera ir ascendiendo en esa escalera de marcas, manteniendo así siempre la lealtad a GM; de ahí que GM tuviera la fama en el mundo automotriz de tener “de todo y para todos”.

Las instalaciones de GM a mediados de los 30, arriba detallan las empresas que forma el consorcio, dentro y fuera de E.E.U.U.

 

Su plan no era malo, pero tenía un problema y era que existía una diferencia de precio entre cada marca, esa diferencia de precios representaba un nicho de mercado propio que la competencia aprovechaba y para la que GM no tenía oferta, es así como GM crear varias marcas “acompañantes” que llenarían esos espacios entre las marcas principales; Viking, Marquette, La Salle y Pontiac, nuestro protagonista. Pontiac cubriría el nicho entre Chevrolet y Oakland, Viking lo cubriría entre Oakland y Oldsmobile, Marquette haría lo propio en el nicho entre Oldsmobile y Buick mientras que La Salle estaría en el segmento entre Buick y Cadillac.

Pontiac

Pontiac nace como marca en 1926 en Pontiac, Michigan y al ser la marca acompañante de Oakland estaba hecha para quienes querían algo superior a un Chevrolet pero que tampoco podían costearse in Oakland.

Pontiac Big Six, el 1er carro marca Pontiac.

El 1er carro Pontiac es el Pontiac Big Six, que debuta en el National Automobile Show de Nueva York de 1926. Estaría equipado con un motor de 6 cilindros, 3.1 litros y 40hp. Tal fue el éxito del Big Six que sólo en 1926 se vendieron 76.742  y sólo 1 año después de su salida al mercado, Pontiac alcanzaba la 6ta posición entre las marcas con más ventas en Estados Unidos y la 7ma posición entre las marcas estadounidenses con más ventas fuera del país.

Tanto fue su éxito que Pontiac no sólo sería la única de las “marcas acompañantes” que sobreviviría, sino que además, vendió más carros que Oakland, lo que llevó a que ambas se fusionaron bajo el nombre Pontiac, más allá, Pontiac terminó siendo abriendo operaciones en Osaka, Japón en 1927. Claro, vale decir que el Crack de 1929 fue un gran detonante en la desaparición de las otras marcas “acompañantes”. Durante los años 30, los Pontiac adoptan algunos ápices de estilo tomados de Buick y Oldsmobile, pero un poco para mantener la imagen corporativa de GM y en 1933 dejaría de producir definitivamente los motores V6 para dedicarse sólo a motores V8. Pontiac produciría de forma estable y con buenos ingresos sus carros hasta el 2 de febrero de 1942, Pontiac sería la última marca automotriz estadounidense en producir automóviles civiles antes de que Detroit se enfocara en el esfuerzo de guerra, luego de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Pontiac GTO de 1965, el precursor de la cultura Muscle Car.

Para la década de los 50, Pontiac seguía ahí produciendo carros buenos, fiables pero sin nada que los hiciera resaltar, de hecho de una u otra forma Pontiac se había convertido solita en un a marca orientada a la 3era edad. Eso cambia a mediados de los 50, la Presidencia de Pontiac la asume Semon “Buckie” Knudsen y éste decide darle un lavado de imagen a Pontiac, buscando convertirla en la marca de performance de Chevrolet, lo primero que hace es meter a Pontiac en las 2 categorías de automovilismo más importantes en Estados Unidos, la NASCAR y la NHRA (Asociación Nacional de Hot Rod) con algunos buenos resultados para la marca, que participaba en carreras bajo la premisa de ganar carreras el domingo y vender carros el lunes. Pero la aspiración de Pontiac de ser la división de performance de GM se materializa en 1964, cuando un equipo de Ingenieros liderados por John Z. DeLorean (sep… el mismo del carro de “Volver al Futuro”), decidieron agarran un Pontiac Tempest y colocarle un motor 398 y darle vida al Pontiac GTO (Grand Tempest Option), el carro que desataría el movimiento cultural automotriz más grande en la Historia de la Automoción: el Muscle Car.

Pontiac Trans-Am de 1977, otro ícono cultural estadounidense.

Al GTO se suma el Firebird y luego el Trans-Am, todos carros que se convirtieron en íconos culturales en Estados Unidos y también en el mundo, gracias a la televisión durante los 60, 70 e incluso los 80. Pero la crisis petrolera de 1973, la imposición de leyes de seguridad y control de emisiones y la llegada de los carro japoneses le quitó la supremacía a Detroit, los carros grandes y potentes ya no eran rentables para el público. La línea de carros de Pontiac, como el resto de GM bajó sus ventas como consecuencia de esto pero el peor impacto lo llevó Pontiac, que con ésta nueva situación perdía la posibilidad de ser la marca de performance de GM. Para los 80 Pontiac se reinventa y trata de posicionarse de nuevo en ese mundo con el Pontiac Fiero, el primer y único carro americano producido en masa con motor central, Pontiac lograba mantenerse pero a duras penas,  sin embargo en los 90 la cosa se puso peor por pésimas decisiones.

Pésimas decisiones

Un pésima gerencia comenzó a tomar pésimas decisiones.

  1. Pésima decisión 1: Pontiac se convirtió en una marca que sacaba carros Chevrolet maquillados como Pontiac y aunque éste fenómeno comenzó en los 90, las primeras señales se dan a inicios de los 80 con el Pontiac Grand Am que parecía un Chevrolet Malibu 2 puertas o el Pontiac Bonneville, que parecía un Chevrolet Caprice, pero con la llegada de los 90 el maquillaje se hizo “descarado” con la versión Pontiac de la Chevrolet Lumina, la Pontiac Trans Sport” ¿Porqué la gente compraría un carro Pontiac que es mas caro si había una versión del mismo carro de Chevrolet más barata?

El Pontiac Parisienne de 1982 es un Chevrolet Caprice maquillado, evidentemente Pontiac perdía su identidad.

  1. Pésima decisión 2: Otro error fue el revestimiento de piezas. Con el fin de no gastar haciendo piezas y parte en todos los carros, GM hacía piezas genéricas para todas las marcas y cada quien las maquillaba a su discreción, Pontiac usaba plástico por encima de la pieza para hacer visualmente diferente, era más barato hacer una pieza de plástico para la parte baja de la puerta que hacer una puerta completa en acero o aluminio.
  2. Pésima decisión 3: La Pontiac Aztek pudiera considerarse otro motivo. Si, pudiera considerar como la primera Crossover de Estados Unidos, bastante innovadora y con opciones fuera de lo común, una carpa que se armaba en la parte trasera, porta vasos en la puerta trasera de carga y asientos impermeables, pero tenía muchos problemas con el airbag y eso le dio mala fama, además de que era fea. Como consecuencia, Pontiac vendió sólo 27.000 Azteks, cuando el mínimo sólo para recuperar la inversión era 30.000 unidades.

El revestimiento de piezas disfrazaba el origen real de las piezas, reducía costos, pero también la calidad del carro.

Un nuevo intento

Pontiac se percata de que las cosas no van bien y deciden trabajar al respecto, el problema es que lo que hicieron lo hicieron con la misma  pésima decisión 1, pero en vez de maquillar carros americanos lo hacen con carros australianos. En 2004 Pontiac presenta una nueva versión del Pontiac GTO, que no era más que un Holden Monaro (2001-2005) hecho en Australiam y el problema era que quien conocía de carros australianos, sabía que el nuevo GTO era un Monaro maquillado y quien no lo conocía, no encontraba su parecido con el mítico carro de los 60 o 70, además la prensa de la época se encargó de hacer saber el origen, así que luego de tan sólo 3 años se descontinuó el carro.

Luego vino el Pontiac G8, basado en el Holden Commodore, con el que pasó lo mismo, sólo que la prensa fue más amigable y el G8 tuvo, por ser un buen carro, un mejor posicionamiento.  El 3er intento de Pontiac fue el Pontiac Solstice, de hecho, el 1er carro creado y diseñado por Pontiac en mucho años y el primer carro de 2 asientos desde el Fiero, no resultó ser un mal carro y hasta tuvo sus fanáticos, pero justo cuando Pontiac agarró algo de vuelo nuevamente, aparecieron más problemas, en este caso de su casa matriz, General Motors.

Además de que el nuevo GTO era un Holden disfrazado, no tenía parecido alguno con el GTO original.

General Motors… otra vez

General Motors venía con una severa hemorragia de dinero desde hacía años, que afectó a todas las marcas, las razones principales: Pensiones y beneficios a empleados y malas decisiones.

En su mejor momento GM fue el consorcio automotriz más grande de Estados Unidos con una presencia en el mercado local del 51%, es decir, 51% de los carros en las calles de Estados Unidos eran GM, bien sea Chevrolet, Pontiac, Oldsmobile, Buick o Cadillac. Este crecimiento permitió a GM contratar cualquier cantidad de personas con paquetes y beneficios salariales muy buenos, tanto como para contribuir con el desarrollo de la nueva clase media estadounidense luego de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Aquí comienza el primer problema: Los sindicatos de la industria automotriz comenzaron a tener mas y mas fuerza, obtenida en buena parte gracias al argumento de que ellos hacina bien su trabajo y de que la empresa dependía de ellos, así que la nueva petición era que los beneficios a los empleados debían ser de por vida, la directiva de GM no negoció nada sino que simplemente por temor y por creer no poder aguantar una huelga decide aceptar esto. Con el tiempo General Motors pasó a conocerse como “Generous Motors” ya que buena parte del dinero de la empresa se iba en paquetes salariales súper elevados, tanto que para el 2004 – 2005, GM contrataba 100.000 nuevos empleados en contraste con el millón de ex-empleados beneficiados por los paquetes de beneficios de por vida, es decir, que GM tenía 10 beneficiarios por cada empleado.

El otro problema era consecuencia del primero: A raíz de ésta situación de que  GM no supo buscar soluciones que evitaran esa hemorragia de dinero, GM invertía más en paquetes salariales de empleados y pensionados que en carros, de esta forma los carros GM comenzaron a ser obsoletos en comparación con la competencia y comenzaron a decaer en términos de acabados y calidad del ensamblado, en pocas palabras los márgenes de error en el ensamblado de carros se hacía cada vez mayor.

El mal hábito de maquillar carros seguía en toda GM, está Buick de 1996 era casi idéntica a la Chevrolet Caprice del 96

Otro problema fue la falta de visión de futuro en GM. Pondré un ejemplo: Los carros híbridos, un fenómeno que GM rechazó en su momento, al punto de que Elon Musk planteó la idea a GM y ésta la rechazó, cosa que eventualmente lo llevó a crear la marca Tesla, pero curiosamente en 1996 GM presentó un automóvil eléctrico, el EV-1, un carro eléctrico que se vió forzado a hacer cuando el gobierno de California exigió a GM y otras a hacer  el equivalente al 2% de su producción en carros de bajo impacto ambiental, pero el proyecto terminó en 1999 luego de 1117 carros bajo una circunstancia un tanto controversial, GM decía que el carro no era rentable en su producción. Para hacer el cuento largo, corto, GM recogió los EV-1 y le dio la espalda a lo que hoy es la forma más novedosa de transporte, luego de haber gastado un dineral en algo que no querían hacer.

Muchas otras cosas mas sucedieron, incluidos los pésimos errores en Pontiac y la invasión de carros y ensambladoras japonesas a territorio estadounidense que ayudaron a que el déficit en GM creciera tanto como para que en 2007 GM declarar pérdidas de cerca de 38.7 Billones de US$, pero la peor parte viene en 2008 con el colapso económico que desató la explosión de la burbuja inmobiliaria, que quebró a Lehman Brothers y expuso la integridad económica de otros bancos y fondos de inversión. Con una crisis económica muy muy parecida a la Gran Depresión de 1929, ¿Quién iba a comprar carros?

La Crisis del 2008 y el fin de Pontiac

El gobierno de George Bush tomó también pésimas decisiones en el aspecto económico, incluido el caso de la industria automotriz estadounidense (porque GM no era la única afectada), pero cuando llegó Obama a la Casa Blanca la cosa cambió, su administración se negaba a dar dinero a GM si ésta mantenía su mismo modelo de negocio, así que el gobierno crea un a comisión que revisaría el caso, dirigida por el antiguo periodista e inversionista Steve Ratner, quien destruyó los planes de GM en cuanto a modelo de negocio y al plan para devolver el dinero al Gobierno Federal.

El plan de GM no era práctico y Ratner pidió cambios drásticos a GM, es así como el Presidente de GM Wagoner, el mismo que en 2007 había ido a Washington a pedir dinero prestado por problemas financieros en un avión privado, tuvo que salir de la presidencia de GM, siendo reemplazado por Fritz Henderson. Henderson siguió adelante con un plan para renovar a GM y tornarla rentable, por ello decide vender SAAB al fabricante holandés Spijker, y cierra definitivamente Hummer, Saturn y Pontiac, la más antigua de las 3 y lo hizo porque nada de lo que tenía Pontiac podía generar ganancias en un período de 1 a 5 años.

En enero de 2010 sale de la línea de ensamblaje un Pontiac G6 blanco que formaba parte de un pedido de una flota de carros. Este fue el fin, vergonzoso, sin pena ni gloria, sin prensa, casi que sin testigos de una venerada y legendaria marca. Quizás sí, Pontiac estaba condenada a muerte, quizás si era un problema y parte de la solución era eliminarla, pero pensándolo bien, lo criticable no fue el hecho, sino cómo se hizo. Ese día de enero de 2010 le pegaron un tiro a la cabeza de Pontiac y enterraron el cuerpo en una fosa común.

El último Pontiac producido en toda la historia de la marca, aquí se sella el fin de un ícono estadounidense.

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras