Reforma constitucional
Oposición tirando flechas

Reforma constitucional: oposición tirando flechas. Desde las últimas convocatorias a jornadas electorales en Venezuela por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE), en subordinación a la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente (ANC), dirigentes de la oposición venezolana -por no decir que se trata de toda la oposición- han promovido una política abstencionista por considerar que los procesos carecen de garantía, legalidad y transparencia.

Muchos venezolanos ya no creen en el derecho al sufragio en el país y consideran -según sus distintas creencias y posiciones- que hacen bien porque no están legitimando al Gobierno de Nicolás Maduro.

En las últimas semanas ha surgido una ola de preocupación, luego de que a través de diversos medios circulara una supuesta propuesta para la reforma constitucional que adelanta el organismo conformado únicamente por chavistas, y de la cual el abogado constitucionalista Hermann Escarrá ha soltado algunas perlas.

Sucede entonces que esa oposición que dejó de creer en los procesos comiciales gracias a algunos supuestos líderes, ahora se encuentra entre la espada y la pared porque enfrenta una de sus más grandes contradicciones electorales, justo en un momento en el que no existe un liderazgo para enfrentar a Maduro, quien fue reelecto en su cargo el pasado 20 de mayo, y para frenar lo que supone sería una avalancha de un texto constitucional modificado con fines e intereses propios del chavismo.

La inquietud de referir este tema se debe a que recientemente un amigo comentaba que sí asistirá a votar en el posible referendo en donde el madurismo buscará despedirse de la “moribunda” Constitución del fallecido Hugo Chávez y que, por lo tanto, hay que demostrar que es mayor el porcentaje de ciudadanos que están en contra de las decisiones y acciones del Ejecutivo nacional.

No pude aguantarme y enseguida le caí encima con una pregunta: ¿Por qué no votaste en las elecciones presidenciales y ahora sí vas a votar en un referendo que realizará el mismo CNE y cuya Constitución fue redactada por una ilegítima Constituyente? ¿Por qué tanto interés en demostrar ahora que la oposición es mayoría? ¿Qué te hace constar que no habrá ninguna alteración de cifras, si es que las ha habido?

Digamos que sus argumentos no fueron válidos, al menos no para mí. Me dijo que se trataban de situaciones diferentes y que la Constitución regiría al país si se llegara a aprobar. No comprendí. ¿Acaso no es principalmente el presidente quien dirige el destino de una nación? ¿Por qué no votó el pasado 20 de mayo? ¿Por qué ahora sí?

Pero resulta que el nuevo texto constitucional lo están haciendo constituyentistas completamente partidarios del Gobierno nacional y será la misma Constituyente la que convoque, en tal caso, al referendo. Ahora son los venezolanos quienes están en plena confusión, gracias a promesas y hojas de rutas ficticias que se lanzaron algunos partidos políticos de oposición y todo aquel que creyó que conduciendo al país a una modalidad abstencionista se lograría demostrar alguna ilegalidad o real descontento hacia el chavomadurismo que, tragicómicamente, aún sigue en el poder.

Me pregunto cuál será la posición que ahora tomarán las ya pocas toldas políticas que vagan por el país, y cuál será el discurso político con el que quitarán la misma apatía que se encargaron de meterle en la cabeza a los venezolanos que solo esperaban una salida certera a la caótica situación que todavía los mantiene asfixiados. Tomo como premisa, de una vez, la negación de participar en las elecciones de concejales que se realizará en diciembre próximo.

Me siento ansioso por escuchar ese discurso.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras