Las fuerzas para lograr el cambio se están alineado
Editorial #440 – Estamos cerca

Cómo se previó, el 10 de enero fue un punto de inflexión en Venezuela. Lo fue también para el mundo. Maduro y su régimen cruzaron una línea roja y llegaron a un lugar del que no podrán regresar: el de la ilegitimidad absoluta.

Las fuerzas necesarias para lograr el derrumbe del régimen están finalmente empezando a enfilarse con un mismo fin. La presión internacional jamás había sido tan grande ni tan firme demandando el cambio político en el país. La gran mayoría de países y organismos del mundo –con excepción de los pocos cómplices que aún le quedan- han tomado una posición clara: no reconocen la reciente investidura de Maduro.

La fuerza institucional también ha venido ganando impulso, por el inmenso apoyo que ha recibido la Asamblea Nacional y su presidente, Juan Guaidó, y también por el cada vez mayor reconocimiento del Tribunal Supremo de Justicia legítimo y en el exilio.

Por último, la fuerza que está empezando a despertar nuevamente después de más de un año de adormecimiento es la popular, la de la gente. Los últimos acontecimientos le han inyectado esa dosis de esperanza y confianza necesaria después de tanta decepción y traición. A diferencia de los últimos años, la construcción de una unidad de verdad es una posibilidad cierta, una con un liderazgo que no se quiebre ni se venda y cuyo único norte sea la libertad.

Además, con cada nuevo atropello, el oficialismo también ayuda a incrementar este sentimiento de rebeldía entre los venezolanos. Como el cometido contra Guaidó, que en un intento de detención que no duró más que unos minutos y que posiblemente fue el resultado de una creciente pugna interna entre sectores de poder enfrentados, solo logró volver más intocable a quien no pudieron tocar.

Hoy existe la sensación de que si la oposición toma los pasos correctos, la ruta hacia la libertad es irreversible, o como se diría en términos futboleros, de que el balón está en nuestra cancha. No somos ingenuos: después de 20 años de lucha sabemos que es un camino lleno de obstáculos, un partido desigual, porque enfrentamos un adversario con muchos recursos y muy pocos escrúpulos.

También sabemos que de nuestro lado existen traidores y cómplices, que disfrazados de oposición lo único que han hecho y siguen buscando es darle tiempo y oxígeno al chavismo.

Pero, por primera vez en mucho tiempo, vemos que las fuerzas para lograr el cambio se están alineado y volvemos a tener la convicción de que, si hacemos las cosas bien, podemos finalmente lograr el final de esta pesadilla.

La convicción de que estamos cerca.

Miguel Velarde

Miguel Velarde

Miguel Velarde es economista y asesor político. Es fundador y Editor en Jefe de la revista @GuayoyoEnLetras. También es Director de la consultora política Alpha Politikòs.

Twitter: @MiguelVelarde
Miguel Velarde

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras