Compendio de la Historia Futura: ¿El fin de la era capitalista o el inicio de…..?

El tiempo es una maraña de hilos cuyo curso se va torciendo y tomando diversos caminos dependiendo de miles de circunstancias y tomas de decisiones, tantas que ni siquiera los supercomputadores pueden realizar simulaciones perfectas de los distintos escenarios que pueden ocurrir en áreas como la economía y la predicción del clima. Me aventuro a relatar los sucesos que ocurrirían si las circunstancias fueran por una vez idílicas, rompiendo el status quo y pensando que nuestra especie podrá llegar al siguiente siglo sin exterminarse a sí misma, poniendo la supervivencia por sobre la satisfacción de los instintos animales del hombre.

¿El fin de la era capitalista o el inicio de…..?

En 2029, tras revelarse en documentos filtrados de la CIA que Estados Unidos nuevamente había intervenido Latinoamérica para evitar que la nueva oleada de movimientos sociales de izquierda amenazara su influencia en la región, millones de personas en las principales capitales latinoamericanas salieron a las calles para exigirles a sus gobiernos que le pusieran un punto final a las relaciones internacionales con EE.UU. Tras semanas de protestas sin éxito, los movimientos se fueron radicalizando y organizando en la región hasta que finalmente el 11 de Septiembre de 2030 fueron atacadas 13 embajadas en las cuales murieron 4 embajadores estadounidenses y 19 personas de la misma nacionalidad, además de decenas de heridos.

La respuesta en el país del norte fue tajante, ya que a los 3 días de realizado dicho ataque intervino militarmente los países donde murieron aquellos embajadores (uno de ellos era Chile) apoyado por sus aliados Venezuela y Bolivia.

Rápidamente se convocó una reunión de emergencia de la UNASUR donde los países latinoamericanos reconocieron a EE.UU y a sus aliados como un enemigo en común que debía ser derrotado, por lo cual se creó la ODELA (Organización de Defensa Latinoamericana) al mando de Brasil y Chile quienes tras sangrientos meses lograron liberar a los países intervenidos.

Estados Unidos estaba contra las cuerdas, Latinoamérica ahora estaba fuertemente unida compartiendo recursos de inteligencia por lo que no podía desestabilizar los países como lo había hecho hasta ahora y la vía militar había fracasado por 1° vez con estos países. También recibió fuertes amenazas de la coalición chino-rusa (Véase, “Hegemonía occidental en riesgo)” creada 2 años antes y de la UE ya cansada tras casi 1 siglo de soportar los caprichos ideológicos de EE.UU.

Finalmente se convocó una asamblea en la ONU donde se debatieron sanciones a EE.UU si no firmaba un armisticio con los países latinoamericanos, donde les pagaba cuantiosas reparaciones económicas, desarme en las redes de inteligencia y facilitación de tecnología militar.

Tras esto, los medios internacionales entraron en un frenesí y los titulares eran claros “El imperio cae”; “El fin de la era capitalista o el inicio de…..?”,”¿Se convertirá el acuerdo EE.UU – Latinoamérica en un nuevo Tratado de Versalles? Pero dicho frenesí no tenía comparación al que se sentía en las calles de los distintos países que componen Latinoamérica, ya que finalmente se podía sentir un espíritu de unidad, a pesar de que tener diferencias a veces intransables, pudieron dejarlas de lado para acabar con uno de los principales responsables de la inestabilidad en la región. 

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras