También somos culpables

culpables

Hace cierto tiempo escuche una teoría muy interesante sobre la situación política en Venezuela, donde el individuo en palabras coloquiales explicaba que “el Gobierno ha llegado tan lejos gracias a la oposición que tiene”. Comencé a analizar estas palabras y terminé por compartir esta teoría hasta cierto punto. Los últimos meses la Mesa de la Unidad ha cometido errores fatales, situándose siempre un paso detrás de las maquinaciones ejecutadas por el PSUV. Algunos llegarían a pensar que tal vez era por ingenuidad, pues, ha ocurrido al esperar que el Gobierno cumpla con los acuerdos del “Diálogo”, pero luego,  Henrique Capriles emite unas declaraciones acusando a dirigentes opositores de aceptar dinero del PSUV, una acusación inquietante para toda Venezuela,  que aún espera los nombres de los acusados, ya que, si nos encontramos comprometidos con un proceso de cambio en el país no se pueden cometer los mismos errores del Gobierno actual, que se caracteriza por premiar a los corruptos y vendidos.

Ahora tres diputados de Un Nuevo Tiempo faltan a una sesión trascendental que permitiría la elección de nuevos rectores del CNE. Previo a esto la Sala Constitucional del TSJ, madruga a la Asamblea Nacional y designa a los rectores. No existirá palabra alguna que recupere la confianza del pueblo en la MUD si no vienen acompañadas de acciones que representen una verdadera lucha por la libertad y el fin de esta dictadura de nuevo tiempo. Sentarse a dialogar no fue un error, pues, negar un diálogo seria negar nuestra condición de demócratas, ya que es un principio fundamental democrático y más cuando nosotros como oposición solicitamos la intervención del Vaticano. El error fue abandonar la presión de la calle, no tener un plan elaborado para todos los supuestos y dejar que los intereses particulares interfirieran con los del colectivo.

Es imposible callar todo esto, guardárnoslo sería convertirnos en lo que hemos jurado combatir, no podemos voltear a un lado cuando las consecuencias de nuestras malas políticas nos golpeen en la cara. No podemos esperar hasta enero para ver qué ocurre, es necesario actuar ya. ¿Qué vamos a celebrar en diciembre? ¿Otro año de régimen? ¡No! Cambiemos el rumbo de  Venezuela, vamos a demostrar los verdaderos liderazgos, desterremos toda moralidad abstracta de ciertos dirigentes y actuemos con brío ante la inmensa corrupción de este régimen.

Latest posts by Albert Soto (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras