La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner se encuentra más acorralada que nunca
Algo muere en Argentina

El último viernes por la noche dos cuñadas sexagenarias, una separada y la otra viuda, se juntaron para cenar. La una era Alicia Kirchner, hermana del expresidente Néstor Kirchner, y gobernadora actual de la provincia de Santa Cruz. La otra, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Mientras sus tres empleadas acomodaban la mesa, las cuñadas empezaron a sentir fuertes ruidos que provenían de la calle. Era gente que protestaba contra ellas, ya que en la provincia de Santa Cruz los salarios estatales se pagan muy tarde, no hay aumentos pese a la alta inflación, los maestros no enseñan a los alumnos, los médicos no atienden a los pacientes y las cosas se empiezan a poner tensas.

La amable velada se interrumpió abruptamente. Cerca de la medianoche, la policía de las cuñadas lanzó gases lacrimógenos, hirió a varios manifestantes con balas de goma, algunas personas ingresaron por la fuerza a los jardines de la residencia, le tiraron piedras, hubo palazos y corridas. El tema tuvo alta relevancia porque puede ocurrir que en la fría, áspera y ventosa Santa Cruz la expresidenta Kirchner esté dando una de sus últimas batallas.

Santa Cruz es un territorio político que se parece bastante a un feudo. En 1991, hace 25 años, Néstor Kirchner asumió como gobernador por primera vez y estableció que podía ser reelecto para siempre. Su mujer, Cristina, fue diputada provincial, diputada nacional, senadora nacional por la provincia. Su hermana Alicia fue ministra. Su hijo Máximo actualmente es diputado. Su sobrina Romina es la fiscal de la provincia. Y una de las senadoras nacionales es la hermana de la mujer de Máximo. O ha dado la casualidad de que en una familia nació al mismo tiempo gente extremadamente brillante, o es un evidente caso de nepotismo. El humilde cementerio de la capital de la provincia está flanqueado por una bóveda gigante y casi irrespetuosa: la que alberga los restos de Néstor, el patriarca. Además, los Kirchner son inexplicablemente multimillonarios, algo que en el pueblo chico inflama aun más el infierno grande, sobre todo en tiempos de carencias. Parece una historia de la antigua Roma, pero es bien Argentina y un clásico en algunas otras provincias.

La crisis no habría estallado si Mauricio Macri no hubiera ganado las elecciones. La provincia subsistía gracias a los aportes del Estado nacional. Como no tiene muchos habitantes, esos aportes eran muy altos para las finanzas locales pero no muy relevantes para el presupuesto de un país. El problema es que Macri ganó. Y la estrategia de Cristina, desde el mismo momento en que él asumió, consistió en insultarlo, armarle manifestaciones en contra, negarle todo apoyo parlamentario, tratar de debilitarlo por todos los flancos. De aquellos polvos estos lodos: ahora que las cuñadas Kirchner necesitan cada vez más plata, el Gobierno de Macri le exige condiciones más duras que a otras provincias.

Kirchner planeaba presentarse como candidata este año en la provincia de Buenos Aires, el territorio más poderoso del país, donde ella nació. De ganar, podía ilusionarse seriamente con volver al poder en el año 2019. Las encuestas advertían que se trataba de un cometido riesgoso, pero no imposible. Ahora, con el propio feudo en llamas, las cosas se ponen feas. Está en un laberinto. Si se presenta igual, su campaña convivirá con la sangría en su propio territorio. Nadie serio lo aconsejaría. Pero si no se presenta, eso será leído como una rendición. Y su sector puede ser derrotado aun en la pequeña Santa Cruz, con lo cual quedaría relegada rápidamente a un lugar marginal.

Sería tonto pronosticar el retiro anticipado de un personaje tan intenso para la Argentina de los últimos años, pero su situación es extremadamente delicada.

Cerca del presidente Macri celebran el alivio que les llega desde el bando enemigo. Tienen razón, si no fuera por un detalle. La provincia de Santa Cruz arde, entre otras razones, porque está quebrada, es decir, la riqueza que genera está muy por debajo de la que consume. No es lo único quebrado en la Argentina: además de esa provincia, hay empresas textiles, de medios de comunicación, lácteas, metalmecánicas, comercios, de correos, ensambladoras de computadoras y electrodomésticos. Si se miran los crecientes déficits fiscal y comercial, es toda la Argentina la que consume por encima de lo que genera.

Para que algo nazca, otra cosa tiene que morir, dicen los oficialistas. Para ellos, la Argentina debe reconvertirse: dejar que quiebre todo aquello que no es competitivo, que recibe subsidios o protección, para que surja un país eficiente.

Se verá con el tiempo.

Por ahora, es evidente que algo muere en la Argentina.

No está nada claro en cambio si algo está por nacer.

Credito: El País 

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras