¿Desnutrición o mala alimentación en Venezuela?

En Venezuela se tiene más de dos años observando a niños, adolescentes y adultos hurgando la basura en busca de algo de comer.

El golpe de la escases alimentaria ha afectado a todos los venezolanos, y más aquellos que deben sobrevivir revisando cada lote de basura que encuentran. Se podría decir que son personas que no poseen recursos, podrían ser llamadas personas de clase baja, pero el título oficial es pobreza.

Todo ha sido a base de los altos precios, la inflación, el aumento de un dólar paralelo y una mala gerencia administrativa que vive el país a diario.

Realizado por Ramón González. Los precios de la cesta básica son números aproximados. Su variación se puede observar cada dos a tres meses. En el 2017 ha aumentado cada mes desde enero y a partir del mes de abril su precio se actualiza cada dos semanas.

La malnutrición y desnutrición

La malnutrición es el desequilibrio en los alimentos, en el cuál faltan nutrientes o el exceso de este, provocando una ingesta errónea, mientras que la desnutrición es la ausencia o disminución del consumo de alimentos.

Durante el mes de mayo El Nacional publicó: “OMS: Venezuela tiene 11% de desnutrición infantil” y explicaba que al momento de aumentar la cifra hasta el 15% podríamos llamar a un estado de emergencia, dónde no solo el estado debe ayudar a combatirlo.

En el 2011, la ONU afirmó que Venezuela estaba entre los países con un nivel de desnutrición de 5% a 9%, siendo esta una cifra baja que con el pasar de 6 años, la escases de productos básicos y la inflación ha hecho que esta cifra aumente en diferentes magnitudes, para el actual 2017 no hay cifras claras ni oficiales.

La Organización Caritas, también alertó sobre la situación de desnutrición y constató el grado alarmante de cuatro estados venezolanos (Distrito Capital, Miranda, Vargas y Zulia).

La desnutrición aguda más alta la posee el Estado Vargas con el 12,9%, le sigue Zulia con el 10%, luego Miranda con 7,3% y Distrito Capital con el 6,8%.

Con la malnutrición se puede acotar que el venezolano promedio consume productos con los mismos nutrientes por no tener que escoger para poder obtener una alimentación balanceada.

¿Cómo solventa el Gobierno la desnutrición?

En reiteradas oportunidades el Gobierno hablaba que en la Cuarta República los ciudadanos ingerían perrarina, pero en la actual Venezuela se podría decir que revisan a diario la basura para poder sobrevivir.

El Gobierno creó el Comité Local de Abastecimiento y Producción, conocido como Clap, para ayudar a las clases bajas y medias a conseguir ciertos alimentos “básico”, a un precio de 10.000 Bsf mensuales.

“Tengo el mes de junio esperando por una caja clap, aunque no rinde el mes como el gobierno cree, me ayuda a bandearme contra los altos precios del mercado” madre de 3 hijos y trabajadora en el sector privado.

El Clap no llega en muchos sectores del país, para que ello ocurra deben tener un consejo comunal que ayude y tramita los papeles necesarios para que estos lleguen a la localidad.

“Pues dónde resido no llega la bolsa y menos la caja del Clap, es complicado porque entre mi esposo y yo compramos la comida y no nos alcanza, cada dos semanas vemos que los precios aumentan, ya hasta un kilo de pollo es complicado comprarlo. Son dos sueldos mínimos que no nos permite comprar ni la cuarta parte que comprábamos años atrás” Secretaria de un centro de diagnóstico.

Este comité entrega mensualmente una caja o una bolsa, la caja que puede tener en total 20 productos, algunos de estos productos no son producidos en el país, esta contiene:

2 kilos de arroz

4 pastinas de 250 gramos

1 kilo de lentejas

1 kilo de caraotas

4 latas de atún

1 mayonesa pequeña

1 salsa de tomate

4 pastas de 250 gramos

Claro estos productos pueden variar y cambiar con otros.

La otra manera de conseguir productos básicos es pagando un mayor precio del normal para poder adquirirlo:

1 kilo de arroz tiene diferentes costos, ya sea por la marca y el origen, puede llegar a valer desde 10.000 Bsf hasta 13.500, al no tener impreso en el paquete el P.V.P. (precio de venta al público) el control de precios llega a variar.

“Quisiera vivir en una Venezuela donde me alcance el salario, y poder comprar los productos de la marca que quiera y la cantidad que desee”. Fueron las palabras de una madre venezolana, que expresó sus palabras a Guayoyo en Letras. “Estoy cansada de hacer colas, para adquirir ciertos productos que con normalidad no se consiguen”

Con cada aumento de salario y de dólar paralelo los venezolanos siguen luchando por sobrevivir y no pasar hambre, aunque son pocos los que logran extender el poco dinero que ganan quincenalmente otros venezolanos no pueden luchar y les toca pedir en la calle e incluso revisar la basura

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras