Un polvorín debajo de Mauricio Macri

Tal vez sea solo una cadena de azares, una señal indescifrable del destino, un capricho de los dioses que juegan con nosotros a los dados. O tal vez se trate de algo más sórdido. Lo cierto es que cada vez que el periodismo internacional accede a millones de documentos productos de filtraciones, el presidente argentino, Mauricio Macri, sufre un disgusto. Y al ritmo que se viene desarrollando la cosa, uno ya no sabe ni qué esperar.

La primera gran filtración, conocida como WikiLeaks, reveló el contenido de decenas de miles de comunicaciones secretas entre el Departamento de Estado y las embajadas estadounidenses alrededor del planeta. En esa época, Macri era jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y Cristina Fernández de Kirchner concentraba en la Argentina algo así como la suma del poder público. Uno de los cables cifrados enviados a Washington contaba cómo Macri le había pedido al embajador que los Estados Unidos frenara a los Kirchner y cómo el embajador le respondió que esa, en todo caso, era una tarea de los argentinos, que Washington tenía otras prioridades.

Esa anécdota fue realmente menor al lado de lo que ocurriría años después con los Papeles de Panamá. Macri apenas había asumido como presidente de la Nación cuando estalló el escándalo. Como se sabe, él era uno de los jefes de Estado que figuraban en los papeles del despacho de abogados Mossack Fonseca. Macri explicó que no sabía nada, que había sido hace mucho y que en todo caso le preguntaran al papá, Franco, que era el ideólogo de todas esas cosas. Se abrió rápidamente una causa judicial que un juez diligente cerró sin pedir ninguna prueba, más rápidamente aun de lo que tardó la causa en abrirse.

El problema es que en los mismos papeles figuraban muchos hombres de su Gabinete y de su máxima confianza. Un libro de reciente aparición, ArgenPapers, de los argentinos Santiago O’Donnell y Tomás Lurkin, narra, en este sentido, las desventuras del secretario de Legal y Técnica, del secretario general de la presidencia, del exministro de Hacienda de Macri cuando era jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, entre otras figuras estelares del Gobierno argentino: todos, por hache o por be, integrados a empresas de nombre extraño, en lugares lejanos del planeta, que reciben dinero de cuentas de bancos rarísimos, que figuran a nombre de otras empresas extrañas radicadas en una pequeña islita en la otra punta del planeta.

Macri atraviesa una luna de miel con la sociedad. Sus indicadores de imagen son realmente fantásticos. Tal vez sobreviva a todo esto.

Cuando todo esto parecía acallarse, ahora el periodismo internacional vuelve a molestar con los Papeles del paraíso. Es lógico que, en estos casos, la primera línea del periodismo y la política mundial espíe con interés y algo de morbo lo que ocurre con las inversiones ocultas de la Corona británica o con las del entorno de Vladímir Putin. Pero aquí en Buenos Aires todo es más aldeano. Y entonces los nombres que saltan son los del secretario de Finanzas de Macri, Luis Caputo, y los del ministro de Energía, Juan José Aranguren.

El primer caso, en particular, es llamativo porque Caputo aparece como titular de un fondo que era un jugador muy fuerte en el arribo y salida de fondos de las Islas Caimán. Confirmada la información, los periodistas le preguntaron a Caputo si había incluido su participación en esa empresa en las declaraciones juradas que presentó como funcionario. No lo había hecho. Luego le preguntaron si con ese fondo había adquirido títulos de la deuda externa argentina en default, que luego se valorizaron dramáticamente cuando él decidió pagar casi lo que pedían los acreedores. Dijo que le parecía que no. “Si fuera así me tiro de este quinto piso”, bromeó.

A los problemas que surgen de estas filtraciones, se le deben sumar otros. Al comienzo de la gestión de Macri, el Parlamento aprobó una ley de blanqueo, para que mucha gente declarara su dinero oculto ante el Estado. Macri modificó por decreto la prohibición que impedía a los familiares de funcionarios ingresar a ese sistema. Gracias a ello, su hermano pudo blanquear 35 millones de dólares que, hasta ese momento, se había fugado de la supervisión estatal. Además de eso, un par de semanas atrás, la justicia embargó por una suma millonaria al primo del presidente —y uno de sus alfiles políticos— por haber enmascarado la compra de un departamento en Miami. Como se ve, es una cantidad enorme de malas noticias.

Hasta ahora, nada de eso ha tenido costo político. Macri atraviesa una luna de miel con la sociedad. Sus indicadores de imagen son realmente fantásticos. Tal vez sobreviva a todo esto. Al fin y al cabo, hay ejemplos muy conocidos de líderes que atravesaron escándalos explosivos sin una muesca: Mariano Rajoy, sin ir más lejos.

Los polvorines, está claro, no siempre explotan. Pero la sociedad argentina, sobre todo sus clases medias, que hoy son muy macristas, han sido lapidarias, tarde o temprano, ante la acumulación de hechos tan poco explicados.

Hace varias décadas que los paraísos fiscales están en el centro de la agenda internacional porque, como se podrá entender, son instrumentos para que los ricos del mundo eviten aportar a sus países lo que les corresponde. En parte, la persistencia de la pobreza en el mundo, se debe a esas maniobras.

En el Gobierno argentino se limitan a decir que todo es legal, que no hay ningún delito o, más corrientemente, no dicen nada, esperando a que pase el chubasco mientras la luna de miel sigue como si nada. Si lo hace la Corona británica, Apple, Putin y el primer ministro de Islandia, ¿por qué no ellos? ¿Quién no tiene o ha tenido una cuenta offshore?, preguntan.

El tiempo dirá cómo le afecta todo esto al exitoso presidente argentino.

Por ahora, solo queda esperar de qué otros casos nos enteraremos en la próxima filtración.

Continuará.

Crédito: El País

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras