Compromiso

Cada día que pasa la situación es más difícil en el país, y cumplir con el reto “52 Libros 2018” también se complica aún más. No es fácil llevar a cabo una rutina diaria con las difíciles circunstancias que nos topamos diariamente y que nos exigen pensar,  analizar, trabajar y actuar con mayor esfuerzo para cubrir, por lo menos, las necesidades básicas.

El escenario que tenemos planteado es el de librar una diferente batalla cada día. Cuando damos por superado un obstáculo, se nos presenta uno peor que exige más de nosotros. Pero si analizamos bien el proceso para lograr una meta, nos damos cuenta que siempre existirán agentes externos (En este caso, situación país) y agentes internos, como por ejemplo, el desánimo o fastidio, que se interponen ante nuestro objetivo, lo importante es buscar fuerzas de cualquier parte para superarlos y seguir adelante.

Para la cuarta semana del reto elegí el libro “Véndele a la mente, no a la gente” del autor Jürgen Klaric para aprender más sobre cómo dar a conocer mis ideas y proyectos a las personas, y apenas en el segundo párrafo me encontré con una frase del autor que me mantuvo conectado en toda la lectura: “Creo que todos en el mundo deben aprender a vender, porque el que no sabe hacerlo no consigue nada, ni siquiera novia, así de sencillo”, y es totalmente cierto, las ventas no se limita solo a los vendedores de productos: un padre tiene que saber vender la idea a su hijo de que se gradué de la universidad, o si tiene niños de que coma, por ejemplo. Un médico debe saber venderse para atraer pacientes, hasta los evangelistas deben saber vender su credo para atraer creyentes. Todos somos vendedores y aceptarlo nos ayuda a prepararnos para lograr mejores resultados cada día. Este libro es una joya si decides potenciar tu capacidad de venta.

En medio de todas las dificultades, lo que me ayudó a mantener la motivación fue el compromiso adquirido públicamente con todos ustedes de leer un libro semanal en este 2018. Fueron días irregulares donde las exigencias de trabajo no me permitieron continuar la estrategia de agarrar el libro apenas me levantara, pero aferrado al compromiso, cuando no podía leer en las mañana, al llegar en la tarde a la casa tomaba inmediatamente “Véndele a la mente, no a la gente”.

Por todas las distracciones y compromisos externos en esta fase del reto terminé el libro el domingo ya entrada la noche. Al finalizar me sentí agotado, por la presión del compromiso de terminar la cuota de lectura, pero fue gratificante darme cuenta que por muchos obstáculos que se presentaron, al final logre la meta propuesta.

Así fue como pude pasar a una nueva fase en este reto de “52 libros 2018”, por lo que mi concejo es que cuando estén luchando por una meta, cuéntensela a su hermana, amigo, novia, esposo o para los más audaces, pueden compartirlo con su comunidad en las redes sociales y la presión que sentirás por el compromiso adquirido con los demás los ayudará a luchar hasta lograrla.

AFG.

“El éxito llega para todos aquellos que están ocupados buscándolo”

Henry Thoreau.

 

Latest posts by Anthony Frassino (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras