Gestión Ambiental Empresarial. El rol de las empresas para la conservación ambiental

Cuando hablamos de Gestión Ambiental en las empresas, automáticamente nuestra mente se ubica en actividades de reciclaje, gestión de residuos y acciones que desarrolle la empresa para contribuir a la conservación de la diversidad biológica. Lo cierto es que, aunque estas si forman parte de la gestión ambiental empresarial, apenas representan un pequeño porcentaje de un sistema de gestión mucho más completo.

Para entender mejor el funcionamiento de un sistema de gestión ambiental empresarial; comencemos por analizar el concepto de ambiente. Recordemos el que aparece en Ley Orgánica del Ambiente (LOA), que en su artículo 3 define este término como:

“Conjunto o sistemas de elementos de naturaleza física, química, biológica o sociocultural, en constante dinámica por la acción humana o natural, que rige y condiciona la existencia de los seres humanos y demás organismos vivos, que interactúan permanentemente en un espacio y tiempo determinado”

El ambiente engloba aspectos muy amplios, que abarca componentes físico naturales, biológicos y también aquellos relacionados con los seres humanos, sus sistemas sociales, su interacción entre ellos y con los demás componentes de la naturaleza. El hombre, su comportamiento, sus sistemas y estructuras sociales forman parte del ambiente. Sin el aspecto socio cultural, nos referimos simplemente a un sistema natural o un ecosistema.

Las empresas forman parte de los componentes que funcionan dentro de la sociedad, por ello, forma parte del ambiente. El rol que cumplen dentro del sistema ambiental es resaltante porque, a través las empresas y sus actividades, generalmente se da el mayor uso de las elementos del ambiente. Ellas son las encargadas de la extracción, transformación, distribución y comercialización de gran parte de los bienes y servicios que la naturaleza provee.

¿Que son Sistemas de Gestión Ambiental?

Un sistema de gestión empresarial es un conjunto de prácticas, procedimientos, políticas y procesos para la elaboración e implementación de estrategias que permitan la optimización de recursos, mejora de los servicios y el correcto funcionamiento de todos los elementos que integran la organización.

Se pueden desarrollar diferentes sistemas de gestión para cada área de trabajo, pero los más populares son los Sistemas de Gestión de Calidad, Sistemas de Gestión de Seguridad Industrial e Higiene Ocupacional y los Sistemas de Gestión Ambiental.

Un sistema de gestión ambiental de acuerdo a la norma ISO 14001  es aquella “parte del sistema de gestión, usado para gestionar aspectos ambientales, cumplir requisitos legales, y otros requisitos, y abordar los riesgos y oportunidades”

Esta  norma también define a los aspectos ambientales, como “elementos de las actividades, productos o servicios de una organización que interactúan o pueden interactuar con el medio ambiente”. Volviendo al concepto que revisamos inicialmente, entenderemos que estos elementos son de tipo físico- natural, biológicos y sociales. Las actividades que una empresa desarrolle no solo se limitan a sus efectos sobre la naturaleza, sino que también se ven afectados directa o indirectamente el componente social.

Es importante entender que no todos los impactos ambientales van a ser dañinos, ellos pueden ser positivos y negativos. Los impactos ambientales son cualquier acción humana que genere un efecto sobre el ambiente, por ello puede ser positivos o negativos. Un ejemplo de un impacto positivo, es el que ocurre sobre el componente sociocultural cuando al iniciar un proyecto cerca de alguna localidad, se crean nuevos empleos directos e indirectos y activa la economía local.

El sistema de gestión ambiental debe generar acciones para cada componente del ambiente con el que la empresa tenga relación. Pretende prevenir, corregir, minimizar, compensar los efectos negativos y maximizar los impactos positivos que las actividades generan sobre el ambiente mientras estas se ejecuten.

¿Como debe ser la Gestión Ambiental?

Como se planteó al principio, generalmente las empresas limitan la gestión ambiental  al manejo de residuos y desechos, y a pequeñas acciones realizadas para contribuir a mejorar los componentes físico- natural y biológico. Cuando se incluye el componente social, tienden a limitarse a una acción puntual, no constante dentro de una comunidad, acciones que pueden ser buenas pero al no ser continuas, no generan cambios significativos en el.

Para que una empresa pueda cumplir con un correcto sistema de gestión ambiental, debe plantear estrategias para prevenir, disminuir, contrarrestar los efectos negativos y que mantengan o incrementen los positivos. Deben entender que no solo es evitar la contaminación, si no que al mismo tiempo y de ser posible, se deben generar acciones que mejoren las condiciones del ambiente en cada uno de sus componentes.

Una empresa que conozca su rol dentro del ambiente y actúe responsablemente sobre él, seguramente ayudará a generar cambios que, más allá de ofrecer algún bien o servicio, se reflejarán en la mejora del  entorno donde se encuentra trabajando.

Ejemplos de estrategias para una correcta gestión empresarial ambiental, son primero el desarrollo de pollitas, planes y programas como: los de formación ambiental; programas socio ambientales; programas de manejo de sustancias y materiales peligrosos; manejo y gestión de riesgos ambientales; política ambiental; entre otros. Recordando que cada plan, procedimiento y política, debe elaborarse pensando en generar acciones dirigidas a cada componente ambiental.

Lo segundo es aplicar los planes, no solo basta con tenerlos, lo más importante es aplicarlos. Para lograr realmente tener una gestión ambiental responsable, debemos comprometer la organización al cumplimiento de los procedimientos y a alcanzar los objetivos. De no hacer esto, significa que la organización solo busca el mero cumplimiento de un requisito, más no existe compromiso real de mejorar el ambiente.

Lo tercero es que siempre es importante evaluar nuestros sistemas de gestión ambiental. Realizar auditorías para evaluar el cumplimiento de la empresa, permitirá conocer las fallas y fortalezas de nuestro sistema a fin de mantener o mejorarlo y lograr los objetivos del sistema de gestión ambiental.

¿Cómo contribuye una buena gestión ambiental al ambiente?

Las empresas y las actividades económicas, ayudan impulsan y mantener el bienestar social, pero siempre se debe tener presente, que ambas se mantienen en base a la comercialización de recursos naturales, renovables y no renovables. También, que los seres humanos  y toda forma de vida sobre el planeta, está condicionada a la disponibilidad y uso directo o indirecto de los recursos naturales.

Por ello, una organización que se vea a sí misma como parte integral del ambiente y que reconozca su dependencia al uso o comercialización de recursos naturales, será una organización que promueva una gestión sostenible y preocupada por evitar dañar  los ecosistemas. Esto, al verlo como una forma de generar bienestar propio y colectivo en un ambiente del que ella misma se siente parte dependiente.

Claudia Martinez

Claudia Martinez

Vicepresidente de la Fundacion Ambiental Natural Bio Conservation. Ingeniero del Ambiente y de los Recursos Naturales. Comprometida con la conservación en Venezuela a través del modelo de desarrollo sostenible.
Claudia Martinez

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras