Tormenta de ideas
Venciendo las sombras II

Continúa el conflicto en la universidad venezolana, específicamente la Universidad Central de Venezuela plantea paros escalonados y posible paralización total de la institución, caminar o transitar por su campus es verificar la soledad, ya muy pocos vehículos en los estacionamientos, y no se ve ingresar por Plaza Venezuela (puerta Tamanaco), el clínico, ni ciudad universitaria a la muchachada. ¿No sé qué van a paralizar?, ya la universidad está detenida. Al gobierno le favorece la situación de la universidad, es un dolor de cabeza menos, está atomizada, desmovilizada y debilitada.  

Me llama la atención un reportaje de UCV noticias de fecha 26/10/2018, donde menciona una asamblea general en la escuela de trabajo social de la UCV, el motivo era salarios y servicios estudiantiles, se llegaron a 10 acuerdos, pero en el punto 7 se acordó de manera genérica tratar el tema de ingresos propios; ese debió ser el primer acuerdo, pero es un avance, primera vez que escucho que tratan ese punto, aunque los otros 9 puntos, bien podrían tomarse de cualquier minuta de asamblea en los últimos 50 o 60 años, o quizás más.

La grave situación económica no tiene solución a corto plazo, independientemente de quien asuma el rol de decisor (gobierno actual o uno nuevo si se produce), el país necesita mejorar su productividad, para eso se necesita primero confianza, inyección de recursos, levantar servicios básicos como: agua, electricidad, internet, vías de comunicación, levantar los muertos (empresas) que están en los cementerios de los parcelamientos industriales a lo largo y ancho de Venezuela, por lo tanto esperar que se produzca un quiebre político para que la universidad salga del foso oscuro en que esta, es una entelequia; al contrario, que la universidad se erija como un pilar en esta crisis, le daría un impulso importante a la nueva visión que necesita el país. Y en el supuesto de que se vayan acomodando las cargas, lo primero es la salud y el hambre de la nación, muy atrás será prioridad dar aportes al sector universitario, así que lo que queda es hacer camino al andar.

De diagnósticos tenemos un rollo, lo que se necesitan son propuestas, no hay solución mágica. No puedo pretender crear un plan, ya que desconozco muchos datos sobre cosas internas de la universidad, aunado a que se necesita que confluyen muchas voluntades para buscar una solución al problema universitario,  pero sí se pueden hacer aportes, ideas, que se pueden engranar para la articulación de un plan.

Les corresponde a sus autoridades rectorales dejar el miedo, el cálculo político, decir la cruda realidad, dejar claro que el modelo que se ha manejado en la universidad se agotó; la coyuntura país permite eso, ya que esa crítica al gobierno, que es generalizada, deja claro que si la universidad no cambia, ya no habrá universidad.

Hay que evaluar con que se cuenta, un control de daños, cada facultad y sus escuelas deben establecer qué pueden aportar, la intención es buscar mecanismos de ingresos propios. Cuando se habla de ingresos propios lo primero que se piensa es en el aumento de la matrícula, y los históricos antagonistas asoman la palabra privatizar, pues no, SINCERAR no es PRIVATIZAR, y no es un eufemismo. El que pretenda hacerlo, estará el control social para ponerle la mano en el pecho.

La escuela de trabajo social debe hacer un levantamiento socioeconómico de cada miembro de la comunidad ucevista activo, así se puede evaluar quién puede ayudar mediante un aporte económico (no obligatorio) en virtud de sus condiciones y quien no, pero acá la matrícula no debe ser lo primordial, la búsqueda de ingresos propios debe ser con actividad productiva, hay que sincerar los servicios administrativos, que no se incurra en pérdida, pero tampoco en exceso, de igual manera las providencias estudiantiles: el comedor, rutas de transporte, servicios médicos, becas entre otras.

La asociación de egresados UCV, le toca un rol protagónico en esta coyuntura, la asociación no puede ser para canalizar si se otorga una tarjeta de crédito, que no sirve para nada con la hiperinflación, o si puede comprar una acción  un egresado para jugar golf en el Junko Country Club; la asociación debe hacer una campaña “agresiva” de inscripción de egresados, amigos nacionales e internacionales ucevistas, buscar en el mundo a cada ucevista que pueda aportar: dinero, conocimiento, o vínculos con financistas de proyectos productivos, colaboradores, buscar dolientes, gente buena que quiera ayudar, para ello se debe mejorar la política comunicacional de la universidad, tejer una red que permita difundir el mensaje, desde el rectorado y sus autoridades tienen cuenta de tuiter, instagram o Facebook, cada facultad, escuela, instituto, y miembro de la comunidad debe ser un multiplicador del mensaje, en este punto la escuela de comunicación social debe ser un pilar, enseñar haciendo.

Las autoridades pueden crear la figura de: amigos, comisionados o embajadores, o x nombre para que personas que puedan impulsar el mensaje y buscar apoyo económico en Venezuela y en el exterior lo hagan, verbigracia: Cuanto apoyo puede conseguir Edgar Ramírez, una imagen de Venezuela en el mundo, o un jugador de la grandes ligas en el beisbol, futbol, basquetbol u otro deporte, o gente vinculada a las finanzas, medicinas, la ciencia, el arte, o cualquier actividad lícita que tenga a bien ayudar.

La escuela de economía debe impulsar a sus alumnos y profesores a crear un modelo de desarrollo para la UCV, ya que no lo hacen las vacas sagradas del consejo de fomento, incluso pueden crear empresas universitarias, la bolsa de valores universitaria, establecer alianzas con la bolsa de valores de Caracas, la banca, para la consecución de ingresos para desarrollar proyectos.

La creación de empresas mixtas donde participen estudiantes, profesores, empleados y obreros, es una forma de escuela nueva, enseñar haciendo, una empresa necesita abogados, administradores, contadores, ingenieros, arquitectos, humanistas ,profesionales y personal dependiendo de cada empresa, eso es algo que le falta a la UCV, ser más pragmático, que el estudiante salga con herramientas sólidas al mercado laboral, y mientras aprende produce ingresos para la universidad e igual para él y su familia, así los profesores y todos los que participen.

Se ha criticado que el aula magna se alquiló para un evento, y acusadas sus autoridades de mercantilistas, pues dejemos la hipocresía, la universidad está en EMERGENCIA , cada espacio que pueda producir un ingreso debe hacerlo, por ejemplo: la universidad puede absorber parte importante de la movida teatral, cultural y musical, cada facultad tiene sus auditorios, contamos con un espacio interno de estacionamientos y los que están en los estadios, con esos ingresos se motoriza y hacen arreglos a la universidad, se crea empleo en varias áreas, especialmente la seguridad y servicios, y se rompe con la soledad de la universidad, que es caldo de cultivo para el hampa. La universidad debe estar activa los 365 días al año, el rector aparte de lo académico, es como un gobernador o alcalde de esa ciudad universitaria, incluso se debería recibir el año nuevo en la plaza abierta del rectorado, se debe convertir en un ícono.

La universidad se me asemeja guardando las distancias, a la ciudad del Vaticano (44 h y 1000 habs) un espacio tan pequeño, pero con gran poder mundial, así visualizo a la Universidad Central de Venezuela, estas 70 hectáreas y sus más de 60.000 habs es un referente importante en Venezuela y el mundo.

Con respecto a la seguridad, se debe crear una academia que forme a los custodios del campus, y su cantera puede ser los que practican artes marciales en la UCV, ya hay un tramo hecho, por lo menos en disuasión y defensa, disciplina, ¿hoy que tanto puede apoyar la gente de seguridad? , en estos días vi a un sr vigilante recostado en una silla reclinada a la pared fumando, que imagen tan desalentadora, un custodio debe tener auctoritas, que su sola presencia cause confianza.

Otra sugerencia puede ser el turismo universitario, ya solamente recorrer su campus patrimonio de la humanidad es cautivador, la cantidad de aves que la frecuentan (para los observadores), sus 70 hectáreas, el Laurel de la UCV (municipio Baruta) donde producen o se producía café, con un buen clima, y otras haciendas que pueden servir para actividad lucrativa (algo similar al Cedral, Hato Piñero, entre otros),incluso haciendo articulación con la Universidad Simón Bolívar que cuenta con otros monumentos como sus campus de Sartenejas y Litoral Guaireño. Este plan se podría proponer a Valentina Quintero u otra persona que conozca la materia, para que evalué y asesore.

Importante desarrollar la energía limpia, energía solar para todo el campus, colocar en sitios donde no se rompa con la armonía y arquitectura de Villanueva, bicicletas estáticas, en las cuales se haga ejercicio, pero también con el pedaleo se produzca energía; construir un reservorio de agua para el riego y servicios de la ciudad UCV, cuya fuente provenga del agua de lluvia y pozos, el manejo de los desechos sólidos, que sirvan para energía y reciclaje productivo, las facultades de ingeniería y arquitectura debe cumplir ese objetivo.

La incursión en el deporte profesional es otra posibilidad, ya tenemos un trecho avanzado al contar con instalaciones deportivas de calidad, por algo las alquilan los equipos profesionales, aunado a establecer alianzas con equipos nacionales y extranjeros, procurando semilleros deportivos desde las más pequeñas categorías, el financiamiento de esos equipos se podría evaluar mediante la venta de acciones en la bolsa de valores.

Hay cantidad de salones vacíos o subutilizados, que se pueden alquilar a personas o instituciones que necesitan espacios para dictar cursos, charlas, etc; la UCV puede ser el mayor centro de convenciones de Caracas, sobre todo los fines de semana, para que no altere el normal desarrollo académico, y sirva para mantener activa a la universidad, evitando espacios abandonados y por ende solitarios, propicios para el hampa.  

Un tema álgido, es los comedores UCV, siempre se ha criticado que sean gratuitos, antes se pagaba algo simbólico, hoy más caro sale el ticket, una de las críticas era que algunos compañeros acudían al comedor con bebidas energéticas o refrescos que siempre han sido costosos, y fueran a comer gratuitamente así la calidad del menaje fuera cuestionada. Ya hemos visto lo que el regalado hace, entonces no puede ser gratuito el comedor, en 2016 decía: “el pdte FCU de la época, que se le daba comida aproximadamente a 800.000 personas por año”. Como aguantar esa pela gratuitamente, es imposible.

El comedor ha sido motivo de fuertes luchas en la universidad, es muy similar al tema del aumento de la gasolina en el país, pero no por eso se debe soslayar.

Acá volvemos al punto de la encuesta socio económica que debe hacer la escuela de trabajo social, el que no pueda pagar contaría con la beca comedor, y el que pueda que pague un precio acorde al menú, que debe servir para mejorar la calidad y que los fines de semana esté abierto, así pueden comer el que viene a estudiar, y muchos compañeros que quedan en Caracas y son oriundos de la regiones de Venezuela. Esta mejoría debe ser tal, que las autoridades coman en el recinto permanentemente y no solo en la cena navideña, así se acaba con las cocinas particulares en los despachos.

El comedor se debe surtir con productos que provengan de las tierras ucevistas, en Maracay sede de la facultad de agronomía, de otras tierras propias en otras partes del país, lo que no se pueda producir que se compre pero bien riguroso.  

Se debe ir pensando en un nuevo hospital escuela, en el desarrollo de edificios para residencias estudiantiles, con los cuales se perciba ingreso, y al que se deba exonerar se haga mediante el respectivo estudio socioeconómico.  

Se necesitan medicinas, tenemos a la facultad de farmacia; hacen faltas prótesis médicas, repuestos industriales, están los chamos de ingeniería, el Valle del Silicio: tenemos a los muchachos de ingeniería de sistema. Cuentan que muchos grandes proyectos nacieron en un garaje, los jóvenes y no tan jóvenes que quieran emprender tendrán es a la Universidad Central de Venezuela para apoyarlo.

Podría seguir mencionando ideas, la imaginación es el límite, claro que hay que pisar tierra y buscar la viabilidad jurídica, política y económica, ciertamente es difícil, habrá sus detractores y dirán que esto es ilusorio, que con este gobierno imposible hacerlo, pero y con los otros que gobernaron tampoco se hizo, nunca fue el momento; leí a un profesor de la escuela de economía en un tuit, decir que existe un plan: ZONA RENTAL; eso sí es ilusorio, ya no existe, como es ilusorio centrar una lucha solamente y principalmente en solicitar respeto a las tablas salariales y a un presupuesto justo, es un círculo vicioso, podrían guardar las pancartas para las próximas protestas, en virtud del reciclaje, ya que el tema seguramente será el mismo.

Este tuit del sr Aurelio Buendía @abuendia13, es lapidario:  

“Nunca es el momento para que la universidad asuma su autonomía verdadera, ni en los 60 y 70 con la lucha armada, en los 80 estuvo la generación boba, según Chirinos, muchos de sus «líderes» se chupan hoy el poder, y en los 90 vino el chiripero y Chávez hasta hoy, Pa cuando es? “

Se pueden hacer cosas coyunturales otras estructurales, cuando cambien las condiciones se puede retomar el proyecto ZONA RENTAL, pero lo que no se puede hacer, es no hacer nada. La zona rental en algún momento podría recuperarse, como en derecho le corresponde a la UCV, así pasó con el jardín botánico.

Yo, ya egrese, me sería fácil no interesarme, pero no puedo ver como se cae a pedazos mi alma mater, tengo años tratando de llegar a las autoridades, haciendo el planteamiento, Venezuela ha estado en crisis eterna, hoy es exponencial, no sé si llegará el mensaje y se podrá cambiar el modelo, pero lo intento, espero que sí se logre, y lleguemos con la universidad a sus 300 años y muchísimos más.

No esperemos que nos coma el tremedal.

Viva la Universidad Central de Venezuela. Uuucv, Uuucv.

Antonio Gonzalez
Últimas entradas de Antonio Gonzalez (ver todo)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras