El plan de Fidel

Tras la victoria de los grupos guerrilleros insurgentes al régimen Cubano del dictador, Fulgencio Batista, Fidel Castro aprovechó el vacío de poder para hacerse con la presidencia temporal de la isla (supuestamente no quería el mando). Los demás movimientos que se alzaron no tuvieron inconveniente alguno con esta decisión y la percibieron como algo razonable. Sin embargo,  al cabo de unos años con Fidel en el poder, los cambios comenzaron a notarse, uno de los más relevantes fue decidir declararse (después de haberlo negado), 100% marxista y alinearse a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Es en ese periodo que se inicia una dictadura comunista en Cuba, obviamente financiada por los soviéticos. Desde ese instante la isla se convierte en un país estratégico en medio de la guerra fría y en el principal promotor del comunismo en centro y Sudamérica.

Luego de la caída de la URSS, en el año de 1991, Fidel necesitaba una nueva fuente de entrada de dólares para poder agilizar su gestión como presidente de Cuba, eran los tiempos del periodo especial y él ya tenía un plan que había puesto en marcha desde el mismo año 1959. Con el derrocamiento de la dictadura de Pérez Jiménez, el nuevo presidente electo en Venezuela sería Rómulo Betancourt. Desde su llegada a la cúpula política cubana, Fidel comenzó a hacer viajes por diferentes países con la finalidad de darse a conocer, y en una de estas giras, durante su paso por Venezuela, habló con Betancourt para que Venezuela cediera petróleo a precios de “vacas flacas” para su país. El Jefe de Estado venezolano se negó y esto no le gustó a Fidel, razón que lo motivó a incentivar a los grupos de insurgentes comunistas venezolanos para que se revelaran contra cualquier gobierno nacional que estuviese en contra de los intereses revolucionarios y cubanos.

Entre los incidentes más destacados de ese período, se puede hablar de la invasión a machurucuto (1967), cuando soldados del ejército nacional, sorprendieron a comunistas venezolanos conspirando y realizando hechos delictivos junto a guerrilleros cubanos, entrenados en la isla y financiados por Fidel. El percance terminó con varios comunistas abatidos por el ejército venezolano y fue llevado ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), pero como era de esperarse, Fidel negó haber realizado tal arremetida contra el país. Sin embargo las ideas arribistas de Castro, junto a sus ambiciones de llevar a cabo los ideales Trotskistas de la expansión mundial del comunismo, lo incentivaron a continuar su plan de inocular el marxismo en Venezuela para poder aprovecharse de la posición geopolítica y estratégica del país, además ambicionaba los recursos de este.  

En fin, llegó el año 1991 y cayó la URSS, Cuba comenzó a entrar en una crisis debido a que se acostumbró a ser un país financiado por esta potencia, pero el plan que Fidel tenía años gestando en Venezuela, comenzó a dar sus frutos. En 1992, Hugo Chávez lanzó una intentona de golpe de estado fracasado, pero que lo dio a conocer en el ámbito político nacional, tras esto fue enviado a la cárcel pero durante el gobierno de Rafael Caldera, se le confirió un sobreseimiento de causa y con una ley de amnistía es liberado en el año 1994, cabe destacar que durante el mismo año de su liberación, fue recibido en Cuba como un héroe, como si ya lo dieran por presidente de Venezuela. Fidel sabía lo que quería y sabía cómo convencer a un sujeto megalómano como lo era  Chávez, el camino, masajear su ego.

En 1998 Chávez se postuló como candidato a la presidencia, y el pueblo que había salido del espejismo generado por las bonanzas petroleras y comenzaba a odiar la realidad, se dejó engañar por la verborrea demagógica del “Comandante”. La oratoria de Chávez y su carácter populista, además de la forma en que había manejado los medios después del golpe, hizo que la gente viera en él a un mesías, un salvador, que llegaría a sacarlos de aquellos años de miseria. 

Desde ese momento, Fidel se convierte en el maestro y guía de Chávez, había logrado su meta, de ahora en adelante le aconsejaría imponer un modelo marxista en el país y se convertiría en un aliado para que “El Comandante” le retribuye exportando a Cuba 90.0000 barriles diarios de petróleo, hasta el año 2014 cuando estos se reducen a 30.000 debido a la crisis que se presentó en el país. Los métodos de pago de Cuba en cuanto al petróleo Venezolano consistían en el envío de médicos para las misiones socialistas, parece una locura, pero es así, el intercambio de un producto estratégico y escaso como el petróleo por unos médicos. A esto se le podría agregar el envió de grandes cantidades de dinero para frenar la crisis en la isla y la construcción de estructuras como la planta de interconexión eléctrica de Cuba, que se le dio como regalo de cumpleaños a Fidel.

En  la actualidad, Venezuela es un país empobrecido y humillado, donde las hienas internacionales se pelean por los restos de una nación que se desvanece, donde los intereses de ciudadanos honrados que trabajan por el bienestar de sus familias choca con el de un gobierno títere y un conglomerado de países que buscan repartirse lo que queda de la fiesta.

A la fecha, la cantidad de cubanos que se han inmiscuido en los cuerpos de inteligencia nacionales, se estiman entre los 20.000 y 46.000. El Nuestro ha sido el único país que ha pagado su propia colonización.  

Latest posts by Wilson Yanez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras