Los dictadores no son “derechos” ni “humanos”

El informe sobre la situación de derechos humanos en Venezuela de la oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas fue presentado con suficientes datos reveladores en torno al escenario que hoy padecen los ciudadanos de todo un país. Aspectos como los derechos económicos y sociales, derecho a la alimentación, derecho a la salud, violación de derechos civiles y políticos, son descritos detalladamente, convirtiéndose en un documento medular en el tratamiento de uno de los asuntos más relevantes del presente contexto histórico, si bien es cierto el texto no aporta información de novedad para los venezolanos (lo viven diariamente), sí constituye un aporte valioso para comprender y tomar medidas desde el plano internacional. 

No es la primera vez que una dictadura queda al descubierto frente a una comisión veedora de los derechos humanos, en 1979 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos visitó durante dos semanas a la Argentina de Jorge Videla, acusado incontablemente de violar sistemáticamente los derechos de los ciudadanos, aquella comisión también emitiría un informe, donde entre otras cosas detalla varios de los asesinatos imputados al gobierno de Videla, éste es uno de los testimonios recogidos: “Mario Lerner fue asesinado en el tercer piso de su casa, siendo luego arrojado al primer piso, el día 17 de marzo de 1977, a las 9.15 p.m., por fuerzas de la policía”.

Jorge Videla llega al poder luego de encabezar un golpe de estado el 24 de marzo de 1976, momento en el cual es derrocada María Martínez de Perón. La Junta Militar se plantó en el solio presidencial y desde allí Videla terminaría por convertirse en la máxima figura de una dictadura militar que se cubriría bajo el estruendoso rótulo: “Proceso de Reorganización Nacional”. Prontamente el gobierno militar fue acusado de forma reiterada de socavar los derechos del pueblo argentino, situación que impulsó al aparato propagandístico de Jorge Rafael Videla para crear diversas formas que limpiaran el rostro del régimen, famoso es el slogan “los argentinos somos derechos y humanos”.

Uno de los aspectos más llamativos en el informe lo constituye el hallazgo de los nichos “NN”, se trataba de tumbas sin identificación, donde los desaparecidos (secuestrados por la dictadura) habían sido sepultados. El informe en detalle nos señala: “Durante la visita a la Ciudad de La Plata la Comisión inspeccionó el cementerio en el que pudo verificar la existencia de tumbas marcadas sólo con las letras NN, entre ellas unas con características que indican la existencia de cadáveres de niños recién nacidos o infantes (…) Se comprobó posteriormente que, durante los años 1976, 1977, 1978 y 1979 existió un número apreciable de personas enterradas bajo esta nominación. Asimismo, pudo establecerse que en muchos de estos casos el diagnóstico de la causa de la muerte consistió en establecer que el fallecimiento se produjo por estallido de masa encefálica producido por proyectil de arma de fuego”.

Otro aspecto muy polémico dentro del gobierno pretoriano liderado por Videla estuvo simbolizado en la desaparición de infantes, muchos de ellos hijos de los opositores a la dictadura. Aquella situación (desesperante) generó la organización de las llamadas abuelas de Plaza de Mayo, movimiento fundado en 1977 que tenía por objetivo denunciar la desaparición de menores de edad que habían sido secuestrados por las fuerzas policiales. El poder represivo que además de estrangular la democracia en Argentina, no tuvo ningún recato al momento de realizar detenciones, ni el género, ni la edad representaron impedimentos para los operarios del régimen: “Las personas afectadas por estos operativos y que figuran en las listas que obran en poder de la CIDH, son en su mayoría hombres y mujeres entre los 20 y 30 años de edad, aunque también han desaparecido personas mayores y menores de esas edades. Algunos niños secuestrados con sus padres han sido luego liberados, entregándolos a parientes o dejándolos abandonados en la vía pública. Otros niños, sin embargo, continúan como desaparecidos”, relata el informe.

En los últimos años en Venezuela hemos podido apreciar detenciones arbitrarias y torturas, incluso el informe presentado por Michelle Bachelet manifiesta que: “Los servicios de inteligencia (el SEBIN y la DGCIM) han sido responsables de detenciones arbitrarias, maltratos y tortura de opositores/as políticos/as y de sus familiares” Por su parte, el documento que preparó la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en 1979 señala los procedimientos empleados al momento de realizar los allanamientos que finalizaban con la captura de individuos que eran remitidos en muchos casos a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) básicamente un centro de tortura. Los mecanismos de la dictadura de Videla iniciaban con el secuestro, “El personal que realizaba el operativo concurría vestido de civil, con armas largas y cortas que servían para intimidar a las víctimas y a los testigos de los hechos”, seguidamente se iniciaba la investigación de los antecedentes del implicado, en el proceso se cometían los más crueles vejámenes, “la tortura en las detenciones ilegales prolongadas era aún más grave que en los secuestros de corta duración”. La mayoría de los casos el proceso culminaba con la desaparición de la persona.

Evidentemente el gobierno de Jorge Videla haría todo lo posible para ocultar el informe que terminaba por dejar en evidencia la ausencia de respeto a los derechos en Argentina, el documento entraría tardíamente al país de forma clandestina, pese a ello, representó sin duda un gran espaldarazo para los opositores al régimen de oprobio y una de las piezas para el final político de la Pantera Rosa (como apodaban a Videla). Hoy, Venezuela escucha y lee el informe presentado por la ex mandataria chilena, y ante ello no podemos ser ciegos ni sordos, recordando que mientras Bachelet ejecutaba su labor como observadora, se suscitaría la tenebrosa muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, creemos que no hay más nada que agregar, no existen derechos en Venezuela, estamos en medio de una estructura de terror y oscuridad, aun así; los valientes siguen presenten y siguen luchando. 

Luis Castillo

Luis Castillo

Profesor de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador.
Luis Castillo

Latest posts by Luis Castillo (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras