La Política como el fútbol

Actualmente hiciste la costumbre de presentar una solución a un problema, como la única y verdadera solución, cuando gran parte de ese problema contiene soluciones fuera de ser únicas, muchos problemas son causados por diferentes situaciones. Adquiere dificultad aún más cuando son problemas políticos o crisis política, que dada su naturaleza es multicausal, es decir, tiende a ser un problema de muchos intereses u orígenes, tanto particulares como colectivos.

Por lo tanto, pretender llevar a la mesa la solución a un problema de esta categoría, de categoría política, si se puede adjetivar así, es desconocer adrede o accidentalmente que posiblemente esa no deba de ser la única solución o acción a tomar, o no de manera aislada. Se entiende que ese tipo de problema no tiene un solo origen, es de considerar que la “solución” debe transformarse en plural y llevar esas soluciones al problema e implementarlas de manera simultánea.

Un ejemplo de ello se encuentra en los distintos discursos que presentan una parte de las organizaciones políticas o las personas mismas. Dicen que la solución a la crisis está “sólo con el voto”, “sólo con la calle”, ”sólo con presión” o “sólo con el diálogo” este régimen saldrá.

Es por ello que se hace la siguiente pregunta:  ¿Solo con el delantero se puede ganar un juego de fútbol?

La respuesta es más que obvia, un juego de fútbol de gana con distintos jugadores, no sólo con un delantero. En fútbol, de necesita un equipo para poder ganar dicho partido, y si bien el objetivo es meter el gol, no pasa sólo porque el delantero tome toda la responsabilidad. Se necesita de la defensa, de los laterales, se necesita del portero.

Si se lleva este ejemplo al plano político que se venían explicando, se debería de ver más que claro que la solución a la salida de este régimen no pasa por una única acción a tomar, las elecciones o la calle, pasa por presionar todo aquel que genere un malestar al régimen. Se podría llamar un trabajo en equipo tal como el fútbol; uno presiona en la calle, otro en las instituciones internacionales, otro presiona en los diálogos, otro presiona en la activación de los artículos de la constitución y otra presiona en elecciones. Pensar que solo dedicarse a una y que el resto no contribuye o estorba es pensar que solo el delantero ganará el juego. Y el que tenemos como adversario es un equipo que tiene muy bien dividida las responsabilidades y cada rol que debe cumplir sus jugadores en el juego. 

Como describe Vaclav Haven en un ejemplo de transición hacia la democracia en su libro “El poder de los sin poder” habla de una fuerte alianza y trabajo de todas las instituciones política, social y sociedad civil que mediante toda maniobra mediática, institucional, de negociación y de protesta lograron su objetivo. Si bien, cada país es distinto y por ende su dinámica hacia la transmisión también lo es. 

Entonces podría decir desde mí humilde opinión, como ya dice un antiguo dicho, “En la unión está la fuerza” y entender con humildad que no será mi opción ya sea la que elija, la única posible solución al problema y como también de aquel que eligió otra oposición distinta a la mía, no está equivocado o no entorpecería mi trabajo, sino todo lo contrario, que juntos sumaríamos fuerza para alcanzar ese objetivo en común, salir de este régimen.

Latest posts by Dennys Portillo (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras