La cosmética de Juan Perozo

Dice la filósofa Adela Cortina que “no hay que confundir la ética con la cosmética” haciendo una clara distinción entre hacer lo correcto y “aparentar” hacer lo correcto. Esa frase aplica mucho a lo que ocurre ahora en el municipio Libertador (Carabobo) con la conformación de la Brigada de Policía en Bicicleta. Lindos uniformes, lindas bicicletas, lindas fotos para colgarlas en Instagram y Twitter pero hablando con algunos oficiales me doy cuenta que siguen teniendo un sueldo de hambre, ninguna protección social para sus familias y un insuficiente número de efectivos para llevar a cabo un trabajo con cobertura eficaz del territorio. En definitiva, aparentamos tener una policía del primer mundo pero seguimos teniendo la policía más desasistida del Estado. Pura cosmética.

Debe darse una auténtica discusión pública sobre la política de seguridad. Reflexionemos, ¿Cuáles son las quejas que la ciudadanía tiene con respecto a la policía?. Hay quienes dicen que hay matraca, que la expresión más escuchada en las alcabalas y los operativos es “¡dame algo pa’ los frescos!”. Esa, por mucho, es la queja más escuchada. Aún no me he encontrado a nadie que me diga que la solución a la alta criminalidad es que la policía ande en shorts y bicicletas y que con esa preciosura pitiyanqui los microtraficantes de drogas, los carteristas, los ladrones de carros y los atracadores de busetas huyen despavoridos.

Me preocupa precisamente la falta de salarios decentes para los cuerpos policiales. Los policías deben ser honestos pero facilitemos las cosas, el hambre, la necesidad y una familia en casa que atender son situaciones que crean una presión muy grande sobre los funcionarios y son el caldo de cultivo de tentaciones. Este debe ser un tema a debatir.

Por otro lado, sin una legislación clara, transparente y divulgada los ciudadanos se encuentran expuestos ante los abusos. Recientemente, José Alemán, Secretario de Asuntos Municipales de AD en Libertador preguntaba, vía redes sociales, si la alcaldía podía hacer pública la, hasta ahora secreta, Ordenanza que pecha con más de 100 dólares de multa a quien use un vehículo personal como transporte sin afiliarse a una línea. Multas sin normas conocidas que supuestamente las establecen son la mina de oro para los matraqueros y al momento de ser víctimas del matraquero no nos importará mucho si anda en shorts y bicicleta o si anda en moto o patrulla. Matraqueo es matraqueo.

Varias veces he usado este espacio para solicitar un cabildo abierto, uno en el cual los ciudadanos puedan expresarse libremente con un micrófono ante el alcalde y los concejales. Lo reitero para este y otros temas. Pero agregaré algo más, Sr. Alcalde, usted debe estar enterado que Conatel anda de radio en radio obligando a los medios a que se silencien y solo entrevisten a los voceros del PSUV o aplique un 1 x 1. ¿Qué le parece un debate? Usted defiende la cosmética de policías en bicicleta y shorts y yo le diré las dudas que tengo sobre que esa brigada cuchi le de miedo a los pranes que campean en Tocuyito. ¿Le gusta la idea?

Latest posts by Julio Cesar Castellano (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras