Venciendo las sombras
¿¡Unidad!?

Reapareció el discurso de la “UNIDAD”, es algo cíclico, cuando se quiere utilizar a la población para un interés subalterno se levanta esa bandera. Hablan de unidad ¿para qué?  unos buscan agruparse para conseguir un cambur en la “futura” asamblea nacional; otros supuestamente para salvar a Venezuela, pero el discurso unitario, llega solo a eso, a discurso; la iglesia lanza a la opinión pública un comunicado que en vez de unificar, dejo a la gente buscando intérpretes por doquier, eso que no fue escrito en latín ni otra lengua muerta; paso la asamblea de fedecamaras, sin pena ni gloria, también con un título rimbombante: “Por una nación incluyente y productiva”, con contradicciones, porque en las ponencias se habla de crear modelos, cuando el modelo ya lo tenemos (Constitución Nacional), igual, fue otro discurso más.

Cada sector todos los días desde su esquina, tribuna o parcela, lanza discursos al aire por rrss o algún medio que pueda recoger su inquietud, dígase: el sector universitario; gremios de salud; los del agro; los sindicatos; empleados públicos; empresarios; la justicia; en fin, todos se tildan de ser necesarios, fundamentales para el desarrollo del país, sin ellos es el acabose de la sociedad venezolana, pero cada uno tiene un diagnóstico y busca solución para su sector, para su parcela.

Hay un empeño en ir a unas elecciones el 6D para supuestamente reinstitucionalizar el país y cumplir con el mandato de la constitución, que falacia, unas elecciones no resuelve nada hoy, ni es el desiderátum de la democracia unas elecciones en la forma como se plantean, incluso cuestionadas por los propios miembros del sector que detenta el poder desde Miraflores. ¿Elecciones hoy? cuando el país está en tierra arrasada, con hambre y desesperanza, con un diagnóstico casi de muerte. Se me asemeja a la consigna de Hugo Chávez en el año 1999, simulando a Simón Bolívar, retando a la naturaleza, cuando desaparecía gente en Vargas y Miranda por las fuertes lluvias; luchando para aprobar una constitución que a la postre no se le ha dado fiel cumplimiento;  o aquella frase del show debe continuar en Amuay, así estamos hoy, en un show para simular unas elecciones con las “garantías democráticas y necesarias” para elegir el órgano legislativo nacional; elecciones caminando por encima de nuestros muertos.

Los diagnósticos dependen de cada sector, y ellos platean su solución desde su ámbito, pero ahí comienza el error. Es cierto que cada sector es necesario para el desarrollo del país, y pertinente que soliciten y busquen solucionar su problema, pero el problema es muy complejo, es un problema de estado, que trasciende incluso nuestras fronteras (planetario), parece que no lo entendemos. La solución no puede venir sectorizada, hay que buscar una solución integral, coordinada, consensuada, se necesita diálogo permanente. Cuando cada sector lanza al aire consignas y soluciones no puede pasar nada, hablan esperando que algún decisor lea un tuit o le llegue una luz providencial para dar repuesta al reclamo o petitorio.

En estos días se hizo mucha publicidad a una acción ejercida por una conocida abogada y un ex presidente del CNE, ejercieron una acción ante el cuestionado TSJ, al parecer fue algo satisfactorio. Hay una máxima en derecho procesal: No hay jurisdicción sin acción, o lo que se podría traducir coloquialmente en: pida que no sabe si están por darle, pero pida bien.

Hay que reconocer que la institución del voto es importante salvaguardarla, pero hoy día nos encontramos en una encrucijada, debemos salvaguardar el bien jurídico más preciado: LA VIDA, con lo cual es necesario, la salud, la alimentación, y muy importante la economía; sin recursos no se puede hacer nada.

Nos piden que nos quedemos en casa para salvar la vida, pero la gran mayoría no podemos satisfacer las mínimas necesidades, lo que conlleva indefectiblemente a una posible muerte, no por COVID-19, sino por hambre, desespero, ansiedad, y otros males que no se han curado en el país y que no habla nadie de ellos, cada problema en Venezuela es una pandemia, es difícil enumerarlos, es una crisis general. Por lo tanto, el título de este artículo cobra fuerza, si, es verdad, es necesaria la UNIDAD, pero para buscar soluciones a los más ingentes problemas, y nuestra hoja de ruta, modelo, nuestra máxima institución que es la constitución nacional nos da herramientas para lograrlo.

Se necesita activar la figura constitucional del Consejo de Defensa de la Nación (CODENA), dicha figura es un símil de las tribus, esos grupos sociales cuando tenían un problema se convocaban alrededor del fuego, en círculo, para escucharse, sobre todo a los sabios, y buscar entre todos la solución al conflicto que los aquejaba. Incluso si existían clanes que tenían disputa, prevalecía el bien común, y por lo tanto se hacían treguas para empujar todos con fuerza hacia el objetivo general.

En Venezuela estamos en la peor situación conocida en la historia reciente, pero no entendemos que es necesaria la UNIÓN, esa unión debe comprender a todos, sin excepción, es necesario reconocerse, los que están en Miraflores están ahí, es una realidad, pero también existe los que están en la AN que ya no sabemos cómo es el asunto, tenemos un país fracturado, institucionalmente, familiarmente, totalmente; insistir en que se debe luchar hasta ver con la braga naranja y grilletes a unos, o  tener en las cárceles a otros y en el exilio, se nos va la vida en ese círculo vicioso.

Hoy 21/8/20,  los titulares de prensa y tendencia en las rrss resaltan es la palabra MALDITO, con la cual se refiere Guaidó a Maduro, esperando el contrapunteo, que la otra parte haga lo propio y retruque con otra grosería, y en ese circo las rrss se divierten como si fuese el coliseo romano.

Una lucha intestina por ver quien ofrece el mejor bono, si el carnet de la patria, o el bono Guaidó, en esa burla tienen al país. Por supuesto que es necesario la seguridad social, es un mandato constitucional, y en estos momentos mucho más, pero no puede ser para humillar a los que puedan necesitar del apoyo del estado (la gran mayoría), la gente sataniza eso, y ofende a los que puedan necesitar ser apoyados, pero eso existe hasta en la cuna del capitalismo, debe ser una ayuda que de verdad ayude; para eso se necesita consenso, acuerdos, diálogo.

Hace unos días, después de aquel apagón de Directv, se dio la restitución de ese servicio, mucho se ha dicho, incluso que se llegaron a acuerdos por debajo de mesa (gabinete de sombra) entre los dos polarizados sectores políticos, y seguramente es probable que fue así; entonces, si se pusieron de acuerdo para lograr restituir ese servicio, que muchos critican, pero era algo necesario, incluso para la salud mental del país, porque no hacerlo institucionalmente. Este hecho podría servir de avance para lograr más soluciones, no se puede esperar mucho, cada día sin diálogo se agudiza la problemática y afecta a millones en el país.

La constitución nacional es clara, en estos momentos de crisis de estado, pandemia más los problemas acumulados, se necesita de la activación del CODENA, establecido en el art 323, puede ser activado tanto por el presidente de la república como por el presidente de la asamblea nacional, pero el sabio constituyente también le dio importancia a la gran asamblea, que es la nación, y estableció en su artículo 326 que la sociedad civil se enviste con el principio de corresponsabilidad para lograr la defensa de la nación, en virtud a ese precepto la sociedad civil puede organizarse, y solicitar a los poderes del estado que activen el CODENA, y creo que es la hora de hacerlo. En ese espacio, con la mente abierta, no con oídos sordos para cumplir un formalismo constitucional, se puede lograr el avance para la solución de la crisis, se pueden salvar millones de vida.

Mientras 2 polos se debaten el poder, millones padecemos; bajen los guantes, piensen en la sobrevivencia de la sociedad, y si son tan mezquinos, podrían pensar en la sobrevivencia de ustedes, de su sobrevivencia política, la vida es efímera, y no es un  decir, esto se lleva a cualquiera, hasta los más connotados como fue el caso del jefe del distrito capital.

No necesitamos tutela, de ninguna potencia, ni organismo, quien quiera ayudar puede hacerlo, pero no para imponer modelos, ni bajo presiones, ni condiciones; en estos días corría nuevamente por rrss la propuesta de los EEUU de un consejo de estado que fuese creado bajo la asamblea nacional de Guaidó, cosa absurda, risible. La asamblea no tiene facultad para tal creación, y nosotros ya tenemos una figura constitucional homónima, en los artículos 251 -252 de la constitución está previsto un órgano consultivo denominado el Consejo de Estado.

Si existiese la voluntad política, que debe lograrse, buscarse, tenemos la posibilidad de encausar la solución de esta crisis:

  • Activar por la vía constitucional, sea: pdte de la república, pdte de la AN, o la sociedad civil, la institución del CODENA, pero con toda la amplitud, organizados, con la presencia de todos los factores, sin exclusión, pensando en la gente, en resolver los problemas primarios. (En estos días se vio un gran ejemplo, que ha pasado por debajo de la mesa, la vacuna para gran parte del continente, participantes: Oxford EEUU; Carlos Slim, México- sector privado; El gobierno Argentino) ¿No era posible que sentados en el CODENA se hubiese logrado avanzar en algo similar? en Vzla todavía hay mucha plata (privada y pública), pero mal distribuida, tenemos infraestructura de punta, pero sin uso; sin embargo, todavía hay que organizarse para el tema de la distribución-aplicación de la vacuna, sea traída por: China; Rusia o la Mexicana- Argentina-EEUU; que no nos agarre de sorpresa e improvisados. Ya logrado el objetivo de unirnos para buscar soluciones primarias, básicas de existencia, podemos avanzar hacia otro escalón.
  • Se puede estudiar la activación del Consejo de Estado establecido en los artículos 251 – 252 del texto constitucional, es cierto que es una institución consultiva, pero su conformación a simple vista, permitiría conformar una estructura consensuada para lograr una instancia ejecutiva. Si, las normas constitucionales no pueden ser relajadas, pero seamos serios, y no exquisitos; ¿qué ha pasado en estos 20 años, se ha cumplido al pie de la letra el texto constitucional? y si fuera el caso, que mediante acuerdos de voluntad política se necesita que esta figura CdE sirva para lograr los más altos fines de la nación, que por el interés superior de la república y la nación, se necesite convertirlo en ejecutivo, porque no evaluarlo, no es algo descabellado, ni imposible de ejecutar. Es mejor estar lo más cerca posible a la constitución, con este acto discrecional, que inventar otras figuras que nos dan en Oslo, EEUU, UE, República Dominicana u otros que pretenden tutelar, “queriendo ayudar”. En todos eso diálogos afuera se habla de gobierno de emergencia, transitorios y otras cosas, pero nosotros tenemos herramientas que podemos internamente resolver, un Consejo de Estado bien articulado podría traer beneficios.

Y después que nos ordenemos, que resolvamos los problemas de la gente, que podamos empezar a vivir, en un tiempo perentorio, lo más corto posible, también podemos organizarnos para plantearnos las elecciones y reconstruir la institucionalidad desde los espacios del CODENA y el Consejo de Estado.

Esto no es ilusorio, siempre dicen que no se cumple la constitución, la gente es escéptica, pero es que las normas están ahí, pero las hacen cumplir y las cumplen son los hombres, tenemos un modelo, pero parece que asusta, nadie habla ya de la constitución, o solo la mencionan y hacen dibujo libre para interpretarla. No necesitamos cambiar el modelo, solo es aplicarlo, la constitución nacional hasta este momento ha sido letra muerta en su gran mayoría, para no decir que íntegramente. Mi planteamiento no es hacia un sector específico, ni color político, no es un invento, es simplemente el acogernos al mandato constitucional.

Los connotados juristas, que muy bien han ejercido acciones para lograr restituir derechos electorales conculcados, podrían evaluar impulsar el CODENA, es lo más cercano a una instancia de diálogo propia y constitucional; es lo propio con la acción ante el TSJ; si no solicitamos la activación del CODENA, no sabemos si se pueda lograr. Pero no es problema de los doctos en las leyes, es un problema de todos, es una necesidad lograr la verdadera UNIDAD nacional.

Se nos va la vida encerrados en las casas, sin ver una luz de esperanza; todos los gremios, sectores, pero principalmente los polos políticos que han perdido la conexión con la gente, ya que luchan encarnizadamente por hacerse del poder, pero no ven hacia la ruda realidad de la nación, y solo piden sacrificios de ambos lados, mientras ellos no los realizan, deben entender que la UNIDAD de hoy es la de Venezuela, que la historia los reconozca.

Ustedes juraron defender la patria, la nación, la república, la constitución, es la hora de cumplir esa palabra, pacta sunt servanda, Si así lo hiciereis, Dios os ayude, y si no, Él y la Nación os lo demanden.

Antonio Gonzalez
Últimas entradas de Antonio Gonzalez (ver todo)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras