Iztoria Hoficial (sic)

Los regímenes comunistas y aún más los organizados delincuencialmente, imponen una iztoria hoficial y hofiosa (sic) descaradamente falsa. Confiscada una determinada filosofía de la historia, forman y pretenden formar a las nuevas generaciones sobre una mentira que estalló con la célebre y simbólica caída del muro de Berlín.

Nada extraña las constantes intervenciones quirúrgicas de la historia venezolana en las aulas escolares, las de los más inocentes, adulterando acontecimientos, situaciones y actores por distantes que fueren. Incluso, el desarrollo de los eventos actuales, por más evidentes y padecidos que sean, saben del bisturí frankesteiniano de quienes no tienen escrúpulo alguno en hurgar en los basureros de la psicología social para administrar el inconsciente colectivo, intentando moldear  el imaginario social.

Pretendiéndola colombiana, ocultan o tratan de ocultar la procedencia china del COVID19, inculpándolo de todos nuestros males. Refieren a las consecuencias de un bloqueo/embargo estadounidense, imitando el consabido relato cubano para desmentir las personales sanciones internacionales,  creyéndose autorizados  hasta moralmente a objeto de  convocar y celebrar toda suerte de elecciones.

En días pasados, concurrimos a un encuentro virtual, promovido por CEDICE, con los conocidos economistas Sary Levy, José Manuel Puentes y Henckel García, quienes comprobaron cabalmente la profundidad de la tragedia económica nacional. Por ejemplo, siempre tan agudo y didáctico, como riguroso, Puentes constató que la debacle comenzó muy antes de las referidas sanciones y de la pandemia, con precios petroleros altos, ubicando 2014 como el comienzo de la definitiva debacle.

Luego, la tergiversación de lo que ha ocurrido y ocurre en materia económica y financiera, guarda correspondencia con la extremada y  falsa versión sobre el drama político y, así como aseguraron que hicieron unos comicios para la tal constituyente que todo el mundo supo fallidos, inasistidos y de resultados extravagantes, la iztoria hoficial (sic) los aseguró como pacíficos, transparentes y hasta nobles para consumo de los más incautos. Y nada sorprende que las pretendidas elecciones parlamentarias las presenten, ahora, como un tributo a la probidad, ingenuidad y buenos modales.

Luis Barragan
Últimas entradas de Luis Barragan (ver todo)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras