Archivo del Autor:

Últimos Artículos

Tú conmigo

Te quiero conmigo porque me subes más cerquita del cielo tan solo con mirarnos. Te quiero conmigo todos los segundos porque me divierto como si aún estuviera viviendo mi infancia. Te quiero conmigo porque las palabras son apenas un intento absurdo

Nostalgia

Anoche soñé contigo.  Es poco lo que recuerdo. Sólo sé que estaba tú, queriéndome, como siempre lo hiciste. Estabas para mí, incondicional, tierno, seguro… como siempre, estabas. Fue nostalgia. Extraño esas sensaciones.  No quiero darte la razón, pero tengo miedo de que deba

Después de los fuegos artificiales

Sí tenía sueño, pero era otra la razón por la cual te miraba de esa manera. Sí quería decirte algo, pero el nudo me dificultaba las palabras. Cerrar los ojos y sonreír es la manera que consigo disimular la gotita semejante

Es distinto

Es más que sólo sentir otra piel junto a la mía Es incluso más que la taquicardia por la pasión desenfrenada Es más que sentarnos en escaleras mientras pasa la lluvia Es otra cosa La chispa es otra cosa El vínculo

Mi sueño y tu falacia

Hace poco (no) soñé contigo. Estábamos lejos, desde hacía poco tiempo. Pensaba en ti, pero no estabas. De repente, como si fuera solo cuestión de una chispa, apareció una silueta que iluminó mi vida. Dejé de sentir la desconfianza que me

Ahora (te)fuiste tú

Apenas hoy lo empiezo a entender Siempre estuvo la idea en tu(nuestra) cabeza. Tenías el lugar decidido desde hace mucho. Tus razones las recuerdo a la perfección. Tus planes se aceleraron y sumaron a un elemento más para siempre. Y siempre

Mis ganas

Es que cada vez que te dejo “recados” es porque tengo ganas de estar contigo y, entonces, mientras los compongo, te siento cerquita. Pero mientras nace una frase, me dan más ganas de recitártela, rozando tu nariz con la mía. Me dan más ganas de seguir pagando mi apuesta -aunque por maldad retrocedas. Cuando insistes en no solo ser omnipresente sino el dueño
Es-sencillo

Es sencillo

Sí es sencillo, porque se trata de un nuevo comienzo, en el cual los dos decidamos poner todas nuestras partes para el otro. Sí es sencillo, porque en nuestro caso, “el otro” somos nosotros mismos. Es sencillo porque sólo hace falta
fugacidad

Fugacidad

Ni un mes. Increíble. No ha pasado ni un mes desde que volvimos a cruzar palabras. Menos aún desde que volvimos a mirarnos. A eso réstale dos días y tendrás el aún más corto tiempo que ha pasado desde que mis
sublime atracción

Sublime atracción

Mira al cielo y dile que nos mire Él será testigo de mis palabras Aunque el sol y la luna ya están enterados Al final son el mismo astro, autor de todos mis actos. No me importa naufragar si es dentro
Guayoyo en Letras