DESTACADOS

Últimos Artículos

El peronismo es bárbaro, ¿viste?

Para Ortega y Gasset, la diferencia entre argentinos y europeos estaba cifrada en dos verbos enfrentados: ser y hacer. Contrariamente a nuestros cosmopolitas y laboriosos ancestros del Viejo Continente (hacer), los argentinos llevaban una vida ensimismada, revertida sobre sí mismos, en

El futuro de la democracia

En 1984, Norberto Bobbio recopiló varios trabajos con el título que encabeza este artículo. Según aquel sabio politólogo, el futuro de la democracia obedecía a su constante transformación que contrastaba con el carácter estático de los regímenes autoritarios. Ese dinamismo lo

Un balance resumido del Foro de San Pablo

Luego del derrumbe del Muro de la Vergüenza y el consiguiente fracaso estrepitoso del socialismo, los movimientos de izquierda quedaron muy descolocados pues no solo desde el punto de vista humanitario las muertes por masacres y hambrunas poblaron todos los países

Del satelitaje artificial

Por intensas que hubiesen sido, muchas son las noticias, situaciones y acontecimientos que se diluyen prontamente, Incluso, poco o ningún registro digital quedan de ellas, permitiéndonos reivindicar herramientas que las preservan con sobriedad como Wikipedia. Un importante ejemplo es el de

El peor de los años

A finales 1819 la situación de las Provincias españolas en América era en extremo complicada. No solo habían problemas de rebelión en Nueva Granada y Venezuela, un par de años antes también se registraron alzamientos en los virreinatos de Nueva España

El testigo desobediente que lo vio todo

Arturo Jauretche, aquel ingenioso articulista del nacionalismo criollo que inventó todo el argumentario descalificador del peronismo y que todavía resulta el Santo Patrono de la militancia kirchnerista, no pudo evitar hacerse amigo de Sebreli. Al principio, don Arturo lo recibía con

Ahora, Cristina tiene más poder

Dijo que después de la carta estaba dispuesto a soltar amarras con ella. El Presidente ya no la necesitaba. Cristina Kirchner se había ido sin que nadie la echara. Fueron pocos los que conocían esa decisión presidencial, pero el entusiasmo fue
Guayoyo en Letras