DESTACADOS

Últimos Artículos

La intervención y la gente

La tensión y desespero en Venezuela sigue reinando. La gente está molesta porque no se ha intervenido militarmente al país. Pero ¿de verdad saben que es una intervención militar y que conlleva? ¿De verdad estamos hablando el mismo idioma con Juan

Lo ordinario se convirtió en algo extraordinario

En Venezuela, lo ordinario se convirtió en algo extraordinario. El simple hecho de tener servicio eléctrico en el día o en la noche es motivo de alegría para los venezolanos, una situación que en otros tiempos era algo cotidiano, era común,

El miedo

El ser humano nace con un sistema emocional, producto de la evolución. Las emociones son procesos psicológicos básicos,  herramientas para desenvolverse y subsistir; entre ellas se encuentra el miedo, que es la emoción más primitiva de todas y está asociada a

Humor y dolor en la adolescencia

CULTIVAR EL HUMOR SANO EN LOS NIÑOS  Y ENSEÑARLOS A REÍRSE DE SÍ MISMOS, PUEDE REDUCIR LOS IMPACTOS DE LAS TÍPICAS BROMAS  EN LA ADOLESCENCIA Nuestra cultura venezolana es reconocida por su necesidad de hacer bromas, el famoso chalequeo es recurrente

Es necesario reformar, y urgentemente, el sistema capitalista
Cerezos en flor y banqueros angustiados

En marzo de 1912, Yukio Ozaki, el alcalde de Tokio, le regaló a la ciudad de Washington 3.020 árboles de cerezos. Los arbolitos se adaptaron muy bien y, con el tiempo, se propagaron por toda la capital y sus suburbios. Así,

Son tiempos de fragmentación y de recomposiciones bajo nuevas formas que no reconocemos o no entendemos
Tiempos híbridos

Vivimos tiempos híbridos, donde se encuentran dicotomías y se superponen fronteras para generar lugares, o no-lugares, y procesos nuevos, que resultan tan desconcertantes como interesantes. Lo híbrido, según la Real Academia Española, es “producto de elementos de distinta naturaleza”. Los tiempos

(ARGENTINA) El enemigo más temible de Macri

El hombre avanza paso a paso por el lago de aguas congeladas y cada tanto escucha a su alrededor ruidos escalofriantes: crac, crac, crac. Y vuelve la vista y mira las rajaduras que se abren como una telaraña, y baja los
Guayoyo en Letras