¿RECIBIR O DAR?

Por Carla de Sanchéz

 

Una conmovedora historia real sobre una niña hija de una prostituta adoptada por un próspero empresario nos permite reflexionar sobre ¨¿quién gana más? ¨

 

las-manosRecientemente conocí a un maravilloso hombre que me compartió parte de su historia de vida, lo cual me hizo pensar en los actos de dar y recibir.

 

Se trata de un acaudalado y exitoso empresario brasileño,  cuya hija tenía unos 20 años y salía con un chico que trabajaba en un hospital público en su ciudad. Este chico le comentó a su novia que una prostituta acababa de dar a luz una hermosa niña pero esta mujer no la quería, pues no podía atenderla. La chica le hizo mención a su padre pero este no le prestó atención. Sucedieron a posterior una cantidad de eventos, que podrían algunas personas llamar coincidencias, pero otras llamamos sincronía, una cadena de sucesos que son señales para decisiones que debemos tomar. Lo cierto es que la hija de este buen amigo, vio nuevamente  con su novio a la niña como a los dos meses de nacida, en el prostíbulo donde su mamá trabajaba. La niña estaba sucia y no muy bien alimentada, estaba en el cuarto donde lavaban la ropa, entre toallas que la cobijaban en una cajita que hacía las veces de cuna.

 

La hija le volvió a decir del hecho a su padre, pero éste sentía que esta niña representaba para su hija como una muñeca viva y no estaba de acuerdo con que se encargase de ella. Nuevamente surgieron otra cantidad de eventos y finalmente mi amigo, conoció a la bebé. Era una hermosa niña y fue una conexión instantánea entre mi amigo y esta bebita. Posteriormente, la hija le preguntó a la madre de la bebé si era posible quedarse con la niña el fin de semana. Ella aceptó y se sentía esperanzada por la niña al saber que no podía darle la vida que le gustaría que tuviera. Continuaron así la serie de encuentros, hasta que la bebé comenzó a formar parte de la vida de esta familia y la esposa de mi amigo se encargó de cuidarla.

 

Hasta ahora, quienes leen esta historia, podrían decir, ¡que fortuna la de esta niña! y que generosidad la de este padre que le estaba dando a  esta bebé todos los cuidados, educación y amor que talvez jamás podría tener esta bebé quedándose en el entorno donde había nacido.  Que regalo para esta niña haber encontrado a una familia que le quiere DAR lo que ella requiere.

 

manos4nrTodo esto es cierto, pero ahora veamos, la otra parte de la historia. Resulta que este exitoso empresario, había invertido los últimos años de su vida levantando sus empresas, actividad que lo había tenido tan ocupado, que había descuidado a su familia y estaba a punto de perder su matrimonio.  Cuando esta bebé apareció en su vida, el sintió tanto amor por ella, que progresivamente dejó de trabajar tanto y pasaba más horas en su casa, con su esposa, la bebé y el resto de la familia. Poco a poco este hombre se dio cuenta de lo que en verdad es valioso en esta vida y a tiempo pudo recuperar su relación de pareja y acercarse más a sus hijos. Así mismo y a medida que la bebé crecía, su amor y gratitud hacia ella aumentaban más y más, pues por esta  niña, él pudo encontrar ese balance entre el éxito y la felicidad.

 

Cuando oí esta hermosa historia hice una reflexión que quiero compartir contigo.

 

Vivimos en un mundo donde la gente está concentrada en lo que necesita y la búsqueda se enfoca en encontrar quien nos dé eso que andamos buscando.  Entonces el dar –cosas materiales- o  darnos –nuestro tiempo, atención, amor-  pasa a segundo plano. Sin embargo, si pudiéramos ver que el dar siempre trae un regalo, tal vez dejáramos de buscar de quién recibir y nos enfocáramos más en dar.  Y, no se trata de dar en espera del regalo que viene a continuación, se trata de dar desinteresadamente y olvidarse de eso, a continuación podrás sentir la alegría natural que surge  en el  corazón en el momento de dar. Lo demás viene por añadidura.

 

En esta historia, podríamos decir que este empresario exitoso le DA un gran regalo a la niña al rescatarla de una vida llena de carencias, pero también es cierto que esta niña rescató a este hombre  al DARLE el regalo de poder conectarse con el amor que yacía en su corazón. ¿Quién dio, quién recibió, quién ganó? Todo se mezcla y todos ganan, ese es el milagro!

 

Puede ser que sientas que no tienes mucho que dar o que tengas muchas necesidades insatisfechas, puede ser que quieras con mucho anhelo RECIBIR. Si es así , tal vez sea un buen momento en tu vida para que te enfoques más en DAR!!!

 

Inténtalo, empieza con acciones pequeñas,  brinda una oración para alguien que pasa por un mal momento, una sonrisa a una persona que luce áspera o tal vez unas horas acompañando a ancianos en un geriátrico. Verás como tu corazón se llena de gozo!!

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Guayoyo en Letras