MI ALERGIA A LA PALABRA “IGUALDAD”

Por Laura Solórzano

 

son-igualesSeré sincera, me tocaba escribir la semana pasada y para ello debía enviar mi artículo la semana antes de las elecciones. Debí organizarme mejor para escribir, pero preferí hacerme la loca e ignorar el calendario, no me atrevía a escribir nada que fuese publicado después del 7 por miedo a los resultados.

Recordé que, escuchando a un señor en el metro, decidí escribir sobre la palabra “igualdad” y la alergia que le tengo a la misma.

Hace un par de semanas, un lunes a las 8pm, se montó un señor en el metro, venía en silla de ruedas, era de bajos recursos –él mismo lo afirmada-, era de esos que odian la vida y además escandalosos que lo gritan a los cuatro vientos, solo pensé “vaya pruebas que ponen en la vida de ciertas personas”.

Este señor alegaba que todos teníamos que ser iguales, que los pobres no iban a la UCAB (pobre universidad, siempre le caen estos chaparrones), que “nadie les daba nada como a los ricos”. Eso me hizo recordar en esa expresión de “todos tenemos que ser iguales”. Thor nos libre de semejante disparate. Ahora resulta que todos “tenemos” que ser iguales y no “debemos” tener igualdad de oportunidad, ahí hay dos cosas completamente diferentes.

Soy de las que cree que debemos tener igualdad de oportunidades. Todos salimos del mismo punto de partida, allá algunos si corremos más duro, otros que seguro se quedan atrás, otros que ni se molestan en salir. Somos aquellos que corremos más duros los menos nos quejamos porque sabemos que tenemos qué hacer. Y por otro lado, estos que se quedan en la salida, son los que más se quejan y quieren llegar a la meta sin siquiera salir de ella.

Sé que acá no hemos tenido, todos, las mismas oportunidades, pero no me sirve que un señor se monte en el metro a exigir que le den lo mismo que tengo yo (que bastante poco tengo). Se trata de sentir que la vida depende de lo que hagamos nosotros por nosotros y para nosotros.

Evidentemente tenemos un sistema que te grita que no vale la pena esforzarse porque ya alguien te “dará” lo que te mereces por el simple hecho de nacer. Sin embargo, creo que tenemos nosotros un montón de gente se despierta tempranito a seguir avanzando en esa carrera de obstáculos en la que estamos aquello andamos aquí corriendo para alcanzar metas.

Tal vez, mi alergia se quitaría si me sentara a hablar con más personas y explicarles cómo se come eso de “igualdad”, ya pronto lo haré y les contaré.

 

Comentarios

Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Guayoyo en Letras