Carnaval, el sobreviviente pagano

¡Sii!, por fin es carnaval, unos días de playa y descanso, sabemos que todos los años celebramos esta colorida festividad pero ¿nos hemos preguntando de dónde viene?, una vez más pequeños vestigios de aquel pasado “pagano” perduran hasta nuestros días, transformándose con el paso de la historia pero conservando un poco de su esencia, esta vez vamos a conocer de donde proviene esta curiosa fiesta.

El carnaval primitivo

Pareciese ser que las grandes celebraciones que se festejan a nivel mundial tienen algo que ver con el cambio de estaciones, el carnaval se podría relacionar con la próxima llegada de la primavera. Se cree que el carnaval es una de las celebraciones más antiguas de la humanidad pues miles de años antes del nacimiento de Jesucristo las personas se reunían enmascarados y con el cuerpo pintando para ahuyentar a la mala cosecha en la primera siembra del año, aunque se desconoce el origen exacto de estos rituales.

Existen varias festividades que pueden darle forma a la celebración que hoy conocemos, se han encontrado rastros parecidos al carnaval en la antigua Sumeria y Egipto. La mayor influencia para lo que hoy conocemos como carnaval podría ser la celebración Romana para honrar al dios Baco, dios del vino, recordemos que en la antigüedad el vino era una manera mucho más higiénica de consumir líquidos.

En la aquella festividad el desenfreno era común, con el paso de los años se le atribuyo su celebración al dios Momo, dios de la noche, la locura, la burla y el sueño. Ese dios se caracterizaba por usar atuendos coloridos y andar enmascarado.

Con la conversión de Roma a la religión católica se cree que la fiesta siguió celebrándose para prepararse antes de entrar al tipo de ayuno, el cual se debe cumplir 40 días antes de la Semana Santa, comenzando el miércoles de ceniza. Años más tarde los conquistadores españoles y portugueses trasladaron el carnaval a América, donde se enriqueció con la cultura africana y caribeña.

¿Por qué nos disfrazamos en carnaval?

Disfrazarse data desde una época antigua, en la romana antigua la Saturnalia (como se la llamaba a la celebración en nombre del dios  Baco) suponía días de descontrol, donde el orden establecido se rompía por completo. Disfrazarse le daba un toque de misticismo a la fiesta, donde se podía burlar y engañar a los demás. Existen otros motivos más ancestrales para disfrazarse como espantar a los espíritus. En Venezuela es una costumbre disfrazar a los niños durante carnaval, pero también es la oportunidad perfecta para que algunos adultos salgan a divertirse un rato.

El uso de las marcas es una conducta que se ha producido en varias regiones del mundo, desde África hasta Europa. Se cree que el uso de mascaras para el carnaval data de la misma época de los Romanos pero esta fue utilizada años más tarde para llevar a cabo fiestas para la nobleza llamadas “Mascaradas” que surgieron en Italia en el siglo XVI, aunque poco tenga que ver con la celebración de carnaval las mascaras utilizadas en estas celebraciones presentan características similares a algunas que se utilizan aún en la actualidad.

La teatralidad de los europeos dio origen a las elaboradas comparsas que se celebran en varios lugares del mundo, siendo las más conocidas las del Carnaval de Rio de Janeiro, el cual se considera el carnaval más grande del mundo según el libro de Records Guiness. Los ritmos del Caribe son esenciales para la celebración del carnaval en nuestra región, dando origen a la “Samba” y nuestro tradicional “Calipso”.

Llegada a Venezuela

Al igual que al resto de América llega gracias a los conquistadores europeos. Con el transcurso de los años cada región del país desarrollo sus tradiciones propias en el marco de esta celebración, siendo los carnavales del Callao, Carupano, Maturín, Cumaná y Coro unos de los más emblemáticos en el país.

Las celebraciones por todo lo alto del carnaval llegan en la época de Antonio Guzmán Blanco dónde se pretendió convertirlo en un evento elegante eliminando aquellas tradiciones coloniales de jugar con agua, huevos y confeti. Durante el siglo XX los carnavales venezolanos alcanzaron su punto máximo. A mediados de siglo surgen las “negritas”, mujeres (o hombres) disfrazados de una manera irreconocible para poder disfrutar en su totalidad, sin cohibición.

Cabe destacar que el carnaval era una fiesta dirigida a los adultos, a finales del siglo XX la celebración se fue enfriando quedando como una festividad exclusiva para los niños aunque en algunas regiones del país se conserva aquel desenfreno de antaño.

¿y a ti?, ¿te gusta celebrar el carnaval?

Ana Daniela Valero

Ana Daniela Valero

Venezolana. Protectora del medio ambiente. Amante de las artes y fiel fanática del universo geek.
Ana Daniela Valero

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras