Pensar un poco… una simple mirada desde la historia y la filosofía
‘Del’ Socialismo patria o muerte ‘al’ socialismo o barbarie

En la historia de las ideas encontramos en el siglo XVIII a la ilustración, en esos años localizamos importantes científicos: Copérnico, Galileo, Newton, etc. La razón mostró el funcionamiento real de la naturaleza, superando por tanto, el obscurantismo, las supersticiones y las creencias religiosas enraizadas en ese siglo. No hay motivo para esperar que la razón pueda operar con su experiencia en lo social y lo político.

Kant decía que Rousseau era El Newton de la moral y que nada le causaba más admiración que ‘el cielo estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí’. Newton permitiría ver a las leyes que determinaban el movimiento armonioso de los cuerpos celestes y Rousseau las leyes morales que, no son palpables pero residen en la razón, y que pueden emancipar a la humanidad y reproducir en la sociedad la armonía que se observaba en la naturaleza.

El proyecto de la ilustración, consistió en la emancipación de la humanidad por la razón, es mucho más que un movimiento intelectual y filosófico. Desde luego abrieron camino para el pensamiento del siglo XIX con Hegel y después con Marx.

Marx es un ilustrado porque en él la razón, emancipa la humanidad, pero invirtiendo a Hegel. No era la idea que respondiera por la materia. Era la materia que respondía por la idea. La conciencia estaba determinada por la necesidad, por las condiciones materiales de la existencia, por las fuerzas productivas, por las relaciones entre producto derecho y los proletarios. En uno u otro caso, siempre la razón es la que al fin y al cabo triunfa e instaura el reino de las libertades. Al emanciparse destruyendo el capitalismo, acabando la opresión, la miseria y la explotación del hombre por el hombre, el proletario como sujeto de la historia emanciparía también toda la humanidad. Pero en la inversión hecha por Marx las cosas no van bien. El proletariado fue derrotado en 1848 y la tentativa de tomar el poder, el primer gobierno del proletariado, duro poco.

Un poco más rápido, por favor: ¿Qué paso? ¿Qué tiene que ver con todo lo que acontece hoy en Venezuela?

Simple, que la barbarie es una alternativa real al socialismo. La cuestión es que la barbarie, es lo que destruye un proyecto político y por ende, destruye a un país.

Hoy el grupo político que gobierna a Venezuela, lucha contra su propio lenguaje, la ‘nueva-burguesía’ se funda en el parasitismo. En el no querer soltar el poder, en el querer controlar todo, en el secar definitivamente el proyecto político que le dio vida por casi dos décadas. Parte de este proceso de parasitismo en el gobierno, además, de la  hipertrofia militar, es que está despreocupada del presente doloroso de muchos venezolanos y peor aún de la nación en el futuro. El exagerado parasitismo del gobierno nacional termina de dislocar la economía del país, generando grave consecuencia que deben ser atendidas en un largo plazo. Consecuencias no solo políticas y económicas, también hay consecuencias en las dinámicas humanas: la confianza, el apostar por el otro, en la nutrición de una generación y en la salud de muchos venezolanos.   

La ofensiva ideológica de rechazo a la ‘injerencia’ extranjera es su mecanismo de defensa para no querer abrir los ojos y poder seguir secando al país.  El enemigo de estas generaciones, está en quien ha causado tanta inseguridad social y económica, quien generó desde el resentimiento y ‘equivocadas  ideología’ el quiebre de lo garantizado en la constitución de 1999, participación protagónica en la construcción de una sociedad civil con un proyecto político y ético para todos los venezolanos y venezolanas.  

Es la hora de la resistencia o la barbarie.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras