A limpiar el museo, otra jornada de apoyo al Museo del Transporte

El pasado viernes 19 de mayo un equipo de entusiastas dedicó un día a hacer la diferencia. Siguiendo el espíritu del evento “Sábado de Motores” reseñado aquí unas semanas atrás y sumado a que ésta semana pasada se celebraba el Día Internacional de los Museos,  se realizó un trabajo voluntario en apoyo al Museo del Transporte de Caracas, la limpieza de sus instalaciones, un trabajo obra de los miembros de un interesante grupo llamado “Todo motores y algo más”.

Durante la jornada conversamos con Rolando Utrera, padre fundador de la agrupación, quien nos indica que ésta jornada se ideó desde varios principios, en primer lugar la gratitud, el museo es espacio “sede” de la agrupación de aficionados al automóvil. Rolando, un fotógrafo de carros por afinidad nos comenta que descubrió el museo hace relativamente poco tiempo y que impactado con las piezas exhibidas allí, y no es para menos, algunas de las piezas exhibidas, entre automóviles y carruajes, son casi únicas o son piezas de las que quedan pocas unidades en existencia.

Voluntarios en su faena de limpieza.

Otro principio que motivó a la agrupación a realizar ésta jornada es el deseo de sembrar consciencia de que, como decía el famoso slogan de Petróleos de Venezuela que de niño recuerdo: “Cuidar es querer”. Uno es capaz de desarrollar afinidad y cariño por las cosas si se decía a cuidarlas. Otro principio que motivó a ésta agrupación a organizar ésta jornada de limpieza fue el deseo de simplemente hacer la diferencia. Verán, como muchos de ustedes saben, últimamente el museo ha sido víctima de una serie de actos vandálicos y criminales, robos y desvalijamiento de algunos automóviles de la colección, como es lógico, los incidentes han generado indignación entre la comunidad de amigos del museo, entre los buhoneros que hacen vida comercial los domingos e incluso entre la comunidad de coleccionistas de carros antiguos y clásicos (los que quedan), que también hacen vida en el museo, llevando sus carros cada domingo. Sin embargo, el punto común es que casi siempre la indignación no pasa de eso, críticas al hecho de que no hay seguridad adecuada, e incluso, otros se atreven a señalar a dueños de carros como los perpetradores de éstos actos (sus razones tendrán). La intención de los voluntarios de Todo Motores es ir más allá de un apoyo “moral” al museo, haciendo la diferencia y colaborando como pudieron, limpiando y eso ya de por si es bastante ayuda, el vandalismo que ha atacado al museo ha arrasado incluso con el material que el Museo tenía para la limpieza de las instalaciones. Por otro lado, los ingresos económicos al museo no son elevados, por lo que tener un personal dedicado a la limpieza es todo un lujo, en fin, no es la mejor época para el museo y el grupo de Todo Motores hizo la diferencia, colaborando con lo que pudieron.

Pero no es la primera iniciativa

Y eso es importante dejarlo claro! No es la primera vez que un grupo de voluntarios colaboran de alguna forma con el museo, en el pasado los miembros de la AVAAC (Asociación Venezolana de Automóviles Antíguos y Clásicos) y otras agrupaciones de carros, colaboraron con el museo dedicándose a la limpieza de la colección de automóviles del museo. A inicios de la década del 2000 hubo un grupo de 3 voluntarios dedicados al trabajo de limpieza y mantenimiento de los carros y aviones del museo, del cual por cierto, éste servidor formó parte limpiando los carros de la colección (una mágica experiencia por cierto), además de sirviendo como guía para los visitantes.

El grupo se organizó en cuadrillas para poder cubrir varias áreas del museo.

Otras iniciativas que son de obligatoria mención son el lobby hecho para evitar el cierre del museo unos años atrás y más recientemente el Sábado de Motores, una reunión organizada por distintos clubs de automóviles, en la que los propietarios exhibieron sus carros a lo largo y ancho del museo, donando además los ingresos recaudados por las donaciones de quienes ingresaban al evento.

Poca asistencia, pero una moral muy alta

Rolando nos cuenta que a través de su grupo en Facebook  con 6000 seguidores en la actualidad, el nivel de respuesta fue de unas 60 personas que dijeron estar interesadas en participar de alguna manera, lamentablemente la asistencia fue de sólo 9 personas, entre otros motivos porque entre marchas y marchas, la fecha inicial se cambió de sábado a viernes, un día laboral, algo entendible si lo vemos con objetividad. A pesar de la poca asistencia el pequeño batallón de 9 voluntarios llegó como pudo a la hora acordada, La Fundación Fundhea donó buena parte de los implementos de limpieza y el Museo del Transporte colaboró poniendo a 3 de sus empleados a disposición del grupo llevando el grupo a 12 integrantes, la organización fue la clave, cuadrillas que trabajaban en distintos frentes, unos limpiaban las hojas acumuladas en todas las áreas verdes, otros limpiaban la calle principal y caminerías y los sistemas de drenaje, otros con un hidro jet limpiaron los automóviles y piezas exhibidas en las partes abierta del museo, lamentablemente el tiempo no ayudó a que se limpiaran los automóviles y carruajes expuestos en los galpones del museo.

Algunos fueron con sus hijos para sembrarles la semilla de que “cuidar es querer”.

Desde las 9 de la mañana y hasta las 3 de la tarde, el grupo estuvo trabajando con la respectiva interrupción meridiana para el almuerzo, una buena arepa y refrescos, todo gracias a recaudación del dinero e ingredientes para “llenar el saco” y seguir en la faena, La lluvia no fue impedimento para esos “doce del patíbulo”, que entre empapados y “con callos en las manos” realizaron en un día un trabajo que por conocimiento de causa, no es cosa fácil. Unos incluso se trajeron a sus hijos para compartir y de una vez sembrar la semillita de que “cuidar es querer”. La jornada finalizó llena de satisfacción entre los integrantes del equipo y el museo, al mismo tiempo hubo un poquito de pesar por no haber podido hacer más, ya que es mucho lo que hay que hacer y 12 personas no es suficiente, la idea según Rolando y los muchachos es que éste genere consciencia y éste tipo de actividades se incrementen.

Pero esto no termina aquí

Precisamente Rolando me cuenta  hay una próxima jornada sin fecha todavía pero que tentativamente apunta a junio, una jornada que aspira tener una mayor asistencia y que incluso no descarta invitar a los vendedores que hacen vida cada domingo en las instalaciones del museo. Tampoco descartan diseñar un plan de trabajo que permita apoyar en la operación del museo e incluso organizar charlas relacionadas con el mundo motor, todo en aras de poder darle presencia y cada vez más audiencia que siendo sincero, lucha con toda sus fuerzas en contra de una sociedad apática a éste mundo que llaman “de carros viejos”. Sin embargo, Rolando comenta que esto por ahora no es más que ideas por cocinar en conjunto con la directiva del museo.

Pausa meridiana, a “llenar el saco”.

Todo Motores y algo más

Rolando nos comenta que Todo Motores y algo más nace como un pequeño grupo en Facebook, un grupito de entusiastas, aficionados a todo lo que se relaciona con motores, carros, motos e incluso motos y aviones, de hecho el interés inicial de Rolando era la aviación. Rolando nos comenta que la idea nace en buena parte por su inconformidad por la actitud de algunas personas y algo de conflictividad en variadas agrupaciones, una situación que si bien  no le “salpicaba” a él, le incomodaba.

Un 28 de mayo de 2016 Rolando crea su grupo con la idea de no pasar de 100 integrantes, sin embargo, la flexibilidad de criterios y la buena vibra ha hecho que en tan sólo un año el grupo tenga 6200 integrantes, no sólo en Venezuela sino en distintas partes del mundo, lo que comenzó como un hobby, se convirtió prácticamente en una actividad a tiempo completo, que demanda la presencia de 10 administradores dedicados al control de los nuevos ingresos, moderación de los participantes, y conocedores del mundo automotor. Los planes de la agrupación son ambiciosos, convertirse en una fundación dedicada a la promoción del automóvil, al estudio de su historia y a la cultura del automóvil, algo que con el perdón de quienes me leen, se ha perdido en éste país.

Sin duda una resaltable labor, nada fácil, pero que sin duda alguna es una buena alternativa, no para hacer patria, sino para hacer país. Éste humilde servidor agradece no sólo amigos de Todo Motores, sino a todos aquellos que a lo largo del tiempo, de alguna manera han ayudado a cuidar y preservar las instalaciones y colección de la Fundación Museo del Transporte.

Mención especial para las cuadrillas de la agrupación Todo Motores y algo más.

Cris Rodríguez 

Emigdio Jose Zambrano G

Jhorian Zambrano

Andrés Zambrano

César Tovar

Hector Liendo

Joselyn Vivas 

Miguel Pelayo 

Edgardo Gonzàlez

Gustavo Ocanto

Derbys Alexis Lopez Suarez

Benjamin Parraga

La Sra. Marla Heath, Administradora del Museo del Transporte con una miembro de los voluntarios.

 

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras