Como si fuésemos los malos

Nos preguntamos una y mil veces, qué hicimos para merecer esto.

Intentamos no sacar mucho el celular en la calle, puede que alguien no los robe, y si eso pasa, la culpa es nuestra, no del delincuente. Juzgamos al que no hace colas para obtener productos de primera necesidad, sobre todo si tiene productos por montón; acaparar es delito.

No te puede dar hambre tres veces al día, y comerte una hamburguesa, cuando apenas ganas sueldo mínimo, es un pecado.

No puedes vincularte con ningún tipo de protesta contra el régimen. Menos si es delante un funcionario de los Organismos de Represión.

Si vas preso, muerto o censurado por tal acción, entonces nuevamente es tu culpa.

Y así nos tratan; como si fuésemos los malos.

Se vive en intriga, incertidumbre e inseguro; no vaya a ser que se haga algo en el que probablemente no exista dentro del ordenamiento permisivo de la Dictadura.  

El régimen socialista de Nicolás Maduro, se ha encargado de hacerles creer a los venezolanos que todo lo que hoy se vive, es consecuencia de sus malos actos, y no de ellos. Nos han hecho creer que por nuestra idiosincrasia estamos destinados a vivir cualquier maldad que caiga; a veces tan sólo morir es mejor que vivir en esta pesadilla.

Nada distinto a los regímenes socialistas y comunistas de siglos pasados y del presente.

Nosotros no somos los culpables. Los culpables son ellos.

Son ellos por establecer un modelo que oprime y limita las libertades individuales. Son ellos los culpables al violar los Derechos Humanos, de manera sistemática, todos los días. Son ellos los culpables, quienes por sus nefastas políticas, se mueren los niños de Venezuela, a diario.

¡Ya basta!, ya basta de seguir creyendo que somos los culpables, de que estamos destinados a vivir así, de que esto sólo lo arregla Dios mientras nosotros nos quedamos en casa resignados, ya basta.

  1. Bastiat decía: “De Dios nos viene el don que, para nosotros, los contiene a todos: La vida, la vida física, intelectual y moral. Empero, la vida no se mantiene por sí misma. Aquel que nos la ha dado, ha dejado a cargo nuestro el cuidado de mantenerla, desarrollarla y perfeccionarla. Para ello nos ha dotado de un conjunto de facultades maravillosas; nos ha colocado en un medio compuesto de elementos diversos”.

Está más que claro que defender la Libertad, la Vida y la Propiedad de cada uno de los ciudadanos de este país, sin duda, está en manos nuestras; pues nadie más defenderá con tanto valor y vehemencia lo que por inherencia me pertenece, nos pertenece.

Es el momento de romper cada una de las cadenas creadas por este régimen, y desobedecer cualquier mandato que sea contrario a nuestra Libertad, la justicia y la democracia del país.

Es el momento de elegir, si organizarnos como ciudadanos civiles y salvar la República, o de condenar a las próximas generaciones a vivir una Tiranía criminal y miserable.

Elijo la primera, nacimos para ser libres… Hoy más que nunca ¡necesario es vencer! ¡Y avanzar! ¿Y tú?

Resiste, Venezuela.

Maria Oropeza

Twitter @MariiaOropeza

Latest posts by Maria Oropeza (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras