Festival de la velocidad de Goodwood, exquisitez a máxima velocidad

Durante este pasado fin de semana, entre el viernes 30 de junio y el 2 de julio, se llevó a cabo el Festival de la velocidad de Goodwood, la meca del automovilismo antiguo y clásico. Se trata de una carrera de ascenso de montaña que tiene que hacerse en un tiempo menor al establecido, pero eso no es lo importante, lo importante es que es una de las pocas oportunidades que hay de ver automóviles deportivos antiguos y clásicos rodando a su máxima velocidad y eso hace una gran diferencia de eventos como los concursos de elegancia, en donde ves los automóviles en exhibición estática y cuando ruedan lo hacen a bajas velocidades en caravanas. El evento se celebra anualmente y cuenta con la participación de talleres de restauración, escuderías de las múltiples variantes del automovilismo y museos, cuenta también con el patrocinio y participación de las marcas automotrices más importantes del mundo y hasta una subasta de automóviles antiguos y clásicos, a éste evento asiste ciertamente el público general, pero éste se mezcla con estrellas del automovilismo actual y de antiguas leyendas del automovilismo, sin dudas una exquisitez de evento.

Un comienzo informal

El festival tiene un inicio un tanto informal, (aunque para los ingleses lo informal es vestimenta de saco y corbata). Los inicios de éste evento se remontan a 1936, cuando Freddie March, 9no Duque de Richmond invitó por primera vez a sus amigos del Rancia Car Club a una carrera de ascenso de montaña en un trayecto de 1.86 km en los terrenos de su propiedad en Goodwood House, en Sussex. De hecho la primera carrera de esta reunión fue ganada por él.

Sin dudas esa reunión se le quedó en la cabeza como una semillita porque después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) March reinició su proyecto de un evento de automovilismo, para lo cual utilizó los perímetros de la base aérea de Westhampnett, que fue clausurada en 1948, para crear un circuito de carreras, es en ese lugar que por cierto en 1948 se llevó a cabo la primera competencia de automovilismo de Inglaterra luego del conflicto bélico.

En 1993, su nieto, Charles Gordon-Lennox, Conde de March y Kinrara retomó la idea de éste evento y organizó el primer Festival de la Velocidad de Goodwood, posteriormente en 1998 crea el Goodwood Revival, básicamente carreras de automóviles de carrera antiguos en diversas categorías, todo en aras de rendir tributo a la historia del automovilismo inglés y mundial.

Las competencias

Inicialmente el evento se basaba en una carrera de ascenso de montaña (Hill Climb) , en el que participaban automóviles de carreras antiguos y dados de baja de las competencias más modernas, aquí veremos en verdadera acción desde los Panhard, Fiat, Alfa Romeo y Napier de inicios del 1900 pasando por los Bentley y los Auto Union de los años 30, pasando por el Mercedes SLR conducido por Sir Stirling Moss, pasando por los BRM de los 70, los Honda, Renault y Ferrari de la Formula 1 de ,los 70 y 80 hasta los más recientes Formula 1, Gran Turismo y hasta de la serie estadounidense Nascar.

En paralelo se hacía una exhibición de automóviles antiguos y clásicos llamado “Cartier Style et Luxe” que al mejor estilo de Pebble Beach o Amelia Island, tiene una premiación destinada a quienes desearan participar en el concurso se elegancia organizado allí. Otra de las competencias es la “Carrera de carruchas”, carreras de automóviles hechos de forma artesanal y sin motor, ya que como la carrera es en bajada la gravedad se encarga de todo. Las carreras se iniciaron en el año 2000 pero por el alto índice de accidentes se suspendieron en 2004. Otro de los eventos es el “Supercar Run”, un espacio en el que los fabricantes hacen alarde de sus automóviles deportivos más novedosos, aunque aquí no sólo vemos automóviles deportivos, sino también prototipos y “concept cars”, digamos que es un espacio publicitario con el mismo formato del “Hill Climb”. Otro de los eventos es el tramo de Rally, en donde tienen cabida los clásicos del mundo del Rally, es en pocas palabras una de las muy pocas oportunidades de ver  “peces en el agua” por así decirlo. Otro de los eventos es el “Moving Motor Show”, es básicamente la oportunidad para que aquellos que desean comprar automóviles puestos en venta por los stands que allí hacen vida, puedan probar el automóvil en su máxima prestación, esto aplica tanto para súper-carros como para automóviles antiguos y clásicos.

Porsche Panamera 2017.

Más recientemente se sumaron exhibiciones aéreas, en donde se muestran grupos acrobáticos como los Red Arrow, el escuadrón acrobático de la Real Fuerza Aérea inglesa, el Escuadrón Red Bull, y exhibiciones individuales de aeronaves militares y comerciales. También se le ha dado cabida al, que en sus diferentes categorías, hace gala también con su respectivo espacio. Otro de los grandes eventos es la subasta de automóviles antiguos y clásicos, organizado por la casa de subasta Bohnams.

Este año

Se pudo notar como novedad la celebración de los 70 años de Ferrari, que se conmemoró como los 2 extremos de los 70 años de la Casa de Maranello, el Ferrari 125s y el Ferrari La Ferrari inaugurando la carrera de ascenso de montaña. En cuanto al display de súper-carros, se pudo ver en acción al nuevo Ford GT, el Bugatti Chiron, el nuevo Porsche Panamera, el Fiat 124 y su versión preparada por Abarth, se vio también El nuevo Aston Martin Rapide S y el Ferrari California T. También se destacó la presencia del Protón Iriz R5 de fabricación malasia, automóviles de la serie Nascar, un camión de Rally Kamaz y hasta un nuevo prototipo de los taxis de Londres. Otra de las atracciones fue la Range Rover SVR haciendo acrobacias que alardean de las prestaciones y capacidad del automóvil y las capacidades del chófer sin duda alguna.

Camion Kamaz de Rally.

 

Adicionalmente Maserati celebró los 70 años del automóvil Gran Turismo con una exhibición de los automóviles Gran Turismo más importantes de la marca, en donde se exhibía el Maserati A61500 de 1947, el primer Gran Turismo de la marca, el 3500 GT, del cual hablé en éste espacio hace ya un par de meses, famoso por ser el primer automóvil producido en masa por la marca, el Ghibli SS Coupe, uno de los más famosos Gran Turismo italianos y el 3200GT la nueva generación de los Gran Turismo de Maserati.

Range Rover SVR.

 

Otra de los grandes eventos de éste año fue la venta “Festival of Speed”, una venta de automóviles antiguos y clásicos, organizado por la casa de subastas Bohnams. En ésta venta se destacaron los siguientes automóviles:

Lote 218: Porsche 356A  Speedster de 1957, responde al número de chasis 83727, el 3ero de los 3 Carrera con el volante del lado derecho, es el 3ero de los 152 producidos, se vendió por 919.000 Euros.

Lote 226: Mercedes 300SL de 1962 con techo duro, un automóvil de alta valoración en subastas y en este caso en un prístino estado de conservación.

Lote 245: Porsche 911 RS de 1973, uno de los 17 ejemplares hechos con el volante a la derecha.

Lote 237: Bentley 8 litros Sedanca DeVille de 1931, responde al chasis n° YM 5034 y se mantiene en perfecto estad de preservación.

Lote 224: Aston Martin DB 2/4 de 1957, un prototipo de la marca, lo cual lo hace exclusivo, participó en el Rally de Montecarlo de 1958 y se mantuvo con el mismo  dueño durante 33 años.

Sin duda alguna éste tipo de eventos mantienen con vida el espíritu del automovilismo en lo que yo personalmente pienso que fu{e su mejor época, la época en la que los conductores debían hacer todo en el automóvil, acelerar, frenar, meter clucth, hacer los cambios de velocidad y todo en automóviles sin tracción de control ni nada computarizado.

Estos eventos son sin duda interesantes, son del tipo de eventos a los que al menos una vez en la vida se debe ir.

Otras fotos:

Michel Rodríguez

Michel Rodríguez

Para algunos soy historiador de carros, pero sólo soy un conocedor, enamorado y fetichista de los automóviles antiguos, que procura mantener viva una fascinante y rica historia.
Michel Rodríguez

Latest posts by Michel Rodríguez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras