El dilema de las elecciones regionales

Las elecciones regionales ha generado un debate muy intenso a lo interno de la oposición. Están los que creen en que se debe ir a unas elecciones en las condiciones actuales: un CNE completamente parcializado, ningún cronograma electoral definido, persecución política a los principales líderes de la oposición, inhabilitación a los candidatos con mayor aceptación en cada uno de los estados, en fin, un compendio de circunstancias que hacen imposible la realización de un proceso electoral transparente. Además se debe tomar en cuenta las dudas creadas en la población a cerca de las incoherencias en el discurso opositor. Están otros entre los que se en encuentra la líder de partido VENTE VENEZUELA María Corina Machado quienes han optado por no participar en un proceso electoral fraudulento, donde precisamente se legitimará a una ANC inconstitucional así como al régimen Castro-Comunista dirigido por Raúl Castro desde la habana.

Supongamos que la intención de los que quieren ir a elecciones emanen de un criterio de buena fe y que no sean generados por  intereses pecuniarios de algunos líderes que sostienen negocios con el gobierno, sin embargo, a pesar de esa circunstancia es necesario aclarar que esa vía es un suicidio político, ya que el régimen presumiblemente tiene una estrategia ya predeterminada ante cualquier resultado adverso. Cabe preguntarse ¿Acaso de obtener la MUD un resultado positivo será reconocido por el régimen? ¿Porqué razón los consejos legislativos no serán elegido conjuntamente con los gobernadores? ¿Porque no se ha establecido un cronograma electoral? ¿Quiénes han recibido el beneplácito de la ANC para ser candidato? en fin son muchas las preguntas donde las respuestas las conocemos pero con todo y eso pretenden darle un revolcón al régimen. Creo que al final Maduro y su combo bailaran salsa nuevamente ante la ingenuidad de la MUD.

Es mentira que la situación actual sea similar a la del año 2005, en ese momento todavía se podía luchar a través de los votos, actualmente la situación es diferente, estamos ante una dictadura consolidada y con grandes temores que la hacen aun más peligrosa. Los líderes del régimen están presos siendo gobierno, son muchos los casos de narcotráfico, delitos financieros, corrupción, tráficos de influencia y asesinatos donde ellos están implicados. Ante un eventual cambio de gobierno saben que pueden tener una celda lista para ellos. No promuevo la cacería de brujas, pero es tanta la putrefacción del régimen que es imposible que no sean objetos de investigación y de la apertura de algunos juicios penales, no solamente por parte de la justicia venezolana, posiblemente serán procesados también en otros países. Así que el que crea que estos señores dejaran el poder a través de unas elecciones con las condiciones actuales, no puedo considerarlo otra cosa sino un iluso, por no decir gafo.

Es necesario reivindicar el mandato de más de 7 millones de venezolanos expresado el 16 de Julio, igualmente debemos reivindicar los más de 140 mártires quienes con valentía se enfrentaron a la fuerza represora del régimen y murieron con la convicción de que su lucha no fue en vano. Es lógico que se deben replantear los mecanismos de lucha, pero se debe buscar cual es el más idóneo entre todos los sectores de la vida nacional. No puede ser que debamos claudicar solo por las migajas que ofrece el régimen.

Se debe hablar y actuar con coherencia y determinación. Es cierto que es difícil ser coherentes actualmente pero la moral debe prevalecer ante todo, y es allí donde la MUD  ha errado desgraciadamente. Por citar un ejemplo, cuando se conoció sobre las sanciones del gobierno de Estados Unidos inmediatamente la MUD rechazo tal medida de forma apresurada. Posteriormente al conocer el objetivo de las sanciones emitió un comunicado ambiguo donde al final no se sabe si rechaza o no las sanciones. Este país no acepta mas discursos populistas, demagogos y ambiguos. La sociedad venezolana se merece políticos que respondan a los grandes retos que están por venir, afortunadamente los resultados de los gobiernos populistas han generado una simpatía por las ideas contrarias a las expresadas por las demagógicas izquierdas latinoamericanas, que hablan de un modelo desfasado, arcaico y retrogrado. Cada día las personas están más convencidas e identificadas con las ideas que promueven la libertad en toda su dimensión: la libre empresa, la libertad política y la libertad individual. Enhorabuena.

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras