La Mentira, el Populismo y el Chavismo

Los regímenes comunistas o socialistas siempre han utilizado la excusa de que el desabastecimiento, escases y la miseria que se generan por la implementación de esos modelos se deben exclusivamente a diversos factores: enemigo externo, la oligarquía interna, la oposición, el capitalismo y otros supuestos enemigos de la revolución que supuestamente ellos representan. Los problemas del hambre, escases, las colas y la miseria han sido frecuentes en todos los países donde se han implementado las ideas de izquierdas. Los presidentes venezolanos del socialismo del siglo XXI  han sido aun más descarados, el comandante eterno sufrió de mitomanía, fueron innumerables la cantidad de veces que mintió sobre hechos solamente comparados con películas de ciencia ficción.

Del gobierno de Maduro ni hablar, el ejemplo más reciente ha sido las declaraciones dadas por la señora Delcy Rodríguez. A raíz de las sanciones impuestas por los Estados Unidos, precisamente a escasas horas de hecho el anuncio, la flamante presidenta de la inefable ANC ya anunciaba que un número importante de barcos estaban varados en los puertos más importantes del mundo porque supuestamente a raíz de las sanciones, nuestro país no pudo pagar el envío de alimentos. Realmente no existe límite del asombro con estos señores. Descartan e ignoran que para hacer una compra de esa naturaleza se requiere de una serie de procedimientos que deben hacerse con muchísima antelación.

Lo que más preocupa es que existan personas que crean eso, no se puede ser más ingenuo. Es cierto que eso es una práctica GOEBBELIANA pero en plena era del internet y de la interconectividad mundial  es sorprendente que esa práctica nefasta de la propaganda de la mentira sea tan efectiva. Lo es, porque estoy convencido que el hambre y la pobreza son instrumentos de los regímenes totalitarios de corte comunista para controlar a la sociedad. Se debe analizar la situación actual de nuestro país y comparararla con la realidad de los países que integraron  la extinta URSS y se lograra identificar una semejanza sublime entre ambas realidades.

Cesar Vidal en su extraordinaria intervención en el foro de la promoción de la democracia  continental del año 2014, estableció una similitud entre las situaciones que se presentan en los regímenes de carácter socialistas como el de Venezuela y la historia que se describe en el libro 1984, asignándole un carácter profético a George Orwell por la temática del libro. Esa connotación las señaló Vidal porque precisamente se utiliza a la mentira y el chantaje como herramientas para la permanencia en el poder.

Este gobierno comunista y dictatorial se empeña en utilizar a la mentira y a la manipulación del lenguaje porque conoce que apelando a esos recursos mantiene un cierto grado de apoyo popular, porque los manipula a través de la promesa y con las supuestas ayudas sociales. Es difícil abordar y explicarle a una persona que el dinero robado por los líderes del gobierno y sus testaferros son unas de las causas de la crisis que estamos viviendo, igualmente es difícil explicarle a un ciudadano común que a través del control de cambio se dilapidó nuestras reservas internacionales, mientras tanto esa persona espera al jefe del CLAP para que le lleve la bolsa de la comida. Sin duda la tarea es gigantesca, no es fácil desmontar tantos años de populismos donde a las personas se le ha inundado de mentiras, demagogias y ha conocido solamente las dadivas gubernamentales. Realmente el populismo es una enfermedad, pero más grave aún es que la mentira ha prevalecido sobre la verdad.

El trabajo es arduo, pero afortunadamente cada día se suman más personas a la tarea de desmontar ese discurso, cada vez el apoyo al presidente Maduro es menor, se sostiene gracias a muchos factores, principalmente al papel cómplice de la FANB. Por supuesto hay que resaltar que las mafias (las de oposición y las del PSUV) que se benefician de este gobierno también juegan a mantener vigente la dictadura. Pero igualmente es indispensable que se promueva un lenguaje claro y sencillo, donde los problemas complejos de la realidad puedan ser perfectamente interpretados por el ciudadano común. No pretendo ser denigrante ni discriminador, el problema es que he notado que los que proponen un sistema liberal lo hacen utilizando un lenguaje muy técnico, propio de una conversación entre académicos, pero por ejemplo para Petra Pérez la empanadera de la esquina esa discusión es irrelevante.

Por lo tanto es importante que se diseñen mecanismos de participación del ciudadano de a pie, del heladero, del  veguero, del peón, del albañil, etc. Con la finalidad de que ese ciudadano comprenda que la economía de mercado es el mejor sistema para que el salga de la pobreza, que aumentará el empleo a través de la iniciativa privada, que su nivel de vida mejorara. Un mensaje que sea capaz de desmentir la posición gubernamental de la guerra económica, la conspiración de Uribe, la CIA, María Corina y de Rajoy. Ojala Venezuela supere la farsa de la mentira gubernamental y el populismo, algún día se extirpará todas estas formas nocivas de hacer política. Más temprano que tarde.

Latest posts by Julio Perez (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras