Conejito lindo

Conejito mío, mi conejito bello

¿Por qué estás preocupado?

¿Por qué gimes tan triste?

¿Por qué lloras desconsolado?

¿Acaso te hicieron algo?

¿Acaso te hicieron daño?

Porque lloras con tanto empeño

unos lagrimones de este tamaño.

Debe ser esa nueva noticia

que corre como conejo asustado,

que ya conocen en internet

y que todos han comentado.

Se trata mi conejito,

Al rompe y sin complejos

que este gobierno ordenó

a que comieran conejo.

Conejito mío, mi conejito bello,

te veré en cuadritos cortado,

o guardado en una bolsa

muy comercialmente empacado.

Y se harán sugerencias,

y se pasarán las recetas

de cómo preparar conejo

con hierbas, hongos y setas.

De seguro nos mostrarán

mil formas de hacer conejo:

a la francesa, al ajillo,

en asado y al salmorejo.

Y los beneficios  al comerlo

que tendrá para la salud,

por ser tan bajo en grasas

que es su principal virtud.

O te pasará como al cochino,

en litros de aceite freído

chirriando en un caldero

y en una cachapa metido.

Conejito mío, mi conejito bello,

Tendrás toda nuestra atención

pues los cuerpos de inteligencia

te darán auto de detención.

Búscate un buen abogado

que te defienda en tribunales,

que pelee como una fiera

por tus antecedentes penales.

No tengas miedo conejito

tómatelo como un consejo:

mucha gente que te apoya

no mataría ni un conejo.

Habrá protestas en la calle

Y un referéndum de animales,

solicitarán inscripción en el CNE

y ganarás las regionales.

Conejito mío, mi conejito bello,

no permitas que te ensarten,

nunca oigas falsos diálogos

y no dejes que te engañen.

Si se trata de reuniones,

sospecha de cualquier llamada,

no aceptes ninguna invitación

si antes no es programada.

Antes era Tío Tigre

y luego vino el cazador,

ahora son los políticos

que te quieren en el asador.

Pídele ayuda a Mandrake,

que te meta en un sombrero,

que haga un pase mágico

y emigres all extranjero.

Recuerda a la gallina gafa

que dejó el gallinero revuelto

invitada para un sancocho

del que todavía no ha vuelto.

Ahora la agarran contigo,

a ti que no has hecho nada,

no hay sanduches de perro

ni de gato hay empanada.

No hay tortilla de pajaritos

ni guacamaya en membrillo,

pero sí al pobre conejo

lo quieren hacer en pisillo.

Latest posts by Jesus Millan (see all)

Comentarios

Comentarios

Guayoyo en Letras